×

Que no panda el cúnico

2020-03-01 19:05:50 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El gobierno federal debe ser capaz debe reaccionar y prepararse adecuadamente a la crisis que podría presentarse.


    

[% orquidea_tag %]La llegada del coronavirus COVID-19 en México pondrá a prueba al gobierno de Andrés Manuel López Obrador. No podrá decir que el virus es herencia de los gobiernos pasados o que los neoliberales, conservadores y organismos internacionales que antes, cuando aparecía un virus, callaban como momias, hoy lo gritan como pregoneros.

Sí, es probable que si los mexicanos han sobrevivido al transporte público, a los tacos de suadero de la esquina, al metro Pino Suárez, a los gobiernos priistas, panistas y de Morena, a las playas de Acapulco y los balnearios de Oaxtepec y Tepetongo, el COVID-19 les haga los mandados.

O tal vez, como ha dicho el Presidente, que “la suerte cuenta mucho en la política” para evitar que el coronavirus afecte a la gente, ésta puede cruzar los dedos, encomendarse a todos los santos y cargar sus amuletos.

Pero si esto no funciona, el gobierno debe ser capaz debe reaccionar y prepararse adecuadamente a la crisis que podría presentarse. El problema es que el manejo de crisis no es algo que se le de naturalmente a la administración federal.

Lo primero que tendrían que saber en Palacio Nacional es que para evitar vacíos de información o rumores, deben comunicar de forma permanente y objetiva. 

Para estos fines ¿será suficiente su conferencia matutina para informar y calmar los ánimos de la población? Todo indica que no. El viernes que fueron confirmados los dos primeros casos de coronavirus en el país, tanto el subsecretario de salud, Hugo López Gatell como el mandatario llamaron a la calma: “Serenos, tranquilos, tenemos capacidad para enfrentar esta situación”. Sin embargo, la reacción de mucha gente fue salir a realizar compras de pánico de gel y toallas antibacteriale, así como cubrebocas.

¿Por qué no les creyeron que todo está bajo control y que la enfermedad no es tan letal? Básicamente porque en el ADN de cada ciudadano está la semilla de la desconfianza, que le dice que el gobierno siempre va a exagerar o minimizar un problema para que su imagen no sea afectada. El virus pondrá a prueba la economía. El Presidente ha presumido como un gran triunfo económico —prácticamente el único— que el peso ha sido la única moneda que se ha fortalecido y que se ha apreciado en el mundo. Sin embargo, el viernes el peso cayó frente al dólar. Es probable, además, que la incertidumbre económica en todo el mundo tarde o temprano afecte al país y entonces sí, esos números de crecimiento y pérdidas que tanto disgustan a López Obrador y por consiguiente las minimiza, se convertirán en un infierno.

¿Cómo reaccionará el gobierno a una eventual demanda de medicamentos para atender el COVID-19 si todavía no han podido regularizar el abasto de medicinas? ¿Los hospitales están preparados para atender y contener el avance del virus?

¿El Presidente estará dispuesto a tomar medidas más dolorosas si la situación lo amerita? En la misma mañanera del viernes, el Ejecutivo recordó que en 2009 cuando estaba la crisis de la influenza se prohibieron las reuniones. Él desafió esa recomendación e hizo un evento en Tabasco.

Ha comentado en varias ocasiones que el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón había exagerado y que él no va a paralizar al país. Pero si se diera el caso, como ya ha sucedido en otros países, ¿será lo suficientemente capaz de reconocer que tendrá que recurrir a lo que tanto ha criticado?

Las respuestas se darán con el tiempo. Lo único bueno que tal vez vaya a dejar el Coronavirus es que el subsecretario de Salud recomendó que no haya besos ni abrazos. Ojalá eso sirva para que el Gabinete de Seguridad cambie su plan de abrazos y no balazos y ahora sí combata al crimen.

Vianey Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El Covid-19 en las zonas rurales

2020-07-08 19:30:36 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El Covid-19 en las zonas rurales Todos los días cuando el sol sale y la brisa de la mañana moja las hojas de los verdes campos, cuando los gallos cantan para anunciar el amanecer de un nuevo día, funcionando como un despertador para todos aquellos que habitan las zonas rurales.


    

Aquellos lugares donde el viento recorre las praderas, mientras baila con las hojas de los árboles y llega hasta tocar las ventanas de las casas brindándoles un respirar puro y fresco para comenzar sus actividades diarias, donde los habitantes se conocen y se protegen los unos a los otros para mantener la paz y la armonía de sus pueblos.

El estado de Chihuahua está compuesto en su mayoría por zonas rurales, poblaciones donde los habitantes se conocen y ven por el bienestar de su comunidad. Ante la pandemia del Covid-19 que azota el mundo y sus cifras que van en aumento por los contagios en el nuestro estado, Chihuahua se mantiene estable por sectores en los que no se presentan casos de contagios por Coronavirus en los habitantes. 

Zonas rurales como son: Matamoros, Carichí, Huejotitan, el Tule, Valle del Rosario, entre otros, se mantienen sin casos positivos o activos. Estos sectores no se han visto afectados en su totalidad por la pandemia, a diferencia de las localidades con gran flujo de ciudadanos, ya que son poblaciones pequeñas que no tienen grandes cantidades de habitantes.

Estas poblaciones comenzaron a tomar las medidas de prevención, incluso antes de presentar casos positivos. Medidas como cercos de sanitización en las entras a los municipios; tomando la temperatura, obsequiando gel antibacterial y cubre bocas. Se estableció también por parte de las autoridades municipales un toque de queda: A partir de las ocho de la noche el ciudadano que se encontrara fuera de su casa sería sancionado con una multa o llevado a la prisión municipal para pasar la noche. Los comercios únicamente brindaban su servicio al cliente por medio de una ventanilla o por un pedido anticipado vía telefónica para que pasaran a recoger sus artículos esenciales. 

En las zonas rurales son muy importantes las tradiciones, la cultura y las creencias. Para sus habitantes lo primero es el bienestar de la tierra y de los animales, ya que es su sustento de cada día. Los ciudadanos respondieron de una manera positiva y cooperaron con las autoridades para implementar las medidas de prevención y la sana distancia por el bienestar de su comunidad. 

Ante la llegada de una enfermedad desconocida y el temor que provoca en el mundo por no contar con la cura accesible o una vacuna preventiva, los pobladores toman conciencia y se preocupan por su salud y la de su comunidad. Arraigándose a sus creencias y esforzándose por cumplir debidamente con las indicaciones de las autoridades para sobrevivir a la pandemia y defender su cultura y tradición. Existiendo una esperanza en su interior que los hace levantarse cada mañana para trabajar los campos y soñar con un mejor mañana. Un futuro sin Covid-19, donde los humanos son libres como las aves que vuelan en los cielos azules. Porque como dice el dicho: ”La esperanza es la última que muere”.

Por Lupita Chávez/Activista

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn