×

La negra noche de Lolo Guzmán

2021-02-21 13:00:59 | Carlos Gallegos

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Septiembre de 1949. Pocos semanas antes de que se cumplieran cinco meses de su inauguración, acto llevado a efecto por Miguel Alemán Valdez, primer presidente civilista de México luego de la larga fila de generales que dominaron el escenario político mexicano, la presa Francisco I Madero, las Vírgenes, derramó por primera vez.


    

Feliz acontecimiento que inició una era de trabajo, de progreso,de bienestar para la región centro sur del Estado, aunque no exenta de malos años, de sequías, de plagas que acababan con las cosechas, de caídas del mercado, naturales o provocadas, que acababan con las esperanzas de los agricultores, cuya mala suerte se extendía al resto de la población, en gran medida dependiente de los cultivos de riego. 

Esta foto de la familia Ramos Rubio congeló para siempre los  faustos días en que el agua voló las cortinas y su brisa renovó el ánimo de los habitantes de Rosales, Delicias, Meoqui, Julimes y demás territorios aledaños.  

Como no solo de la agricultura vive el hombre  y menos la mujer, el comercio  contribuyó al desarrollo regional.

Esta bella toma fotográfica de la familia Sáenz Alvarez, capturó el momento en que Lolo Guzmán, comerciante, deportista, bailarín, locutor y pimentoso árbitro de box deliciense, posa a bordo de su poderosa troca, afuera de su negocio,  en calle 3a y avenida 1a Norte.

Lolo, como los sembradores, también vivió días oscuros.

Amigo del Ratón Macías, catalogado como el máximo ídolo del boxeo nacional, lo acompañó a Los Angeles, California, la negra noche en que fue derrotado por el francés Alphonse Halimí, fracasando en su intento de coronarse campeón mundial gallo y sumiendo a México religioso luto.

Lolo apostó y perdió un millón de pesos, hablando de aquellos pesos de los años 50s del siglo pasado.

Ni modo: a reetiquetar la merca.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn