×

La esquizofrenia electoral de López

2020-06-25 14:14:00 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

No nos confundamos ni nos dejemos confundir:


    

[% orquidea_tag %]En México de quien hay que cuidarse que no cometa fraude electoral es del gobierno.

La historia lo demuestra sin la menor confusión ni duda.

Es el gobierno el que se roba las elecciones.

Es al gobierno al que hay que vigilarle y amarrarle las manos y la lengua.

Sobre todo a un gobierno del que es jefe único y aspira a ser plenipotenciario quien toda su vida política se ha quejado de ser víctima de fraude. 

Alguien que hizo su carrera política victimizándose una y otra vez que perdió.

Ahora lópez quiere acaparar en su figura las dos identidades: la del gobierno que se roba las elecciones y la de la victima que pregona que se las robaron.

!Hazme el fabrón cabor¡

Sin duda, un mago del ejercicio de la confusión.

O más aun:

Que ahora el gobierno esté preparando el terreno para declararse víctima de fraude electoral es una aspiración a imponer la esquizofrenia política en el país.

Veamos:

La historia personal de lópez como político profesional se ha basado en gritar que le hicieron fraude cada vez que pierde y hasta cuando por fin ganó.

Es el apego a la especialidad de la casa.

Esquizofrenia indiscutible.

En el México moderno la idea del "fraude electoral" adquirió fama popular con dos elecciones emblemáticas:

La de 1986 en Chihuahua (conocida como el "fraude patriótico"), cuando el PRI impuso a Fernando Baeza sobre Francisco Barrio, levantando una indignación nacional; y la de 1988, cuando "resultó ganador" Carlos Salinas frente a Cuauhtémoc Cárdenas.

Ambas elecciones fueron operadas personalmente por Manuel Bartlett, entonces secretario de Gobernación y actualmente director de la CFE ,y dinosaurio favorito de lópez. Lo felicita con frecuencia y es su consejero.

Bartlett se convirtió para el imaginario colectivo de este país en el rostro personalizado del fraude electoral. Nadie le ha quitado el campeonato.

Para robarse la elección de Chihuahua 86, Bartlett instrumentó previamente la infame caída del gobernador Oscar Ornelas, que se había opuesto al fraude en 1983 cuando la oposición ganó 6  importantes alcaldías, incluyendo Juárez y Chihuahua, y Ornelas se fajó en reconocer el triunfo opositor, contra la intención de Bartlett.

La venganza de Bartlett contra Ornelas fue orquestar su caída el 19 de septiembre de 1985.

Para evitar que ganara Cárdenas, Bartlett ordenó aquel famoso episodio conocido históricamente como "el día que se cayó el sistema". Se refiere al sistema de cómputo de las elecciones que desapareció de pronto de la escena nacional cuando ganaba Cárdenas y estuvo fuera del aire hasta que reapareció ganando Salinas. Nadie dudó que esa caída de sistema  fue para manipular el resultado.

Entonces no existía un órgano electoral autónomo. Era el gobierno quien convocaba, organizaba, supervisaba y validaba las elecciones. 

En aquel entonces, López militaba en el PRI y en 1986 ambicionaba ser candidato de ese partido al gobierno de Tabasco. No lo logró y denunció que el partido le había hecho fraude al nombrar a otro candidato.

En 1988, lópez se presentó como candidato al gobierno tabasqueño por el Partido Popular Socialista, el Partido Mexicano Socialista y el Frente Cardenista. Obtuvo sólo el 20 por ciento de los votos, frente al 73 por ciento del candidato ganador. Pero lópez alegó que había sido víctima de fraude.

Ambas ocasiones, 86 y 88, fueron determinantes en el país para realizar una profunda reforma legal, principalmente impulsada desde la oposición agraviada. Consistió, entre otras cosas, en que el gobierno dejara de ser el amo de las elecciones.

Se decidió que fuéramos los propios ciudadanos los que las organizáramos, las realizáramos, la supervisáramos, contáramos los votos y las validáramos.

Así se creó el IFE, que ahora se llama INE. Un organismo autónomo cuya actuación modificó rotundamente el horizonte gubernamental del país.

El último secretario de Gobernación en manejar las elecciones desde el gobierno fue Esteban Moctezuma,en su calidad de presidente de la Comisión Federal electoral. Es el actual Secretario de Educación en el gobierno de lópez.

La primera gubernatura no priista desde la consolidación del régimen revolucionario fue la de Baja California, que ganó Ernesto Ruffo en 1989. Luego Francisco Barrio ganó Chihuahua en 1992 y de ahí en delante "la alternancia" se hizo común en el país.

La oposición comenzó a ganar espacios con las elecciones a cargo del IFE.

Y mientras cientos de candidatos de oposición al PRI-Gobierno ganaban elecciones a lo largo y ancho del país, López seguía gritando fraude cada vez que perdía.

Ahora dice que en la elección presidencial que ganó también hubo fraude, pero que se impuso la avalancha de votos que obtuvo. Votos que le fueron contados y respetados, todos y cada uno.

Es evidente que ahora siente que su partido está acumulando rechazo popular y prepara el terreno en doble sentido:

Intentar robarse las elecciones desde el gobierno y gritar fraude si es que llega a perder la mayoría en la Cámara de Diputados en junio de 2021.

Por eso insiste en descalificar al INE dia tras dia.

Y sólo es el comienzo.

¿Ya estará planeando cerrar Reforma?

Por José Luis Muñoz Pérez/Soliloquio 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn