×

El presidente y sus 7 millones

2020-10-03 10:41:00 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Horas antes de recibir su diagnóstico, Donald Trump fue calificado como el mayor factor de desinformación ante la pandemia. Lo concluyó un estudio de la Universidad de Cornell en el cual se analizaron más de 38 millones de artículos periodísticos publicados entre el 1 de enero y el 26 de mayo de este año en países como EU, Inglaterra, India, Irlanda, Australia y Nueva Zelanda.


    

Al menos 522 mil de ellos contenían información falsa sobre el aún muy desconocido virus SARS CoV-2. En redes, esas publicaciones alcanzaron 36 millones de interacciones y en más de la mitad de ellos, Donald Trump fue elemento en común.

Sobra decir que este año –y la historia– lo recordará como uno de los líderes que más atentó contra la salud de sus gobernados con su manejo de la pandemia. Sugerir una inyección de desinfectante, afirmar que el clima por la primavera o el verano serían aliados para combatir al virus, responsabilizar a China, enfrentarse con la OMS en plena emergencia, retirarles fondos; llamar a sus seguidores para asistir a sus mítines proselitistas, pero hacerlos firmar para eximirse de cualquier responsabilidad ante un contagio. Trump, quien en más de seis meses sólo una vez se dejó ver portando cubrebocas, pero sin dejar de cuestionar su efectividad. Trump, el que hizo de la vacuna contra la covid-19 un activo de campaña y la promete para antes del 3 de noviembre, a pesar de que las pruebas están lejos de dar resultados concluyentes. Trump, quien afirmó que la pandemia se iría milagrosamente, que casi no afecta a nadie, a pesar de sus más de 200 mil muertos y siete millones de contagios.

Apenas hace unos días, Donald Trump se ufanó de su estrategia contra la pandemia durante el primer debate frente a Joe Biden. Hoy se une al grupo de mandatarios que cuestionaron la pandemia, pero que se infectaron, como Boris Johnson, Jair Bolsonaro y Aleksandr Lukashenko. Todos, soberbios ante un virus que ha matado ya a más de un millón de personas.

Y para el momento en que usted lee estas líneas, Trump se encuentra hospitalizado en el Centro Médico Militar Walter Reed. Tuvo que ser internado en menos de 24 horas de confirmarse su contagio con “síntomas leves”, según la información oficial. Aunque hay suspicacias, pues aún no hay certeza de qué sucederá con el segundo debate programado para el 15 de octubre. ¿Qué tan lejos sería capaz de llegar Trump ante unas encuestas que no le favorecen? Circunstancias del momento, pero lo que sobresale de este caso, como en el de Jair Bolsonaro o Boris Johnson, es la actitud de desafío recurrente. Líderes que, a pesar de la evidencia, y pasando por encima de la opinión de sus expertos, se negaron a utilizar cubrebocas como primera y básica medida de contención. La pandemia siempre estuvo por debajo de él y de sus deseos. Nada lo hizo usar cubrebocas, nada. Tal vez ahora, pero nada lo motivó a dar un mensaje contundente de Palacio Nacio... digo, desde la Casa Blanca. Ojalá que su caso sea lección.

*

ADDENDUM. A pesar del conflicto del agua en Chihuahua, hay señales de la buena relación entre autoridades federales y locales. El alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada, además de invitar a Román Meyer, titular de la Sedatu (con discreta, pero atinadísima función) invitó al presidente López Obrador. Más allá de las diferencias y señalamientos del gobernador de ese estado, hay quienes sí desean trabajar en coordinación con la Federación. De eso se trata la política.

Por: Yuriria Sierra/Nudo gordiano

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn