×

¿Coronavirus? Otra agresión del terrorismo biológico

2020-02-11 14:57:34 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El periodista español Patricio Montesinos maneja en su blog la teoría de que el coronavirus pueda ser un germen creado en laboratorios de Estados Unidos, como arma bacteriológica de la guerra comercial desatada por Washington contra China.


    

Montesinos destaca la afirmación del Secretario de Comercio Wilbur Ross, quien sostuvo: «el brote de coronavirus que ha contagiado a miles de personas podría impulsar la economía estadounidense». Pero el alto funcionario fue más allá al aseverar que «ayudará  a acelerar el regreso de empleos a Norteamérica».

 

Las afirmaciones de Montesinos, dice, las hace con base en una serie de agresiones a Cuba por parte de EEUU a través de los últimos sesenta años, con el fin de derrocar gobiernos adversos,  desatar conflictos entre naciones y exterminar poblaciones. Veamos.

 

Una de las primeras víctimas de esa tenebrosa agresión fue el Comandante en Jefe Fidel Castro a comienzos de la Revolución, cuando la Agencia Central de Inteligencia (CIA) diseñó un plan para contaminar un traje de buceo que supuestamente utilizaría el líder cubano.

 

El macabro regalo no fue entregado a Fidel y terminó por ser un acto fallido.

 

Tampoco faltaron los intentos por inocular microorganismos en cigarros puros que fumaría Fidel, a fin de propiciar la caída de su emblemática barba.

 

Luego del fracaso de la invasión por Playa Girón en 1962, la CIA, con el beneplácito del Gobierno estadounidense, puso en ejecución la llamada Operación Mangosta, que incluía entre sus acciones el uso de agentes biológicos y químicos capaces de destruir las cosechas cubanas e incapacitar a los trabajadores agrícolas, fue así que después apareciera el virus patógeno New castle y que obligaron ser sacrificados millones de ejemplares avícolas.

 

Continua Montesinos, de acuerdo con lo planteado por William Turner, ex agente del FBI, y el periodista Warren Hinckle, en el libro “Secretos letales: la guerra de la CIA y la mafia estadounidense contra Fidel Castro y el asesinato de John Fitzgerald Kennedy”, EEUU utilizó la guerra bacteriológica en Cuba durante la administración de Richard Nixon (1969-1974), donde la CIA comprometió a su gobierno en una guerra secreta no declarada e ilegal contra Cuba. Muestra de ello fue el súbito surgimiento y rápida propagación en 1971 de la primera epidemia de fiebre porcina africana, cuyo control y erradicación conllevó a la eliminación de más de medio millón de cerdos”.

Un cable de la agencia UPI, fechado en Washington el 7 de enero de 1977, informó que una fuente no identificada de la CIA reveló haber recibido a principios de 1971 un recipiente que contenía virus, en Fuerte Guglick, base del ejército estadounidense en la zona del Canal de Panamá. El mismo sería trasladado en un pesquero a agentes encargados de operar clandestinamente en Cuba.

La fiebre porcina africana reapareció nuevamente en Cuba en el año 1979. En esa ocasión pudo conocerse que la reinfección tuvo su origen en los alrededores del poblado de Caimanera, muy cerca de la Base Naval de Guantánamo, que EEUU ocupa ilegalmente en territorio cubano.

Otras acciones de guerra bacteriológica sufridas por el pueblo cubano entre la década de los 70 y los años 90 del pasado siglo fueron la introducción deliberada del Moho Azul del tabaco (1971), que afectó severamente la producción de tan importante renglón exportable, la Roya de la Caña (1978), cuyo devastador efecto obligó a desmantelar la casi totalidad de los campos sembrados con la variedad de caña Barbados 4326, de elevados rendimientos agrícolas e industriales; la dolorosa epidemia de dengue hemorrágico (1981), causante de 158 fallecidos, de ellos 101 niños, y la plaga de insectos Thrips palmer que asoló diversos cultivos.

Durante el juicio realizado en la ciudad de Nueva York en 1984 al  agente de la CIA de origen cubano Eduardo Arocena, asentada en el acta en la página 2189, expediente 2-fbi-ny 185-1009, este declaró sin tapujos que la misión del grupo bajo su mando tenía la encomienda de obtener ciertos gérmenes patógenos e introducirlos en Cuba.

Tomado de Granma, Autor: Orfilio Peláez | orfilio@granma.cu

Por: Ernesto Casillas Canales

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

La esperanza de la Vacuna

2020-06-28 13:36:30 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Hace seis meses que el mundo cambió, con la llegada de una enfermedad extraña. El 31 de diciembre de 2019, China reportó 27 casos de neumonía desconocida en Wuhan, provincia de Hubei. Una semana después fue identificado el nuevo coronavirus y nombrado SARS-CoV-2. El virus se empezó a propagar rápidamente en China, para finales de enero del 2020 éste ya había llegado América. El mundo empezó a colapsar y entrar en estado de emergencia con la propagación del Covid-19, el cual comenzó a causar la muerte en los seres humanos. Luego, el número de contagios y de defunciones aumento rápidamente.


    

A consecuencia de estos acontecimientos y la incertidumbre de no conocer el virus y no contar con medicamentos para combatirlo, se desató el caos en el mundo preocupando a la población en general y aún más al personal médico. En enero diversos laboratorios farmacéuticos de todo el mundo comenzaron una carrera contra reloj con la misión de desarrollar vacunas que frenen la pandemia del coronavirus o fármacos que reduzca su mortalidad. Las farmacéuticas realizaron la estimación  que entre 12 y 18 meses se podrá aplicar una vacuna que garantiza la seguridad de la salud. Para que una vacuna sea 100% segura debe de pasar por diferentes fases, la fase clínica (prueba en animales), después se pasa a las pruebas en humanos. Dentro de este proceso, se distinguen cuatro fases. Hasta el momento están en marcha el desarrollo de 136 vacunas, de las cuales diez ya son candidatas para evaluación clínica de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

En la ciudad de Chihuahua la Universidad Autónoma de Chihuahua a través del laboratorio Patogenia Biomédica y Molecular (PABIOM)  de la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas (FMyCB) están colaborando en la realización de pruebas diagnósticas del Covid-19 en tiempo real. Con el objetivo de apoyar a la Secretaría de la Salud a salvar el mayor número de vidas ante la pandemia, en el laboratorio se efectúan pruebas de pacientes para diagnosticar si están infectados del Covid-19. De esta manera benefician a la ciudadanía para que los resultados sean más rápidos y así, prevenir a los pacientes para tomar las medidas adecuadas. 

Hasta el momento están en marcha el desarrollo de 136 vacunas, de las cuales diez ya son candidatas para evaluación clínica de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos datos dan un panorama prometedor para la humanidad, regresando la esperanza de tener una vida similar a la que se tenía, sin durar sumergidos de por vida en la nueva realidad. Quienes se perfilan con la esperanza más prometedora para el desarrollo de la vacuna  son la empresa Moderna y la Universidad de Oxford en Reino Unido. Moderna Inc. desarrolló la vacuna contra el covid-19 llamada mARN-1273, la cual al pasar las diferentes fases arrojó resultados favorables. Hoy se prevé que  la fase tres de la vacuna comenzará en julio, realizando la prueba en 30,000 personas. Por otro lado se encuentra la vacuna ChAdox1nCov-19 desarrollada por la Universidad de Oxford, la cual comenzó la fase tres, realizando pruebas en Sudáfrica y Brasil. Así lo anuncio Sudáfrica este martes, que serán parte del ensayo de la vacuna ChAox1nCov-19 que se aplicara a 2,000 personas. De la misma manera anunció a través de un comunicado el país de Brasil.

Expertos internacionales advierten que si la vacuna resulta eficaz, se distribuirá a nivel mundial en el 2021. La mayoría de las personas se preguntan ¿Cuál será el costo con el que se comercializará la vacuna? Los gobiernos del mundo están hablando de realizar la campaña de vacunación de una forma gratuita, para que toda la población tenga acceso a esta joya tan preciada. Cabe mencionar, que existe la esperanza de frenar esta pandemia y tener la oportunidad de cambiar el mundo aprendiendo de las experiencias que ha dejado esta pandemia, ya que no únicamente ha afectado en la salud, si no también en lo económico y personal.

Por Lupita Chávez

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn