×

Conoce lo que los frutos secos pueden hacer por tu salud

2019-09-02 19:39:18 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Una investigación presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología destaca que comer frutos secos se asocia con un menor riesgo de ataque cardiaco


    

CIUDAD DE MÉXICO.

Comer frutos secos al menos dos veces por semana se asocia con un riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular un 17 por ciento más bajo, según una investigación presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología ESC 2019, que se celebra en París junto con el Congreso Mundial de la especialidad.

Los frutos secos son una buena fuente de grasa no saturada y contienen poca grasa saturada --dice el autor del estudio, el doctor Noushin Mohammadifard del Instituto de Investigación Cardiovascular Isfahan, Irán--. También tienen proteínas, minerales, vitaminas, fibra, fitoesteroles y polifenoles que benefician la salud del corazón. Los estudios europeos y estadounidenses han relacionado los frutos secos con la protección cardiovascular, pero hay evidencia limitada a la Región del Mediterráneo Oriental".

Este estudio examinó la asociación entre el consumo de frutos secos y el riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte en la población iraní. Un total de cinco mil 432 adultos mayores de 35 años sin antecedentes de enfermedad cardiovascular fueron seleccionados al azar de las zonas urbanas y rurales de los condados de Isfahan, Arak y Najafabad.

La ingesta de frutos secos, incluidas las nueces, almendras, pistachos, avellanas y semillas, se evaluó en 2001 con un cuestionario de frecuencia de alimentos validado.

Los participantes o familiares fueron entrevistados cada dos años hasta 2013 sobre la existencia de eventos cardiovasculares y muerte. Los resultados específicos investigados fueron enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, enfermedad cardiovascular total, muerte por cualquier causa y muerte por enfermedad cardiovascular.

Durante una mediana de seguimiento de 12 años, hubo 751 eventos cardiovasculares (594 enfermedades coronarias y 157 accidentes cerebrovasculares), 179 muertes cardiovasculares y 458 muertes por todas las causas.

Comer frutos secos dos o más veces por semana se asoció con un riesgo 17 por ciento menor de mortalidad cardiovascular en comparación con el consumo de frutos secos una vez cada dos semanas. La conexión fue sólida incluso después de ajustar los factores que podrían influir en la relación, como la edad, el sexo, la educación, el tabaquismo y la actividad física.

Las pautas de la ESC recomiendan 30 gramos de frutos secos sin sal por día como una de las características de una dieta saludable, al tiempo que señalan que la densidad energética de los frutos secos es alta.

Los frutos secos frescos crudos son los más saludables --agrega el doctor Mohammadifard--. Deben estar frescos porque las grasas insaturadas pueden oxidarse en frutos secos rancios, haciéndolos dañinos. Se puede saber si los frutos secos están rancios por su olor a pintura y sabor amargo o agrio".

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Educación y enseñanza, ¿conoces la diferencia?

2020-07-08 02:06:33 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Resulta muy común confundir estos dos términos utilizándolos como sinónimos. En realidad, se trata de conceptos íntimamente relacionados que, en diversos ámbitos, llegan a fusionarse


    

Sin embargo, al hablar de educación y de enseñanza no se hace referencia exactamente a lo mismo, existen unas diferencias notables y es conveniente tenerlas en cuenta para aplicarlas también como es debido.

Lo cierto es que resulta frecuente dejar en manos de las escuelas todo lo que concierne a la enseñanza y a la educación pero, en términos lingüísticos, es importante saber la diferencia y utilizar cada vocablo del modo correcto.

¿En qué se diferencian?

· Educar. En este caso hablamos del proceso de acompañamiento de una persona para ayudarle a formar un espíritu crítico con el que encarar el mundo. No se trata de adoctrinar ni inculcar ideas férreas sobre ningún tema, más bien se estimula la creatividad de la persona y se potencian sus capacidades para enfrentar los problemas de la vida a base de soluciones propias. La intención de este acompañamiento es la transmisión de valores positivos como el esfuerzo, la empatía, el respeto, la convivencia, así como la comprensión de los derechos y deberes de cada persona.

· Enseñar. Este término hace referencia a la práctica de transmitir conocimientos y sabiduría. La enseñanza se suele programar de antemano y organizar de forma ordenada por niveles que se adapten a las capacidades y potenciales de niños y adultos en función de su edad. Los conocimientos transmitidos son evaluados de forma periódica de modo que es sencillo comprobar la adquisición de esta enseñanza por parte del individuo que la recibe.

¿En quién recae la responsabilidad?

Es fácil delegar responsabilidades en estos términos, sin embargo, resulta fundamental que las tareas recaigan en la persona o institución adecuada con un constante feedback entre padres y escuelas. No se puede dejar de lado el Estado como máximo responsable de ciertos elementos que influyen directamente tanto en la enseñanza como en la educación de los menores.  Este es el caso de la creación de  leyes de protección y amparo  del menor para su seguridad y para la puesta en valor de sus oportunidades de desarrollo.

Los padres tienen la obligación de aportar a sus hijos una educación acorde con sus propios valores, sin embargo, no están exentos de ofrecerles enseñanza a cierto nivel sin necesidad de que se trate de una actividad pautada y evaluada.

Del otro lado, la escuela tiene la máxima responsabilidad en lo referente a la enseñanza y está diseñada para ello. La organización, la presencia de profesionales formados de forma específica y las pautas que dan forma a la escuela, consiguen unos resultados excelentes brindando oportunidades a todos los alumnos. Es fundamental cuidar la calidad de la enseñanza en una sociedad para lograr una población crítica, consecuente y formada. Es también importante mencionar el porcentaje existente de responsabilidad que las escuelas tienen en materia educativa.

No se puede negar que se añade un complemento de gran interés a los valores recibidos en casa, sin embargo, sin esta base previa se hace inviable el buen funcionamiento de ambos ámbitos.

 

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn