×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • URGE QUE EL NUEVO GOBIERNO DE UN MANOTAZO EN EL ESCRITORIO

    2019-11-05 15:41:40

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Es necesario un "manotazo en el escritorio". Expresión coloquial que se refiere al hecho de dar muestras de autoridad para imponer una agenda. Se utiliza en cualquier ámbito, público y privado.


        

    Al gobierno de la 4T y al mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, les urge dar un "manotazo en el escritorio" que les permita ganar en autoridad frente a las percepciones ciudadanas e internacionales. Y al mismo tiempo, dejar ver con claridad la agenda de lo que ellos han llamado "cambio de régimen".

    Todo cambio de régimen y toda transición tiene resistencias. Pero si la pretensión del nuevo gobierno por apostar a "la transformación de la vida pública del país" es real, debieron o deben tener calculados los movimientos de esas "resistencias", y actuar en consecuencia con precisión y rapidez.

    Es indiscutible que, a unas semanas del "Culiacanazo", un boquete se abrió en la percepción de la ciudadanía respecto al nuevo gobierno federal.

    Y no estamos hablando de si fue provocado, si le "pusieron un cuatro", si hubo "conspiración desestabilizadora", y todas esas terminologías (reales tal vez) que se han usado para explicar un hecho que sin duda ya fue un parteaguas.

    Es innegable que después del "Culiacanazo", las "resistencias" que tiene el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se alinearon (de manera natural y también orquestada) para ahondar y aprovechar un punto de vulnerabilidad que se asomó en la imagen del nuevo gobierno. 

    Y estas "resistencias" vieron un claro de oportunidad para mermar la popularidad del Presidente de la República. Cualquier oposición lo haría, incluso el mismo AMLO siendo oposición.

    En política en muchas ocasiones pesa más la percepción que la realidad. El ciudadano y el votante son sujetos de ser influenciados con información que busca incidir en su percepción respecto a un tema o respecto su empatía con algún personaje público.

    Es en este escenario, en donde se vuelve imprescindible para el gobernante conocer y administrar la realidad que acontece en su mandato. Pero también tomar lectura de las percepciones que se están generando en torno a él.

    Posterior al "Culiacanazo", han seguido las notas de los lamentables hechos violentos que siguen azotando al país. La realidad ahí está. Es dura y cruel. 

    Y esa realidad, durante todo el mes de octubre y lo que va de noviembre, han mermado la percepción de los ciudadanos respecto la imagen del Presidente López Obrador.

    Es urgente para el nuevo gobierno salir de esa inercia. Poco a poco el bono de popularidad se agota, y el margen de maniobra que te daba el mero "discurso" con los que venías afrontando los cuestionamientos de la oposición y de la prensa, respecto los problemas cotidianos del país, ahora exigen acción. Y toda acción se convierte en realidad concreta al ser ejecutada.

    Obviamente las acciones que decida emprender el nuevo gobierno para dar muestras de autoridad y no ser sólo "blof" ni discurso, deben ser tan contundentes (manotazo en el escritorio), que les permitan recuperar la percepción a los ciudadanos de que no son iguales a los gobiernos anteriores, y de que el combate a la corrupción y la disminución de la violencia va en serio. Y entonces sí podrá percibirse creíble eso de "cambio de régimen". Y si te sale bien, de rebote le quitas margen de maniobra a las "resistencias" y las debilitas.

    Pero si lo antes expuesto no resulta, y no se presenta el "manotazo en el escritorio". El nuevo gobierno de López Obrador corre el riesgo de que las "resistencias" aumenten su capacidad de maniobra, y que la oposición se alinie, pero en contra suya obviamente.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn