×

¿Quién nos robó a esa mujer guerrera?

2019-11-03 10:56:24 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Algo, no poco, se derrumbó en la imagen del gobierno López Obrador la noche de este viernes al circular videos en los que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, festeja marrullerías políticas con Jaime Bonilla, flamante gobernador de Baja California


    

Hace declaraciones sobre el “maravilloso” nuevo régimen en el estado y, en un forzado intento de adulación, expresa su certeza de que va a “pervivir” una reforma local para dotar a la nueva administración no de los dos años por los que fue electa, sino cinco, como dicta una reforma del Congreso local lograda a base de sobornos y extorsiones a diputados y líderes de partidos. ¿Qué le ocurrió al personaje considerado el rostro más respetable de la Cuarta Transformación, símbolo de rectitud y legalidad?, fue la pregunta que desde las primeras horas de ese día recorre al país en una ola de frustrada indignación. Porque alguna vez creímos que existía otra Olga Sánchez Cordero.

Hubo una época, hacia 2006, en la que siendo ministra de la Corte, ella compartió con sus cercanos haber sentido una especie de náusea, política y humana, al discutir con el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, sobre el violento desalojo en el poblado de Atenco, que trajo una brutal vejación de un grupo de mujeres por parte de policías estatales.

Hubo una Sánchez Cordero que participó en las protestas estudiantiles de 1968, durante de las cuales fue brevemente encarcelado un integrante de su círculo familiar. Con ese episodio a cuestas, a los 24 años de edad, junto a su esposo y con tres hijos pequeños, dejó el país para estudiar en Londres. Desde muy joven decía que su abuela la había enseñado a ser una guerrera.

Fue profesora universitaria, la primera mujer en ganar una notaría en concurso de oposición, magistrada y, durante 10 años y hasta 2015, ministra del máximo tribunal. Luego tuvo los arrestos para ser diputada constituyente en la Ciudad de México, tras lo cual, entusiasmada, buscó una senaduría, que logró, y en el camino se le atravesó la invitación presidencial para ser la primera titular de Gobernación en la historia.

Hay quien ha escrito que su sentido de justicia le fue inspirado por su padre, el destacado civilista y popular catedrático universitario Jorge Sánchez Cordero, fundador de una dinastía de notarios. En 1953 llevó de la mano a su hija Olga, entonces de seis años, a presenciar por primera vez una elección. Se trataba de una contienda para designar la asamblea estudiantil de la Facultad de Derecho.

La representación del alumnado había estado secuestrada por una mafia conocida como “Los Pistoleros”. Pronto la presión de un cambio se abrió paso. A la presidencia estudiantil llegó Porfirio Muñoz Ledo, llevando como vicepresidente a Miguel de la Madrid. Se asegura que ello ameritó un festejo en la casa de los Sánchez Cordero. Si la niña Olga aprendió algo ese día, al parecer ya se le olvidó.

Cuando en la Corte parecía haber alcanzado el cénit de su carrera, la entonces ministra Sánchez Cordero tuvo en 2005 en su escritorio una propuesta de sentencia que echaba por tierra la intentona del gobierno de Fox para desaforar al entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, como lo pretendían el entonces presidente Vicente Fox y su secretario de Gobernación, Santiago Creel.

Votó por otras resoluciones a favor de los derechos de las mujeres, sobre el aborto y para la libertad de Florence Cassez. Nadie prestó atención entonces a las aparentes contradicciones de la respetada ministra; su pertenencia a un acaudalado despacho de notarios, las versiones de negociaciones inconfesables con su colega Arturo Zaldívar, hoy presidente de la Corte, en el citado caso Cassez (que el escritor Jorge Volpi revela en su libro Una novela criminal).

Tampoco le hizo mella la historia reciente de su penthouse en Houston, o el manejo de su doble sueldo. Pero esa madrugada en Mexicali, hablando (sin saberlo) durante una reunión que era transmitida en vivo por redes sociales, desnudó un doble lenguaje que marcará a la administración López Obrador. Y exhibirá a Sánchez Cordero como una heroína de barro. Surge la pregunta: ¿Cómo perdimos a esa guerrera…, o ella en verdad nunca existió?

El Universal

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Las mañaneras

2019-11-10 20:44:31 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Ante todo esto, ¿vale la pena continuar con las conferencias de prensa de la mañana?


    

Una conferencia de prensa es una actividad en la que una institución o persona convoca a los medios para darles información y responder las dudas que lleguen a surgir. Las conferencias de la mañana del presidente Andrés Manuel López Obrador han revolucionado este concepto porque no están hechas para responderle a los medios, sino para hablarle a los seguidores del mandatario.

Estos ejercicios mañaneros por lo regular son de 7 a 9 de la mañana, lo cual sería suficiente para aclarar las dudas de los reporteros, pero el Presidente se ha vuelto especialista en quemar el tiempo utilizando en ocasiones hasta 40 minutos en contestar alguna pregunta. Por eso no extrañan mañaneras como las del jueves pasado, donde en casi dos horas sólo respondió preguntas de cinco reporteros, incluyendo las de sus fanáticos.

Otra especialidad que ha adquirido el Ejecutivo es que cuando no quiere abordar algún tema incómodo le da la palabra a sus incondicionales, quienes le preguntan del beisbol, lo felicitan por algún magnífico programa, o le cuentan la historia de alguna comunidad apartada donde existe algún problema ancestral que no se ha resuelto, lo que le da tiempo al Presidente para hablar largo y tendido de Juárez, Díaz, Huerta, Zapata o cualquier héroe nacional.

De igual manera, las respuestas del tabasqueño se han vuelto monotemáticas. A cualquier pregunta sobre el mal desempeño económico del país, llámese nulo crecimiento económico, caída en el consumo interno, desplome en la industria de la construcción o automotriz, el mandatario invariablemente responderá que lo importante es el desarrollo y no el crecimiento; que él tiene otros datos y que se están dispersando fondos en beneficio de los pobres, como no se hacía antes; que la inflación se mantiene a la baja, las remesas de los paisanos a la alta y que el peso es la moneda que más se ha fortalecido.

Si la pregunta es sobre los altos índices de violencia o inseguridad, la respuesta del Presidente será que su estrategia es garantizar el bienestar de la población, que incluye que no haya corrupción, que se fortalezcan los valores en lo cultural, en lo moral y en lo espiritual; que no se enfrente la violencia con violencia. Dirá que se llegó al extremo porque se abandonó al pueblo, a los jóvenes, por quienes nunca se hizo nada, sólo decirles ninis, y que se desintegró a la familia.

Ante la opinión de cualquier persona que no piense como él o lo desmienta dirá que respeta su opinión, pero no la comparte, que tiene toda la libertad para expresarse y manifestarse, pero que él… y aquí viene la respuesta que será tan belicosa o dócil dependiendo de si es un adversario político o el Presidente estadunidense.

Por supuesto habrá frases que nunca faltarán como las de: “No somos iguales, que no me confundan porque eso sí calienta”, “nos dejaron un cochinero” o “la peor herencia que nos dejaron”, “hay que mover a este elefante cansado traumático”, “como nunca antes se está… (ponga la respuesta que quiera)” y siempre se culpará al pasado neoliberal de que no haya más avances. 

Ante todo esto, ¿vale la pena continuar con las conferencias de prensa de la mañana? De entrada no hay de otra, el Presidente ha centrado la comunicación del gobierno federal en su figura, pero además se ha convertido en la única manera donde, cada vez más, los medios comienzan a detenerlo cuando comienza a declarar imprecisiones, por decir lo menos y lo confrontan. Algunos dirán que deberían respetar la envestidura presidencial, otros que el que se lleva se aguanta. Lo que es un hecho, es que es un ejercicio inédito donde se revelan de manera muy clara las habilidades y carencias de todos los asistentes.

Vianey Esquinca/ La Inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn