×

Estos son los motivos detrás del apagón que tiene a más de cuatro millones de clientes sin luz en Texas

2021-02-17 12:45:12 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Las bajas temperaturas en el estado del sur de Estados Unidos provocaron una fuerte crisis energética. Pero en un país acostumbrado a los climas extremos, hay razones que van mucho más allá de la nieve acumulada


    

En Texas y estados vecinos están empezando a descubrir que cuando hace mucho frío puede ser difícil producir electricidad. Sin embargo, no es imposible. Operadores de centrales eléctricas en Alaska, Canadá, Maine, Noruega y Siberia lo hacen todo el tiempo.

Lo que ha hecho tambalear a Texas no es un problema de ingeniería, ni las turbinas eólicas congeladas a las que culpan los republicanos prominentes. Es una estructura financiera para la generación de energía que no ofrece incentivos a los operadores de centrales eléctricas para prepararse para el invierno. Según los críticos, en nombre de la desregulación y los mercados libres, Texas ha creado una red eléctrica que pone énfasis en los precios bajos sobre un servicio confiable.

Es un “diseño de mercado del Lejano Oeste basado únicamente en precios a corto plazo”, señaló Matt Breidert, administrador de cartera de una empresa llamada TortoiseEcofin, según cita The Washington Post.

Y, sin embargo, el accidente temporal de ese mercado vio el lunes y martes cómo el precio mayorista de la electricidad en Houston pasó de 22 dólares el megavatio por hora a aproximadamente 9.000. Mientras tanto, 4 millones de hogares de Texas no tienen electricidad.

Un hombre camina en un vecindario sin electricidad en Pflugerville, Texas, EE. UU. El 15 de febrero de 2021. Fotografía tomada el 15 de febrero de 2021. Bronte Wittpenn / Austin American-Statesman / USA Today Network vía REUTERS

Un hombre camina en un vecindario sin electricidad en Pflugerville, Texas, EE. UU. El 15 de febrero de 2021. Fotografía tomada el 15 de febrero de 2021. Bronte Wittpenn / Austin American-Statesman / USA Today Network vía REUTERS

La empresa de servicios públicos Griddy, que vende energía a precios mayoristas a clientes minoristas sin fijar un precio por adelantado, comunicó a sus clientes el martes que buscaran otro proveedor para no verse abrumados con facturas enormes.

El fracaso generalizado en Texas y, en menor medida, Oklahoma y Luisiana ante una ola de frío invernal exponen las fallas de un estado al que algunos ven como el más abandonado en infraestructura eléctrica de Estados Unidos, un reflejo del caos que azotó a California el verano pasado.

Edward Hirs, becario de energía de la Universidad de Houston, aseguró que la desinversión en la producción de electricidad le recuerda a los últimos años de la Unión Soviética, o del actual sector petrolero en Venezuela: “Odian cuando digo eso”, afirmó a The Washington Post.

La cuestión inmediata que enfrenta el sector eléctrico de Texas es si sus integrantes están dispuestos a pagar por el tipo de medidas de acondicionamiento para el invierno que son comunes más al norte, sobre todo durante un período de tiempo que se da una vez en una década.

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, pidió el martes una reforma del operador de la red eléctrica del estado, el Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas (ERCOT, por sus siglas en inglés).

“Demasiados habitantes están sin electricidad y calefacción en sus hogares ya que nuestro estado enfrenta temperaturas bajo cero y un clima invernal severo”, manifestó en un comunicado. “Esto es inaceptable”, añadió.

Aseguró que trabajará con la legislatura para encontrar formas de garantizar que el estado “nunca vuelva a experimentar cortes de energía como este”.

El presidente republicano de la Cámara de Representantes de Texas, Dade Phelan, anunció audiencias inmediatas para saber “qué salió mal”.

Los grupos de combustibles fósiles y sus aliados republicanos responsabilizaron de las fallas de energía a las turbinas eólicas congeladas y advirtieron sobre los supuestos peligros de las fuentes de energía alternativas. De hecho, algunas turbinas se congelaron, pero en Groenlandia y otros sitios del norte más avanzados pueden mantener las suyas durante el invierno.

Sin embargo, el viento representa solo el 10% de la energía generada en Texas durante el invierno, y la pérdida de energía en la red causada por los cierres de centrales térmicas, principalmente las que dependen del gas natural, eclipsó la abolladura causada por las turbinas eólicas congeladas, en un factor de cinco o seis.

Cuando el frío golpeó, la demanda de electricidad superó la marca que ERCOT había calculado que sería la máxima necesaria. Pero en un momento en que el mundo está inundado de excedentes de gas natural, gran parte proveniente de los pozos de Texas, los operadores de generación de energía del estado no pudieron convertir ese gas en electricidad para satisfacer esa demanda.

Con temperaturas muy bajas, las tuberías se congelaron porque había algo de humedad en el gas. Las bombas disminuyeron, los motores diésel para accionarlas no pudieron arrancar y una central eléctrica tras otra se desconectó. Incluso un reactor en una de las dos plantas nucleares del estado quedó a oscuras, obstaculizado por equipos congelados.

“En un momento en que la necesidad es mayor que nunca, es una tensión en el sistema como nunca antes habíamos visto”, dijo Tom Seng, director de la Escuela de Economía, Políticas y Comercio Energéticos de la Universidad de Tulsa, según The Washington Post.

Afirmó que en todo el suroeste de Estados Unidos ha habido una lucha por el gas a medida que las fuentes se han desconectado. También dijo que la mayor parte del gas excedente se almacena bajo tierra, y que llevarlo a la superficie se vuelve cada vez más difícil en temperaturas bajas tan prolongadas. Los futuros de marzo para el gas natural se venden a 3 dólares por millón de BTU en Oklahoma, pero el precio al contado llegó a 600 dólares durante el fin de semana.

En Texas, la producción de gas natural cayó millones de metros cúbicos por día desde principios de mes, informó Anne Swedberg Robba, directora de análisis de gas y energía estadounidense de S&P Global Platts. A nivel nacional, la producción se ha reducido en aproximadamente un 14%.

“Pero esta no es la primera vez que tenemos este problema en Texas”, dijo Hirs, de la Universidad de Houston, citado por The Washington Post.

Una ola de frío severa tuvo lugar en el suroeste de Estados Unidos en 2011, y temperaturas extremadamente bajas en 1983, 1989, 2003, 2006, 2008 y 2010. Un estudio llevado a cabo por la Comisión Reguladora de Energía Federal y la Corporación de Confiabilidad Eléctrica de América del Norte, sobre la ola de 2011, que también generó apagones generalizados por las mismas razones, halló que “la enorme cantidad de fallas de generadores que se experimentaron plantea la pregunta de si hubiera sido útil aumentar los niveles de reserva antes del suceso”. “Esta acción habría puesto más unidades en línea antes, podría haber evitado algunos de los problemas de congelación que experimentaron los generadores y podría haber expuesto los problemas operativos a tiempo para implementar correcciones antes de que las unidades fueran necesarias para satisfacer la demanda de los clientes”, sostiene el informe.

El martes, ambas agencias anunciaron que ahora investigarán las causas del fracaso de este año.

Texas comparte con California la falta de voluntad de compensar a las empresas de generación por el mantenimiento, a diferencia de la mayoría del resto del país, expresó Hirs. Agregó que lo que le sucedió a California en el calor del verano pasado ahora se refleja en el invierno de Texas.

“Tanto Texas como California han fracasado espectacularmente este año”, indicó. “Hay un tremendo costo humano. Mucha gente murió en California y en Texas”, remarcó.

Texas es único entre los estados por tener una red propia que está casi completamente aislada del resto del país. Eso ha impedido que importara mucha electricidad a medida que sus plantas de energía fallaron, pero Hirs aseguró que el frío está tan extendido en todo el corazón del país que nadie tiene electricidad de sobra de todos modos.

Bill Magness, director ejecutivo de ERCOT, declaró en una entrevista con el canal de televisióm WFAA en Dallas que creía que la red estatal estaba mejor preparada para el invierno de lo que estaba antes.

“En 2018 tuvimos algunos días de invierno muy fríos, pero vimos que las flotas de generación se desempeñaron muy bien”, dijo. “Creo que realmente hicimos algunos progresos al prepararnos para estos tiempos de invierno. Y esta tormenta ha sido extraordinaria. Estamos viendo una gran cantidad de unidades que se desprenden por razones que tienen que ver con el clima, por lo que, sin duda, la preparación para el invierno es algo que debe observarse constantemente”, manifestó.

Aunque es temporal, un factor que pudo haber perjudicado fue que el repentino alto precio mayorista de la electricidad provocó que las computadoras de ERCOT ordenaran a las empresas que “se deshagan de la carga”, es decir, que eliminen a los clientes, en lugar de lidiar con el aumento de los costos.

La Comisión de Servicios Públicos del estado ordenó a ERCOT el lunes que permitiera esos altos precios. Es casi seguro que no durarán mucho, ya que las temperaturas ya están subiendo. El costo de esa electricidad, al menos a corto plazo, probablemente recaiga más en los servicios públicos minoristas.

Fuente: infobae

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn