×

LA CAMPANA SALVADORA. LAS CANAS DEL VOCERO. ASOMBRO Y REPULSIÓN. TETO Y LOS LAURELES. DOCTOR SAGOYA. TORTÍCOLIS.

2020-06-12 03:43:12 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Loera, no good.La próxima vez que se pare por la región que lo haga con cubre bocas y máscara. Se la tienen más que cantada, culpándolo del desastre del agua


    

Y razón no les falta a quienes así piensa: luego de la Directora Nacional de Conagua, quien engañó al presidente contándole cuentos chinos de que hay vienen los gringos, el delegado mencionado que de super no tiene nada, es el responsable de que lo que ha pasado y de lo que puede pasar con el agua de las presas regionales. Si llueve lo salvará la campana. Si no, que no asome la cara por acá, menos en Camargo, donde son capaces de colgarlo de las barbas y de otras partes también.

Pues según el inefable Gatell, la próxima semana será el pico de la pandemia en el país, y terminará hasta octubre. Cuántos picos ha anunciado, cuántos términos del covid ha predicho, en cuántas contradicción ha caído el vocero estrella del sector saluda nacional. Corajes que ha de dar cada vez que voltea a ver al señor presidente y lo mira sin cubre bocas, una de sus recomendaciones principales. Tal vez por eso ha encanecido tanto.  

Y vincularon a proceso a Kevin Gilberto, el presunto asesina de la joven Salma, el suceso de sangre y muerte que reúne las características de un feminicidio, el delito que tanto ha proliferado en el Estado, en el país. Los medios no somos jueces, somos enlaces en este caso entre la sociedad y la justicia. Cumplimos con el deber de informar imparcialmente, y corresponde a los jueces dictar sentencia. Así obramos: no para acá ni para allá. Por eso nos abstuvimos hasta de cubrir el desarrollo de la investigación, pero ahora que ha sido juzgado y privado de la libertad en tanto se dirime su culpabilidad o no, es que escribimos y suscribimos la situación de un evento que en su momento y aún pasados los meses, sigue causando asombro y repulsión. 

Pues lo crean o no, el juarense Teto Murguía ha vuelto a las andadas en pos de su sueño eterno, que cada seis años se le convierte en pesadilla: sentarse en silla mayor del Estado, ese reparador aposento que a unos los enaltece ante la historia, que a otros los hunde en el fango de la ignominia, pero que ha todos los atrae con imán irresistible. El hombre va de nuez, ahora con su partido muy golpeado de la cejas, pero no raja leña y confía en el milagro de su resurrección política, tal vez acordándose que Oscar Flores, su paisano, duró 18 años en llegar a la entonces casa de gobierno Los Laureles.    

Con más de medio siglo de dedicarse a la práctica de la medicina, el doctor Carlos Sagoya Portillo es uno de los médicos clásicos de Delicias, y ahora que el programa EvidenteSalud le rindió un merecido reconocimiento a su trayectoria, es oportuno destacarlo como uno de nuestros héroes de la salud. Lindando los ochenta años, le sobra energía y fibra para seguir en la brega. 

Otra semana con el calor al tope y las magras nubes que no dejan caer nada. A este paso, Dios no lo permita, nos va a dar tortícolis de tanto voltear para arriba en busca del preciado líquido y todo para que, si cae, Loera y asociados se lo lleven. Mejor hay la dejamos hasta el lunes, porque nos pasa lo que a Gatell. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

ESTATUAS Y FLORES. SALVAJE TRUMP. GENIO DOMADO. LA CASA DE LA GAVIOTA. LOS SHERIFFS. EL BAT. EL TAIMADO. DEDICATORIA. LA GLORIA EFÍMERA. LO BAILADO.

2020-07-09 00:27:01 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Super miércoles. Ya nos merecíamos un día así luego de meses de puras malas Para abrir boca, el acto de las ofrendas florales de AMLO ante las estatuas de su ídolo Benito Juárez y del ídolo universal Abraham Lincoln, dio un toque de magia e historia en vivo a la visita de los mexicanos a la capital del imperio.


    

La transmisión  desde la Casa Blanca, desde el hermoso jardín que el salvaje de Trump ni ha de apreciar, capturó la atención de millones de usuarios de las redes, que aprovechando el confinamiento seguramente  no se perdieron detalle de lo que pasaba, a lo que instantáneamente replicaban desde sus muros, convirtiendo al mundo en un enorme periódico virtual.

 Ha reserva de analizarlo más detenidamente, a bote pronto el discurso del mandatario mexicano nos pareció excelente, al grado de que hasta al tonto de Trump le encantó, según dijo, al aplaudir la lección de historia que dictó su colega, que leyendo y todo, le puso el toque culto al momento.

 Las porras que se echaron mutuamente son juegos de artificio, lunes que siguen los políticos desde que el mundo es mundo, pero que el presidente azteca haya domado con su verbo el genio terrible del gringo, cuando muchos esperaban desaires y sarcasmos, y en una nada hasta agresiones directas,  dice mucho a favor del nuestro, que hasta de corridito habló.

 Nada que ver con las infumables mañaneras.

 Si lo que mostró allá, civilidad, apertura, cortesía, comedimiento, respeto, mostrara aquí, otra sería la situación del país,  que a la fecha y en gran parte por su culpa, es un país de perros y gatos.

 El negrito en el arroz, no sabemos si se fijaron, fue cuando el gabacho caminó delante de su invitado, dándole la espalda y entrando primero a la majestuosa residencia, sin darle el pase, tal y como indica la más elemental urbanidad cuando de anfitrionía se trata.Pero bueno, el olmo no da peras. Tampoco hay que ser tan exigentes. 

 Qué ha de haber pensado AMLO: Cuando vayas a mi casa me desquito y apantallada que te has de llevar al ver que vivo en un palacio, no en una simple casita blanca que no le llega ni a la de la Gaviota. 

Ya cuando las cámaras se fueron al salón donde fue el encuentro con los once fifís que se colaron, el show visto había desquitado la desmañanada.

 Pero faltaba el postre, un platillo a la altura del más exigente groumet: el anuncio de la detención de Duarte.

 O sea, mientras estábamos lelos, embebidos en el espectáculo presidencial, los sheriffs hacían su chamba en la calurosa Florida, en un barrio e tres al cuarto, afuera de un tendajón de autos y refacciones usadas, donde pescaron y esposaron al ex.

 Entonces sí que, literalmente, ardieron las redes.

 No acababan de cerrarle los grilletes cuando era nota universal, con repercusión a nivel de sismo en nuestro Estado, donde de inmediato docenas de grillos de nivel variado y de procedencia ideológica indistinta se adjudicaron el mérito y hasta marchas con pitos, flautas y timbales organizaron.

 Pretextos quería la raza para aventar el cubre boca y salir descachados a celebrar el acontecimiento.

 ¿De quién es la medalla? 

A nivel Chihuahua, sin regateos, opinamos que del gobernador Corral y del el aparato de justicia de la entidad,  que luego de cuatro años de terquear y litigar se salieron con la suya.

 Y nosotros confiamos en salirnos con la nuestra: que cuando sea extraditado, los bienes públicos de  es acusado de haber sustraído, motivo de su aprehensión, nos sean devueltos en forma de inversión social, que tanta falta hace.

 Volteen hacia la sierra o hacia la colonia popular más próxima y sabrán de lo que hablamos.

 A nivel federal fue un golpazo, un jomrón el que pegó el señor presidente  con el bat que le regaló al pelos de zanahoria.

 Se fue con el agua al cuello abrumado por  tanta bronca que trae y regresará envuelto en laureles.

Más taimado, imposible.

 Ni por aquí nos pasaba lo que había cocinado con dedicatoria especial  para Chihuahua.

 Miércoles de gloria.

 De efímera gloria, pues mañana la noticia será otra.

 El virus no se habrá ido. La economía en el sub suelo, las pymes seguirán vacías, el desempleo a la alza, la violencia igual.

 El mundo de todos los días.

 Pero lo bailado ni quién se lo quite. Nos lo quite. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn