×

Hoy es el Día Internacional del Beso, pero ¿y el coronavirus?

2020-04-13 11:41:49 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

En la actualidad nos encontramos en tiempos difíciles y es recomendable evitar el contacto con otras personas para prevenir contagios de coronavirus


    

[% orquidea_tag %]Desde el apasionado, el tierno, el amistoso, el romántico, el robado y hasta el de Judas, el beso es la expresión fascinante y compleja de un sentimiento, practicado en muchas culturas en las diversas etapas de la historia de la humanidad.

Como cada año, este 13 de abril se celebra el Día Internacional del Beso, que si bien no es una fecha oficial para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se ha vuelto popular en el mundo y la gente lo celebra con gusto.

Los científicos no se han puesto de acuerdo si el acto de besar es un comportamiento aprendido o instintivo, pero sí se sabe que al unir los labios con los de otra persona se movilizan hasta 30 músculos faciales y se queman unas cuatro calorías por minuto.

Al besar, más de 100 mil millones de células nerviosas se activan, le envían al cerebro un torrente de información y, en caso de estar con la persona deseada, libera dopamina, oxitocina y serotonina, sustancias que activan el centro del placer y producen sensación de euforia.

De esta forma, un beso apasionado actúa como una droga al producir dopamina, que es la sustancia responsable de los sentimientos de placer y motivación, pues genera sentimientos de euforia, insomnio y pérdida de apetito.

Desde el punto de vista físico, un beso puede causar que los vasos sanguíneos se dilaten, se acelere el pulso y se sonrojen las mejillas.

Un beso también libera endorfinas, que son péptidos que alivian el dolor en el cuerpo y generan sentimientos de euforia, mientras que la feniletilamina, un alcaloide que también se encuentra en el chocolate, puede influir en el estado de ánimo y la atención.

De acuerdo con un estudio sobre la neurofisiología del beso realizado por el neurólogo indio Harinder Jaseja, la práctica de lactancia para los bebés implica presión labial y estimulación a través de este acto que imita el beso.

Señala que estas prácticas tempranas hacen que la actividad cerebral de un bebé asocie de inmediato al beso con emociones positivas que seguirán siendo importantes durante toda su vida.

El beso es estudiado por la filematología, ciencia que establece que cuando el ser humano lleva a cabo esta acción se combinan el tacto, el gusto y el olfato, y cada uno de estos sentidos produce reacciones químicas y emocionales fuertes, dado que involucran a cinco de los 12 nervios craneales.

Para la neurocientífica Wendy Hill, el beso es la mejor forma de hacer un examen químico a otra persona, “pues el intercambio de sustancias y sentidos nos ayuda a evaluar a una posible pareja para decidir si es la más idónea”.

Pero los seres humanos no son los únicos que se besan; lo hacen los monos, los elefantes unen y ponen sus trompas en bocas ajenas, las aves se picotean, los zorros se lamen el hocico, los perros se olisquean, los gatos se lengüetean.

Aunque un beso puede parecer una acción natural para la mayoría, esta actividad implica no sólo el intercambio de sensaciones sino de fluidos salivales y con ello, de unos 80 millones de bacterias en 10 segundos.

Lamentablemente, en la actualidad nos encontramos en tiempos difíciles y es recomendable evitar el contacto con otras personas para prevenir contagios de coronavirus.

Por esta razón, aquí te dejamos 3 medidas sanitarias que te recomendamos para estar sano.

1-. Hacer caso a la sana distancia

Para disminuir la propagación del Covid-19 se recomienda la sana distancia, es decir la distancia entre una persona y otra deberá de ser de mínimo 1.5 metros, esto para evitar que el virus que pueda tener alguna otra persona llegue a nuestro cuerpo.

2-. Lavarse las manos

Lávese las manos regularmente con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Tocarse la cara después de tocar superficies contaminadas o a personas enfermas es una de las formas en que se puede transmitir el virus. Al limpiar las manos se puede reducir el riesgo.

3-. Limpieza de superficies

Limpie regularmente con desinfectante las superficies como bancos de cocina y escritorios de trabajo .

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Educación y enseñanza, ¿conoces la diferencia?

2020-07-08 02:06:33 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Resulta muy común confundir estos dos términos utilizándolos como sinónimos. En realidad, se trata de conceptos íntimamente relacionados que, en diversos ámbitos, llegan a fusionarse


    

Sin embargo, al hablar de educación y de enseñanza no se hace referencia exactamente a lo mismo, existen unas diferencias notables y es conveniente tenerlas en cuenta para aplicarlas también como es debido.

Lo cierto es que resulta frecuente dejar en manos de las escuelas todo lo que concierne a la enseñanza y a la educación pero, en términos lingüísticos, es importante saber la diferencia y utilizar cada vocablo del modo correcto.

¿En qué se diferencian?

· Educar. En este caso hablamos del proceso de acompañamiento de una persona para ayudarle a formar un espíritu crítico con el que encarar el mundo. No se trata de adoctrinar ni inculcar ideas férreas sobre ningún tema, más bien se estimula la creatividad de la persona y se potencian sus capacidades para enfrentar los problemas de la vida a base de soluciones propias. La intención de este acompañamiento es la transmisión de valores positivos como el esfuerzo, la empatía, el respeto, la convivencia, así como la comprensión de los derechos y deberes de cada persona.

· Enseñar. Este término hace referencia a la práctica de transmitir conocimientos y sabiduría. La enseñanza se suele programar de antemano y organizar de forma ordenada por niveles que se adapten a las capacidades y potenciales de niños y adultos en función de su edad. Los conocimientos transmitidos son evaluados de forma periódica de modo que es sencillo comprobar la adquisición de esta enseñanza por parte del individuo que la recibe.

¿En quién recae la responsabilidad?

Es fácil delegar responsabilidades en estos términos, sin embargo, resulta fundamental que las tareas recaigan en la persona o institución adecuada con un constante feedback entre padres y escuelas. No se puede dejar de lado el Estado como máximo responsable de ciertos elementos que influyen directamente tanto en la enseñanza como en la educación de los menores.  Este es el caso de la creación de  leyes de protección y amparo  del menor para su seguridad y para la puesta en valor de sus oportunidades de desarrollo.

Los padres tienen la obligación de aportar a sus hijos una educación acorde con sus propios valores, sin embargo, no están exentos de ofrecerles enseñanza a cierto nivel sin necesidad de que se trate de una actividad pautada y evaluada.

Del otro lado, la escuela tiene la máxima responsabilidad en lo referente a la enseñanza y está diseñada para ello. La organización, la presencia de profesionales formados de forma específica y las pautas que dan forma a la escuela, consiguen unos resultados excelentes brindando oportunidades a todos los alumnos. Es fundamental cuidar la calidad de la enseñanza en una sociedad para lograr una población crítica, consecuente y formada. Es también importante mencionar el porcentaje existente de responsabilidad que las escuelas tienen en materia educativa.

No se puede negar que se añade un complemento de gran interés a los valores recibidos en casa, sin embargo, sin esta base previa se hace inviable el buen funcionamiento de ambos ámbitos.

 

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn