×

Pozole, la comida más nutritiva en fiestas patrias

2019-09-13 16:22:22 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Este platillo no sólo es el favorito para estas fechas, sino que también resulta ser el más saludable.


    

CIUDAD DE MÉXICO

De origen prehispánico, el pozole no solo es el platillo principal de nuestras fiestas patrias, sino el más sano y nutritivo de esta temporada.

Además de la proteína que se obtiene de la carne de puerco y del pollo, los granos de maíz que se utilizan para prepararlo, aportan carbohidratos, hierro, potasio, magnesio y fibra.

La lechuga, los rábanos, el orégano y hasta el chile con el que se acompaña, nos brindan vitaminas A, E y C, además de fibra.

LAS RECOMENDACIONES

En entrevista para Excélsior, Yoshio Tomita Cruz, director de la Clínica Mexicana de Bariatría y Cirugía Estética (Climeba), explicó que para aumentar los beneficios de comer pozole, es importante que con moderación, el consumo de proteína siempre sea mayor, al consumo de los granos del maíz pozolero.

Si tenemos un pozole debe haber una buena cantidad de carne de pollo o carne de cerdo, en segundo plano los granitos de maíz. Un plato sería lo ideal”, señaló.

La lechuga, los rábanos y el orégano son indispensables y los podemos comer en cantidad libre, agregó.

Es importante tener en cuenta que cuando nos sentamos a comer, es recomendable empezar con alimentos ricos en proteína, es decir, al comer cualquier tipo de carne, nos va a llegar la saciedad, se nos quitará el hambre y así evitaremos comer otros alimentos que tengan más calorías, como los tacos o las quesadillas fritas.

El pozole es un alimento perfecto, porque al consumirlo con moderación nos brinda muchos nutrientes. Las tostadas las colocaría en segundo lugar, pero en un consumo moderado, una o dos tostadas”, comentó.

Guisados como la tinga o la pata también son saludables. Los chiles en nogada, de preferencia se deben comer sin capear, dijo.

Con respecto a la crema y el queso, hay que tratar que sean lo menos industrializados que se pueda, incluso si son artesanales, estaría mucho mejor. Pero insisto lo que debemos tener presente es un equilibrio en nuestra alimentación”, detalló Yoshio Tomita.

 

POZOLE SÍ, DULCES NO

El también académico del Instituto Politécnico Nacional (IPN) añadió que lo que debemos evitar, no solo en estas fiestas patrias, sino en nuestra dieta diaria, es el consumo de alimentos fritos, altos en grasas, postres, bebidas azucaradas e incluso de alcohol, por los daños que causan en nuestro metabolismo, como por ejemplo obesidad, diabetes y triglicéridos y colesterol altos.

En estas fiestas, debemos también hidratarnos. Desayunar y comer bien, para que a la hora de la cena, o a la hora que vayamos a comer el pozole, evitemos un atracón por no haber comido en todo el día”, dijo.

Se sugiere no tomar postres, y si lo hacemos que sea en una porción moderada y ocasionalmente, agregó.

Y aunque estemos sanos, lo que sí nos puede dañar y sobre todo a personas diabéticas o con sobrepeso u obesidad, es el consumo de bebidas azucaradas y de bebidas con alcohol, que deterioran mucho la salud.

De nada servirá comer un buen pozole, saludable y nutritivo, si lo voy a acompañar con tequila o con refrescos. Lo ideal sería tomar solo agua natural”, indicó el médico bariatra, Yoshio Tomita.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Cinco frases que siempre has dicho mal y quizá no lo sabías

2019-11-25 07:34:02 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

En Las malas lenguas, Juan Domingo Argüelles recopiló cientos de pleonasmos y sinsentidos del español que todos hemos pronunciado alguna vez.


    

Convencido de que la gente habla y escribe mal, Juan Domingo Argüelles reunió más de 600 páginas de redundancias, barbarismos y sinsentidos en el libro Las malas lenguas (Océano, 2018).

"Todos cabemos en este costal —explica Juan Domingo en la introducción—, pero algunos podemos y queremos salir de él".

Por eso reunimos aquí algunos de los ejemplos que recogió en su libro, con su respectiva explicación.

Cita previa

No hay citas que no sean previas, asegura Argüelles, pues el sustantivo femenino cita se refiere al "señalamiento, asignación de día, hora y lugar para verse y hablarse dos o más personas", o bien a la "reunión o encuentro entre dos o más personas, previamente acordado", según el Diccionario de la RAE.

Por otro lado, el adjetivo previo, según María Moliner, "se aplica a lo que precede y sirve de preparación a algo".

Esta expresión redundante tiene su origen en el español culto, puesto que es utilizada especialmente por profesionistas y hoy ha infestado incluso a las publicaciones impresas.

 

Descuido humano

La expresión no tiene sentido para explicar un accidente, escribe Juan Domingo.

Los descuidos son siempre humanos. Descuido es un sustantivo que significa "omisión, negligencia o falta de cuidado", pero también "olvido o inadvertencia".

Puede argumentarse que se utiliza en oposición a "falla técnica", pero es que incluso una falla técnica se puede tratar de un descuido, pues si un automóvil se queda sin frenos y ocasiona un accidente mortal es porque hubo alguien que no lo llevó al servicio mecánico o, si lo llevó, el encargado de atender esto lo hizo con negligencia, es decir con descuido.

Es una tontería hablar de "descuidos o errores humanos" en el contexto en el que siempre se usan: accidentes y problemas ocasionados por negligencia, inadvertencia, omisión, exceso de confianza, olvido o idiotez.

 

Lucir deslumbrante o lucir mal

Podemos decir que alguien "luce despampanante", pero no "deslumbrante", pues el verbo intransitivo lucir tiene dos acepciones principales: "brillar, resplandecer" y "sobresalir, aventajar".

También funciona como verbo transitivo, con el significado de "iluminar, comunicar luz y claridad" o bien "llevar a la vista, exhibir lo que alguien se ha puesto, normalmente como adorno".

En cuanto al adjetivo deslumbrante, hay que decir que deriva del verbo deslumbrar, cuyas acepciones son: "ofuscar la vista o confundirla con el exceso de luz"; "dejar a alguien confuso, admirado"; "producir gran impresión con estudiado exceso de lujo".

Deslumbrar y lucir son prácticamente sinónimos, por lo tanto la expresión lucir deslumbrante es una redundancia.

¿Puede alguien lucir mal? Por supuesto que no. Se trata de un oxímoron involuntario que da como resultado una barrabasada. Nadie puede "lucir" o "deslumbrar" en un sentido negativo.

 

Ojalá Dios quiera

Ojalá es una interjección del español que proviene del árabe hispánico que se traduce literalmente como "si Dios quiere" y que, de acuerdo con la RAE, "denota vivo deseo de que suceda algo". El disparate consiste en que al decir y escribir ojalá ya está implícito y expresado el sentido literal de "si Dios quiere".

Según Argüelles, se trata de un desbarre lo mismo culto que inculto.

 

Puño cerrado

No hay puños abiertos ni puños cerrados, lo que hay es, simplemente, puños. La mano cerrada es ya un puño y si la abrimos, deja de serlo. Juan Domingo consigna un ejemplo que demuestra que los dislates afectan hasta a los maestros del lenguaje:

El gran poeta Rafael Alberti, cuando retornó de España después de un largo exilio, declaró lo siguiente:

"Me fui con el puño cerrado y vuelvo con la mano abierta".

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn