×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • MUÑECA. PAR. ANIMALES. BATEO. SOL. FIEL.

    2019-09-17 08:08:19

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Muy buena la ceremonia del grito. Noche excelente, ni con frío ni con calor sino todo lo contrario. Logística al cien. El Reloj Público un tanto descompasado, pero hasta ahí. Mucha concurrencia, ríos de familias llegando desde los cuatro sectores de la población, de las colonias igual


        

    Fiesta blanca, para todos. Un excelente mariachi con sus sones y colorido. Antojitos y antojotes al gusto. El escudo nacional luciendo esplendoroso en el balcón central, donde años ha estuvo un vitral igual de hermoso pero que un día se lo robaron y adiós, Nicanor. Los toques marciales, las vivas a los héroes, entreveradas con otras a asuntos más recientes. El hondear de la bandera también a cargo del Alcalde. Los fuegos pirotécnicos en el esplendor del cielo despejado, el asombro de chicos y de grandes ante sus cascadas de luces. Los juegos mecánicos algo caros pero desquitables. El asombro de un para de gringos que filmaban y filmaban lo que para ellos era una película surrealista. El cachondeo de las parejitas furtivas. Un conato de pleito entre dos cholos, puestos quietos por dos damas policías, que en un dos por tres los hicieron agachar las orejas. La increíble aparición de una  niña de tres años llamada Marlén, muñeca vestida de china poblana, ajena a la admiración que causaba su ufana belleza. Un amigo de la Loma de Pérez con un ridículo sombrero que no era charro, ni vaquero, ni panameño, ni pachuco, ni nada: un ridículo pedazo de lona arrugado y arriscado. El cansancio de los padres cargando a los chamacos. Allá casi de madrugada, Julio Ibarra vigilante de la cuadrilla de trabajadores afanados en dejar todo limpio para que al día siguiente siguiera la fiesta. Ritos tan nuestros, tan sentidos, tan mexicanos.      

    Calderón y Bartlet, son los nuevos noroñas de las redes. El pleito de dimes y diretes que se traen los retrata tal cual son: un par de grillos engordados al amparo del poder. No otra cosa. Vergüenza les debería dar sacarse sus trapotes al sol.

    La propuesta de ley mandada por el Ejecutivo es de efectos retardados. De momento no hace mucho ruido pero lo hará, y mucho: es un tema con lumbre. Patricio Martínez legalizó  las pelas de gallos aduciendo su identificación con el pueblo, desatendiendo su crueldad y su sangre, algo que se estrelló en su soberbia.  Ahora a Corral, que quiere enmendar el entuerto,  se le echarán encima. Cuestión de que aguante, pues los tiempos han cambiado y hoy existe un renovado y bienvenido amor por los animales.

    Al máximo la tensión por la final del beisbol. Pasados el grito y el desfile, la atención se centra en Indios y Algodoneros. Por uno los primeros, por los dos a jugarse a partir del jueves los de casa. En el quinto partido, la tropilla de Morales reencontró el buen juego que lo hizo finalista y  despertó el temible bateo de la Changa García, dos factores de peso para ir por la corona. Nada más por eso. 

    La amnistía anunciada por AMLO, si es aplicada bajo los términos que dicta el documento, será otro hit del señor presidente. No es que lleve muchos, pero éste será otro, pues no pocos encarcelados merecen que les vuelva a dar la luz del sol debido a múltiples fallas del sistema judicial. Para qué enumerarlas conociéndolas tan bien. Pero si no es bien instrumentada y se vacían las cárceles por éstos o aquéllos intereses, cuidado. Más delincuentes estando las calles llenas, cuidado. 

    Juan Ramón Flores, Juan Iván Peña Neder y Eloy García Tarín son tres chihuahuenses que tienen que ver con el nuevo partido de los profesores, que creciendo poco al paso y debidamente refaccionado, puede convertirse en factor de peso no en la siguiente elección, cuando por ley irá solo tratando de brincar el umbral del porcentaje establecido, pero qué tal para la siguiente, de aliado con cualquiera. El fiel de la balanza, diría López Portillo. Todo, claro, debidamente analizado, calendarizado y convenido. En política no hay casualidades, dijo otro filósofo de la grilla. 

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn