×

Todo listo para que EU y China firmen tregua comercial

2020-01-15 08:09:15 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Los gobiernos de EU y China firman hoy en la Casa Blanca la 'primera fase' de un acuerdo comercial tras meses de disputas e imposición mutua de aranceles


    

WASHINGTON.

Las dos economías más dominantes del mundo, Estados Unidos y China, están listas para firmar hoy una tregua comercial que permitirá a negocios alrededor del planeta recobrar el aliento.

Aunque aranceles por cientos de miles de millones de dólares seguirán vigentes por ambos lados, probablemente hasta que el presidente Donald Trump compita por la reelección en noviembre, parte de la incertidumbre se desvanecerá.

Y justo en el momento en que está a punto de comenzar a ser juzgado en el Senado, Trump podrá clamar victoria con esta "primera fase" del acuerdo que incluye un compromiso de China de aumentar sus compras de cultivos y productos estadunidenses, al menos en el corto plazo.

Eso ha repotenciado los mercados globales en los últimos días, porque deja fuera de la mesa -de momento- la amenaza de nuevos aranceles.

Está cumpliendo todas sus promesas y está construyendo una gran economía para las compañías y los trabajadores estadunidenses", dijo en vísperas de la firma del acuerdo, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Creo que esta primera fase es un paso enorme en la dirección correcta", agregó en una entrevista en la cadena Fox Business.

Pero este miércoles, consultado por CNBC, Mnuchin advirtió que Trump tiene la potestad de elevar los aranceles para garantizar que Pekín cumpla el pacto.

El presidente tiene la habilidad de imponer aranceles adicionales", aseguró.

Los asuntos más difíciles, no obstante, quedaron pendientes de ser resueltos en las negociaciones de la 'fase dos', incluidos los masivos subsidios estatales a las industrias.

E incluso algunos logros del acuerdo llevan la relación al mismo punto donde estaba antes de que Trump asumiera el poder.

‘UNA BUENA NOTICIA’

La primera fase del acuerdo entre Estados Unidos y China es en esencia una tregua comercial, con grandes compras dirigidas por el estado como añadido", aseguró en un análisis la economista Mary Lovely.

La tregua es una buena noticia para Estados Unidos y para la economía mundial", añadió.

Sin embargo, la experta comercial del Peterson Institute for International Economics advirtió que "los impactos se seguirán viendo y se traducirán en un ritmo más lento de inversión y más elevados costos de negocio".

Funcionarios estadunidenses han informado que darán a conocer posteriormente a su firma los detalles del acuerdo que será sellado este miércoles con una ceremonia en la Casa Blanca.

Tras anunciar el acuerdo el 13 de diciembre, Estados Unidos canceló una nueva ronda de aranceles que debían entrar en vigencia un par de días después y prometió reducir a la mitad aranceles del 15% impuestos a sobre 120 mil millones de bienes -como ropa- a partir del pasado 1 de septiembre.

Mnuchin desmintió un reporte de Bloomberg que apuntaba a que el acuerdo inicial podría eliminar más aranceles tras la elección presidencial de noviembre.

Los aranceles permanecerán hasta que haya una fase dos. Si el presidente concreta la fase dos rápido, considerará levantar las tarifas. Si no, no", dijo Mnuchin a Bloomberg TV.

No tiene nada que ver con la elección ni nada más", aseguró.

¿QUÉ DICE EL ACUERDO?

Washington asegura que Pekín accedió a importar, en dos años, 200 mil millones de productos estadunidenses por encima de los niveles de 2017, antes de que Trump lanzara su ofensiva.

Trump ha vendido el pacto como un impulso para el campo estadounidenses, asegurando que China comprará entre 40 mil y 50 mil millones en productos agrícolas.

Los agricultores estadunidenses han sido duramente golpeados por la guerra arancelaria -la exportación de soja a China, por ejemplo, cayó a 3 mil millones de más de 12 mil millones en 2017.

El gobierno dio 28 mil millones de dólares en ayudas a los productores agrícolas en los últimos dos años.

Pero muchos economistas se preguntan si existe la capacidad para cubrir tal demanda.

Y Lovely duda sobre lo apropiado que pueda ser depender tanto del mercado chino.

También significa que podría ocurrir una retaliación china, moderando la voluntad de los agricultores a invertir para cumplir con los elevados objetivos de exportación del pacto", dijo.

Funcionarios estadunidenses y chinos dicen que el acuerdo incluye protección de la propiedad intelectual, aborda los servicios financieros y el intercambio extranjero, a la vez que establece un mecanismo de resolución de disputas.

Trump acusó formalmente en agosto a China de manipular su moneda para tener ventaja comercial y reducir el impacto de los aranceles. Pero esa etiqueta fue eliminada a comienzos de esta semana.

 

El pacto también reinstaura diálogos dos veces al año, que gobiernos anteriores realizaban regularmente pero que Trump eliminó.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Terror en Wuhan, la ciudad aislada del resto del mundo

2020-01-23 11:48:11 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

La metrópolis de 11 millones de habitantes está en el centro de la epidemia que infectó a más de 570 personas -17 de ellas murieron-


    

WUHAN, CHINA

Estaciones de metro cerradas, abastecimiento de urgencia en los supermercados y mascarilla de protección obligatoria. La cuarentena impuesta a los habitantes de Wuhan por el coronavirus ha aislado a esta metrópolis china del resto del mundo.

La metrópolis de 11 millones de habitantes está en el centro de la epidemia que infectó a más de 570 personas -17 de ellas murieron- y que comenzó a propagarse en varios países.

Con la esperanza de contener el mal, las autoridades tomaron una medida radical en la noche del miércoles al jueves y prohibieron cualquier partida en tren, avión o autocar desde Wuhan.

Los habitantes se encuentran atrapados en su ciudad en vísperas del largo año nuevo chino. A lo largo de sus vastas arterias, la metrópolis parece una ciudad fantasma, en la que se observan pocos transeúntes, con la cara cubierta de mascarillas, precaución ahora obligatoria por orden municipal.

"Las estaciones de metro están cerradas, hay poco tráfico, muchas tiendas no abrieron", enumera Adrian. Al igual que sus colegas, a este profesor de francés se le ordenó no abandonar la universidad, salvo para ir a buscar provisiones a un supermercado local. "Algunos clientes tenían uno o dos carritos. Parecía que estaban haciendo provisiones de supervivencia", afirma. 

Se cancelaron las celebraciones de Año Nuevo. En un hotel del centro de la ciudad, los clientes reciben gel desinfectante y tienen que tomar su temperatura. Un establecimiento cercano acaba de cerrar sus puertas. El transporte público sigue estando permitido para llegar a Wuhan, pero pocas personas lo hacen.

"Algunos cambiaron sus planes, pero yo no pues quiero volver a casa", explica Fang, un hombre de 28 años, que acaba de salir de Shanghai a bordo de un tren de alta velocidad con destino al epicentro del virus. 

-Azafatas con mascarillas-

A bordo de un vuelo que sale de Pekín, sólo unos 30 pasajeros, en su mayoría originarios de Wuhan y su región, están rodeados de azafatas con la cara cubierta por una mascarilla. Varios de ellos aseguran a la AFP que no tienen miedo del virus y que están dispuestos a permanecer encerrados varias semanas.

A su llegada, el aeropuerto de Wuhan está casi desierto, la gran mayoría de las tiendas están cerradas y las alfombrillas de equipaje están vacías. Una empleada confiesa que no sabe cuándo se cerrará formalmente el aeropuerto. "Ni siquiera sé a qué hora terminaré el trabajo porque la situación es cambiante", precisa.

 

 

Al enterarse de la cuarentena, la gente, "al borde de las lágrimas", pide ayuda en las redes sociales. "Nos faltan alimentos y productos desinfectantes, necesitamos recursos adicionales", escribe un internauta. "Tenemos la sensación que es el fin del mundo".

Después de parecer ignorar el brote del mes pasado, los habitantes reaccionaron repentinamente esta semana, cuando se descubrió que el virus podía transmitirse entre humanos. "Hace dos días que no salgo", declara a la AFP un habitante llamado Mao, explicando que salió por última vez para comprar una mascarilla respiratoria a un precio prohibitivo de 50 yuanes (6 euros). "La persona detrás de mí compró todo lo que quedaba", añade.

En un vídeo difundido en las redes sociales, una joven novia de una ciudad vecina celebra su boda con una máscarilla en la cara. Explica que todos los invitados de Wuhan deben sentarse en la misma mesa.

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn