×

Lozoya no será suficiente

2020-02-16 10:52:17 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

La periodista y activista Frida Guerrera cuestionó el viernes al tabasqueño. Desencajado, el mandatario no atinaba a responder adecuadamente. La presión lo obligó a dar un “decálogo” que, según él, daba respuestas a los cuestionamientos.


    

[% orquidea_tag %]El feminicidio es un tema que, inexplicablemente, no le gusta abordar al presidente Andrés Manuel López Obrador. Lo impacienta, lo harta, le saca urticaria. Esta semana en dos ocasiones lo demostró.

La primera quedó registrada el 10 de febrero cuando el fiscal general de la República llegó a entregarle a Palacio Nacional 2 mil millones de pesos. Unas osadas e inoportunas reporteras (de esas que no son bienvenidas en las conferencias) le preguntaron a Gertz Manero sobre la eventual desaparición del feminicidio como delito. Después de escuchar sus respuestas el Ejecutivo tomó la palabra para señalar que la nota no era el feminicidio, sino el dinero que se estaba entregando: “Miren, no quiero que el tema sea nada más lo del feminicidio, ya está muy claro…”.

El asesinato de Ingrid Escamilla y la irresponsable publicación de sus fotos volvió a levantar el debate sobre el feminicidio. Ante esto, la periodista y activista Frida Guerrera cuestionó el viernes al tabasqueño. Desencajado, el mandatario no atinaba a responder adecuadamente. La presión lo obligó a dar un “decálogo” que, según él, daba respuestas a los cuestionamientos. Aquí los puntos:

1. Estoy en contra de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones (¿alguien en su sano juicio diría que está a favor?).

2. Se debe proteger la vida de hombres y mujeres, de todos los seres humanos (nomás faltaba que no).

3. Es una cobardía agredir a la mujer (¿en serio?).

4. El machismo es un anacronismo, un acto de brutalidad.

Los siguientes puntos son lo mismo, el amable lector debe entender que no es fácil sacarse 10 puntos de la manga sin recurrir a la repetición: 5. Se tiene que respetar a las mujeres; 6. No a las agresiones a mujeres; 7. No a los crímenes de odio contra mujeres.

8. Castigo a los responsables de la violencia contra mujeres (justo ése es el punto. Hay total impunidad).

9. El gobierno que represento se va a ocupar siempre de garantizar la seguridad de las mujeres (precisamente este punto es en el que ha fallado el gobierno federal y donde se abre el espacio para decir cómo va a lograrlo, cosa que no sucedió).

10. Nuestro compromiso es garantizar la paz y tranquilidad en México (lo cual no ha pasado porque ni siquiera hay una estrategia de seguridad).

Este decálogo tan lleno de lugares comunes pudo haberse fácilmente completado con cinco puntos más: 11. A la mujer no se le toca ni con el pétalo de una rosa; 12. Come frutas y verduras; 13. Toma 2 litros de agua diariamente; 14. Fumar es dañino para tu salud y 15. Si tomas, no manejes.

Evidentemente, ese decálogo no es la política pública que se espera, pero, tan grande es la ceguera y la arrogancia que Comunicación Social de presidencia pensó que era una maravillosa idea ponerle diseño y distribuirlo por todas las redes sociales, como si fueran los 10 mandamientos o los 10 tips para lograr el éxito.

El Presidente no fue el único que resbaló. Claudia Sheinbaum fue solidaria y el mismo viernes, cuando las manifestaciones estaban más encendidas, fue interrogada por los reporteros sobre lo que estaba ocurriendo. La jefa de Gobierno dijo: “Ahorita no”, como si fuera opcional, como si le estuvieran ofreciendo una dona o un refresco. La insensibilidad es contagiosa.

¿Qué le toca hacer al Presidente? Aprovechar la mañanera del lunes para llamar a la secretaria de Gobernación y al Gabinete de Seguridad para explicar qué están haciendo para combatir el feminicidio, de lo contrario ni la captura de Emilio Lozoya ni la rifa del avión serán suficientes para distraer la atención.

Vianey Esquinca/La inmaculada percepción

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El Covid-19 en las zonas rurales

2020-07-08 19:30:36 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El Covid-19 en las zonas rurales Todos los días cuando el sol sale y la brisa de la mañana moja las hojas de los verdes campos, cuando los gallos cantan para anunciar el amanecer de un nuevo día, funcionando como un despertador para todos aquellos que habitan las zonas rurales.


    

Aquellos lugares donde el viento recorre las praderas, mientras baila con las hojas de los árboles y llega hasta tocar las ventanas de las casas brindándoles un respirar puro y fresco para comenzar sus actividades diarias, donde los habitantes se conocen y se protegen los unos a los otros para mantener la paz y la armonía de sus pueblos.

El estado de Chihuahua está compuesto en su mayoría por zonas rurales, poblaciones donde los habitantes se conocen y ven por el bienestar de su comunidad. Ante la pandemia del Covid-19 que azota el mundo y sus cifras que van en aumento por los contagios en el nuestro estado, Chihuahua se mantiene estable por sectores en los que no se presentan casos de contagios por Coronavirus en los habitantes. 

Zonas rurales como son: Matamoros, Carichí, Huejotitan, el Tule, Valle del Rosario, entre otros, se mantienen sin casos positivos o activos. Estos sectores no se han visto afectados en su totalidad por la pandemia, a diferencia de las localidades con gran flujo de ciudadanos, ya que son poblaciones pequeñas que no tienen grandes cantidades de habitantes.

Estas poblaciones comenzaron a tomar las medidas de prevención, incluso antes de presentar casos positivos. Medidas como cercos de sanitización en las entras a los municipios; tomando la temperatura, obsequiando gel antibacterial y cubre bocas. Se estableció también por parte de las autoridades municipales un toque de queda: A partir de las ocho de la noche el ciudadano que se encontrara fuera de su casa sería sancionado con una multa o llevado a la prisión municipal para pasar la noche. Los comercios únicamente brindaban su servicio al cliente por medio de una ventanilla o por un pedido anticipado vía telefónica para que pasaran a recoger sus artículos esenciales. 

En las zonas rurales son muy importantes las tradiciones, la cultura y las creencias. Para sus habitantes lo primero es el bienestar de la tierra y de los animales, ya que es su sustento de cada día. Los ciudadanos respondieron de una manera positiva y cooperaron con las autoridades para implementar las medidas de prevención y la sana distancia por el bienestar de su comunidad. 

Ante la llegada de una enfermedad desconocida y el temor que provoca en el mundo por no contar con la cura accesible o una vacuna preventiva, los pobladores toman conciencia y se preocupan por su salud y la de su comunidad. Arraigándose a sus creencias y esforzándose por cumplir debidamente con las indicaciones de las autoridades para sobrevivir a la pandemia y defender su cultura y tradición. Existiendo una esperanza en su interior que los hace levantarse cada mañana para trabajar los campos y soñar con un mejor mañana. Un futuro sin Covid-19, donde los humanos son libres como las aves que vuelan en los cielos azules. Porque como dice el dicho: ”La esperanza es la última que muere”.

Por Lupita Chávez/Activista

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn