×

Emite IMSS recomendaciones para disminuir riesgos de sufrir infarto

2021-02-21 08:24:29 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Dolor de pecho, sudoración, falta de aire y ansiedad son los síntomas de alerta más comunes.


    

La Oficina de Representación Chihuahua del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a través de la Jefatura de Servicios Médicos, informa a la población sobre la importancia de llevar una vida saludable que permita, entre otras cosas, disminuir el riesgo de sufrir un infarto al corazón.

Es importante que la población lleve una dieta balanceada, limitar el consumo de sal, grasas saturadas y colesterol (carnes rojas, leche entera y huevos).

Además de que en las comidas se incluyan frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y pescado, así como procurar reducir los niveles de estrés mediante la práctica de respiración consciente y ejercicio físico al menos 30 minutos diarios.

También que es necesario acudir a revisión médica a los módulos PrevenIMSS, ubicados en las Unidades de Medicina Familiar (UMF), por lo menos una vez al año; dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol.

Los actuales estilos de vida ocasionan que este padecimiento afecte cada vez a más adultos jóvenes, incluso menores de 40 años, por lo que es de vital importancia identificar los síntomas que se presentan cuando ocurre un infarto, los cuales son, principalmente: 

Pérdida del conocimiento, en algunos casos.

Sudor frío.

Mareos y náuseas.

Debilidad o fatiga.

Dolor u hormiguero en brazos (predominantemente el izquierdo).

Dificultad para respirar.

Dolor del tórax. 

Presión o dolor en el centro del pecho, en mandíbula, hombro, espalda y estómago.

Identificar estas manifestaciones permite a la persona afectada o un acompañante pedir ayuda a los cuerpos de emergencia y auxiliarle para que llegue al hospital a recibir la atención médica que requiere. 

Mientras la ayuda especializada llega, se debe mantener la calma, despojarle de prendas o artículos que le aprieten o impidan la circulación sanguínea, así como recibir aire fresco. 

Las personas mayores de 40 años, sobre todo quienes sufren de sobrepeso, diabetes, hipertensión, tienen niveles altos de colesterol, son fumadores y llevan una vida sedentaria, tienen mayor riesgo de sufrir infartos.

Los minutos entre las primeras manifestaciones físicas y la consumación del infarto son vitales para recibir el auxilio especializado y salvar la vida.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn