×

Monja escogía niños para que sacerdotes los violaran en la "casita de Dios"

2020-06-05 19:01:10 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Las víctimas del caso Próvolo en Argentina conmocionaron a todo el país por la crueldad con la que fueron tratados en el Instituto que lleva el mismo nombre de esta trama judicial. Así se suma uno más de los escándalos del Vaticano en el que se involucran a curas y sacerdotes en delitos de abuso sexual.


    

[% orquidea_tag %]Lo que ocurría en el interior del Instituto lleva más dolor, indignación y horror del que se pueda imaginar. Niños con discapacidad auditiva fueron inscritos en esa escuela para ser adoctrinados, pero acabaron siendo maltratados física, psicológica y sexualmente.

Fueron 9 años de abusos, desde 2005 hasta 2016, cuando por primera vez un exalumno se atrevió a hacer la primera de las denuncias de violación por parte de los curas. A esta les siguieron muchas más llegando a sumar aproximadamente 25 casos más.

 

‘La casita de Dios’, el lugar donde abusaban sexualmente de los pequeños

De acuerdo con los testimonios de las víctimas recogidos durante el juicio de Próvolo, que inició en a finales de 2016, había un modus operandi para cometer los abusos sexuales. La mayoría de los relatos mencionan un cuarto al que eran llevados siempre conocido como “la casita de Dios”.

 

En ese lugar eran sometidos a diversos vejámenes: violaciones, tocamientos, pornografía y amenazas. Generalmente ocurría en la madrugada, cuando los otros niños dormían en sus habitaciones.

Los principales imputados son Nicolás Corradi y Horacio Corbacho, dos sacerdotes que acaban de recibir una pena de 42 y 45 años de prisión, respectivamente, por sus delitos. A ellos también se le suman los nombres de Jorge Bordón, un exmonaguillo; Kumiko Kosaka una monja, y Armando Gómez, un jardinero.

De acuerdo con los documentos de la investigación, son en total 14 personas relacionadas con el caso Próvolo. Kosaka, la religiosa de origen japonés, era la principal pieza para que se lleve a cabo las violaciones.

Según reportan las víctimas, ella era quien los llevaba a la ‘casita de Dios’. Elegía a los niños de acuerdo con su nivel de sumisión a los golpes para asegurarse de que lo fueran también con sus violadores.

Una vez que llegaban al terrorífico cuarto, los dejaba con los curas. Luego del abuso, los regresaba a sus cuartos.

 

‘Monja mala’: la cómplice de los abusos

El joven que denunció por primera vez a los miembros de Próvolo especificó cómo la “monja mala”, como le llamaban los alumnos, fue cómplice de todos los abusos. En una ocasión en que la víctima fue violada por los curas a los 10 años, sufrió una hemorragia, según contó. La monja no se alarmó y lo que hizo fue ponerle un pañal para ocultar que sangraba.

Algunos de los niños también fueron encadenados y obligados a violar a otros de sus compañeros, mientras los sacerdotes los observaban. Esto fue corroborado por las evidencias halladas al interior del instituto, donde se encontró material pornográfico, cadenas y otros elementos.

La monja Kosaka aún no ha sido sentenciada, pero se le acusa por el delito de complicidad. Actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario y se espera un juicio por separado en 2020..

En tanto, los principales imputados, Corradi y Corbacho, han recibido más de 40 años de cárcel el pasado 25 de noviembre, pero llevarán las penas de manera distinta. El primero, de origen italiano y que ya tenía denuncias por abuso sexual en Próvolo de Italia (sucedidos entre 1955 y 1984), cumplirá su condena en arresto domiciliario por su deteriorada salud.

Corbacho, por su parte, continuará recluido en el penal de Mendoza.

En cuanto al jardinero Gómez, se le otorgó 18 años de prisión; y al exmonaguillo Jorge Bordón, 10. En el caso de otro implicado, un administrativo de iniciales J. O., se le declaró inimputable, ya que presenta retraso madurativo severo y discapacidad en la comunicación.

Kumiko Kosaka, la monja japonesa de 42 años, es una de las involucradas en esta denuncia de abuso sexual —dentro de un instituto para niños sordos— que sacude a la Iglesia católica.

Pero quién es esta “servidora de Cristo” que, según las denuncias, abusaba a las niñas del Próvolo en las duchas “a modo de orgía”, las entregaba a los sacerdotes y hasta les ponía pañales para contener la hemorragia luego de que fueran ultrajadas.

Kumiko Kosaka llegó a la Argentina en 1977 junto con el resto de su familia, conformada por tres hermanos más que viven en Buenos Aires, España y Japón.

Adquirió los hábitos en el 2000 y empezó a trabajar en instituciones religiosas del país. De esta forma, logró unirse a la Cofradía de Nuestro Señor en la Oración de Huerto.

Una pericia psicológica realizada hace dos años determinó que Kumiko Kosaka es lúcida y orientada, pero también con una personalidad psicópata.

Sometida a una entrevista psicodiagnóstica, test de Bender, test de las Ocho Hojas, inventario Multifásico de Personalidad de Minnesota (MMPI-2) y un cuestionario Desiderativo y Rorschach, el informe arrojó algo puntual

“Oculta aspectos de su propia historia vital y personalidad. Puede organizar y planificar su conducta, con conocimiento de las consecuencias de las mismas tanto para sí como para terceros”.

Además que “es responsable de sus actos, (...) con predominio de rasgos narcisistas, (...) conductas desajustadas en las esferas de su personalidad y sexualidad".

En septiembre un exalumno con las siglas J.J.R de 23 años, confesó los abusos sexuales que vivió en el instituto para sordos Antonio Próvolo de Mendoza por parte de los exsacerdotes Nicolás Corradi, Horacio Corbacho, y el exjardinero Armando Gómez.

J.J.R dijo al Tribunal Penal N°2 de Misiones, capital de Mendoza en Argentina que, el tiempo que estuvo en Próvolo, fue violado aproximadamente ocho veces hasta que llegaba a desmayarse por el dolor que sufría durante los ataques.

La Justicia argentina condenó a finales de noviembre a Corbacho, Corradi y a Gómez Bravo, en lo que fue considerado un histórico fallo.

Corbacho recibió la mayor condena por abuso sexual que se registra en la Argentina contra un cura católico: 45 años. Corradi fue sentenciado a 42 años y Gómez Bravo a 18.

 

Juicio único para los implicados que restan

La mañana del jueves las autoridades argentinas confirmaron que las nueve personas que aun son imputadas por el renombrado caso, serán enjuiciadas en un único debate, según el medio local Los Andes.

Por tal, las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez; la ex representante legal del instituto, Graciela Pascual; las ex directoras Gladis Pinacca, Cristina Leguiza, Valesca Quintana y Laura Gaetán; la psicóloga Cecilia Raffo y la excocinera del instituto, Noemí Paz, se sentarán juntas en el banquillo de acusados.

El Caso Próvolo en Argentina remeció los cimentos de la Iglesia Católica en todo el mundo, debido a que la justicia condenó a dos curas tras comprobarse que abusaron sexualmente de varios niños con discapacidad auditiva.

Desde el 2005 hasta 2016, decenas de menores denunciaron por violación a los religiosos, quienes contaban con el respaldo de las monjas, monaguillos y hasta el jardinero para perpetrar los delitos.

“Pedimos perdón por los pecados propios y ajenos. La conciencia de pecado nos ayuda a reconocer los errores, los delitos y las heridas generadas en el pasado y nos permite abrirnos y comprometernos más con el presente en un camino de renovada conversión”, indicó la Santa Sede en clara referencia al papa Francisco.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Asesinan a chofer en Francia por pedir a pasajeros usar cubrebocas

2020-07-12 07:37:02 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Pasajeros golpearon hasta la muerte a chofer de camión en Francia, luego de que les pidió que usaran cubrebocas como medida sanitaria.


    

Philippe Monguillot, conductor de autobús en la ciudad de Bayona, murió en ataque de pasajeros que se negaron a usar cubrebocas como él lo pidió, según informó su familia a la agencia AFP.

El señor de 59 años perdió la vida en el hospital este pasado viernes 10 de julio, luego de que los golpes le causaron muerte cerebral el domingo día 5 de este mes.

La muerte causó conmoción. Las autoridades arrestaron a cuatro hombres por el asesinato.

Los detenidos son dos jóvenes, 22 y 23 años, por cometer directamente el ataque y quienes tenían antecedentes criminales; así como otros dos de más de 30 años, quienes les ayudaron a esconderse y por no brindar auxilio al chofer, quien estaba en peligro.

El grupo intentó subir al autobús sin mascarillas pese a que es obligatorio para usar transporte público en Francia.

El conductor les impidió subir y los jóvenes lo golpearon y patearon hasta dejarle la lesión mortal en la cabeza.

La familia de la víctima realizó marcha silenciosa el miércoles que terminó con aplausos para el hombre en el hospital, quien estaba aún vivo pero con muerte cerebral. Salieron de la parada de autobús donde ocurrió el ataque.

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn