×

LA DECENCIA DE SATURNO. 14 PUNTOS ARRIBA. FALTA DE APOYO. NUEVA CULTURA. CADA QUIEN. SU RETOÑO. PLEITO Y TACOS. CIRCO Y TEDIO.

2020-06-16 11:52:53 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Ha fallecido Saturnino Díaz, el querido amigo Saturno, como le decíamos.Emblema de la ideología de izquierda de la región, nunca le escuchamos un denuesto, tan comunes ahora entre al carecer de argumentos y formación política, con gran facilidad recurren al insulto, al vocabulario de la más baja estofa, y aún así se dicen demócratas, olvidando convenientemente que los demócratas verdaderos respetan, escuchan, dialogan, debaten, todo en un marco de comedimiento y buena crianza


    

 Saturnino era de esos. Aún con el perfil modesto en que vivió, vale la pena, en aras de la decencia, recordar y honrar su legado. QPD.

La mala. El 195 de los latinos votará por Trump.Donde quiera hay masoquistas. La buena. Biden, el candidato el demócrata, va 14 puntos arriba. Se nos hacen pocos. 

En una rápida incursión por varios sectores de la capital del Estado, constatamos que el semáforo naranja hay la lleva. Más movilidad peatonal y automovilística. Muchos negocios han abierto, aunque algunos restaurantes permanecen cerrados. No pocos, por desgracia, no volverán a abrir, ahogados por las deudas, los impuestos y la falta de apoyo oficial. 

En el ramo restaurantero local también se empezó a ver acción luego de tres largos meses de haber suspendido el servicio en la mesas. Ayer, aunque con limitaciones, de acuerdo a la reglamentación oficial, los comensales empezaron a fluir. Curiosos, ávidos de alejarse del confinamiento, de saludar, de sonreír como antes lo hacían, de consumir y compartir, de ver caras nuevas. Gel, distancia, cubre bocas, higiene obsesiva, nuevas costumbres que habrán de crear otra cultura. 

Decantados en dos bandos, el del sí y el del no respecto al proyecto de la reforma política, los diputados locales viven horas de presión entre sus deberes partidistas y sus obligaciones democráticas. En cuanto a nuestra representación regional, Chuy Valenciano indudablemente irá por la afirmativa, como se dice en la jerga legislativa. Como están las cosas de polarizadas, un solo voto puede inclinar la balanza hacia un lado o hacia otro. Afuera de la burbuja de la grilla, la verdad, poco interés ha ocasionado esta propuesta. Cada quien en lo suyo.   

Grotesco, oliendo a mentiroso. Así vimos  Bartlet en una entrevista televisiva donde se dio chapuzones de pureza. Poco faltó para  para que nos exigiera que le pidiéramos perdón por dudar de su honorabilidad. Y de la de su retoño.

Gabo Ortega, vocero de la alcaldía de Meoqui, condujo anoche un programa televisivo en la Capital, en el que toreó a Colunga y Alvarez Monje, diputados por Morena y el PAN, que se dieron  una buena revolcada a causa de la reforma política en ciernes. Parecía que se iban a comer vivos, ante la mirada entre divertida y sardónica del conductor, que lidió muy bien a los entrevistados, quienes en una nada, una vez fuera del aire, se fueron a echar unos tacos para celebrar sus ocurrencias. Así se entienden. 

Con su consabida diplomacia, el presidente ha tildado de politiqueros a los gobernadores panistas que exigen un nuevo pacto federal, respeto la disidencia ideológica y alto a las agresiones que afirman recibir de parte de la federación. Circo contra el tedio. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

ESTATUAS Y FLORES. SALVAJE TRUMP. GENIO DOMADO. LA CASA DE LA GAVIOTA. LOS SHERIFFS. EL BAT. EL TAIMADO. DEDICATORIA. LA GLORIA EFÍMERA. LO BAILADO.

2020-07-09 00:27:01 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Super miércoles. Ya nos merecíamos un día así luego de meses de puras malas Para abrir boca, el acto de las ofrendas florales de AMLO ante las estatuas de su ídolo Benito Juárez y del ídolo universal Abraham Lincoln, dio un toque de magia e historia en vivo a la visita de los mexicanos a la capital del imperio.


    

La transmisión  desde la Casa Blanca, desde el hermoso jardín que el salvaje de Trump ni ha de apreciar, capturó la atención de millones de usuarios de las redes, que aprovechando el confinamiento seguramente  no se perdieron detalle de lo que pasaba, a lo que instantáneamente replicaban desde sus muros, convirtiendo al mundo en un enorme periódico virtual.

 Ha reserva de analizarlo más detenidamente, a bote pronto el discurso del mandatario mexicano nos pareció excelente, al grado de que hasta al tonto de Trump le encantó, según dijo, al aplaudir la lección de historia que dictó su colega, que leyendo y todo, le puso el toque culto al momento.

 Las porras que se echaron mutuamente son juegos de artificio, lunes que siguen los políticos desde que el mundo es mundo, pero que el presidente azteca haya domado con su verbo el genio terrible del gringo, cuando muchos esperaban desaires y sarcasmos, y en una nada hasta agresiones directas,  dice mucho a favor del nuestro, que hasta de corridito habló.

 Nada que ver con las infumables mañaneras.

 Si lo que mostró allá, civilidad, apertura, cortesía, comedimiento, respeto, mostrara aquí, otra sería la situación del país,  que a la fecha y en gran parte por su culpa, es un país de perros y gatos.

 El negrito en el arroz, no sabemos si se fijaron, fue cuando el gabacho caminó delante de su invitado, dándole la espalda y entrando primero a la majestuosa residencia, sin darle el pase, tal y como indica la más elemental urbanidad cuando de anfitrionía se trata.Pero bueno, el olmo no da peras. Tampoco hay que ser tan exigentes. 

 Qué ha de haber pensado AMLO: Cuando vayas a mi casa me desquito y apantallada que te has de llevar al ver que vivo en un palacio, no en una simple casita blanca que no le llega ni a la de la Gaviota. 

Ya cuando las cámaras se fueron al salón donde fue el encuentro con los once fifís que se colaron, el show visto había desquitado la desmañanada.

 Pero faltaba el postre, un platillo a la altura del más exigente groumet: el anuncio de la detención de Duarte.

 O sea, mientras estábamos lelos, embebidos en el espectáculo presidencial, los sheriffs hacían su chamba en la calurosa Florida, en un barrio e tres al cuarto, afuera de un tendajón de autos y refacciones usadas, donde pescaron y esposaron al ex.

 Entonces sí que, literalmente, ardieron las redes.

 No acababan de cerrarle los grilletes cuando era nota universal, con repercusión a nivel de sismo en nuestro Estado, donde de inmediato docenas de grillos de nivel variado y de procedencia ideológica indistinta se adjudicaron el mérito y hasta marchas con pitos, flautas y timbales organizaron.

 Pretextos quería la raza para aventar el cubre boca y salir descachados a celebrar el acontecimiento.

 ¿De quién es la medalla? 

A nivel Chihuahua, sin regateos, opinamos que del gobernador Corral y del el aparato de justicia de la entidad,  que luego de cuatro años de terquear y litigar se salieron con la suya.

 Y nosotros confiamos en salirnos con la nuestra: que cuando sea extraditado, los bienes públicos de  es acusado de haber sustraído, motivo de su aprehensión, nos sean devueltos en forma de inversión social, que tanta falta hace.

 Volteen hacia la sierra o hacia la colonia popular más próxima y sabrán de lo que hablamos.

 A nivel federal fue un golpazo, un jomrón el que pegó el señor presidente  con el bat que le regaló al pelos de zanahoria.

 Se fue con el agua al cuello abrumado por  tanta bronca que trae y regresará envuelto en laureles.

Más taimado, imposible.

 Ni por aquí nos pasaba lo que había cocinado con dedicatoria especial  para Chihuahua.

 Miércoles de gloria.

 De efímera gloria, pues mañana la noticia será otra.

 El virus no se habrá ido. La economía en el sub suelo, las pymes seguirán vacías, el desempleo a la alza, la violencia igual.

 El mundo de todos los días.

 Pero lo bailado ni quién se lo quite. Nos lo quite. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn