×

ROSITA PALACIOS

2019-07-17 07:23:03 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Cuenta Martín Luis Guzmán en su formidable libro Memorias de Pancho Villa, que cuando éste estuvo detenido en la Prisión Militar de Santiago Tlatelolco de la CDMX, fue confinado a una pestilente crujía donde había mucha inmundicia y pestilencia.


    

De su peculio mandó limpiarla, blanquearla y pintarla de aceite. Luego compró una cama y un colchón, luego una alfombra, luego unas sillas y otros muebles. 

Citamos textual lo que Villa le contó a unos de sus biógrafos, de donde extrajo la narración que nosotros le compartimos a usted. Puro chal.

 —De ese modo, dedicando cada día mi pensamiento y mi acción a lograr cada una de aquellas cosas pequeñas, con el mismo impulso con que antes me había dedicado al logro de cosas grandes, al poco tiempo ma maravillaba yo de ser dueño de unas habitaciones de lujo.

—Pensaba yo: ¿“Estará en mi destino hallar en la cárcel mi mayor comodidad”?

— Porque así es la vida nuestra, es decir, la vida de los hombres que nos vemos en el trance de luchar por la grande causa del pueblo: en el triunfo de la acción todo queda a nuestro arbitrio y podemos despreciarlo, mientras que en los sinsabores de la desgracia, negándosenos todo, nada nos satisface. 

— Como al principio el jefe de aquella prisión, un coronel de nombre Sardaneta, que luego fue cambiado por otro nombrado Mayol, tenía órdenes rigurosas de no permitirme visitas, yo entonces no tenía ninguna, o casi ninguna. 

 — Según creo, aquella era una muy grande injusticia, supuesto que a otros presos: generales, jefes, oficiales y soldados de tropa, el dicho director sí les consentía que amigos y parientes los visitaran. 

 — Pero luego las cosas cambiaron para mí y pronto y empecé a tener quien me visitara. Y después, alargándome en las licencias de aquel nuevo trato, conseguí que pasara a verme a mis habitaciones una muchacha nombrada Rosita Palacios, que era persona de muy buenos modales y que alivió mucho la dureza de mi soledad.

 — Aquella Rosita me hizo objeto de muy amables atenciones. 

Las dichas atenciones nos las deja el maestro Guzmán a nuestras fértiles imaginaciones. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

RUTINA. LA GRINGA. BOLA. DUDA. ANTROS.

2019-08-23 15:56:22 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Bajo la mirada de púgiles de antaño como Luis Alvarado, Mike Heredia, Martín Sandoval, Ultiminio Ramos, Mantequilla Nápoles, Gerardo Venzor, ante los viejos carteles de las funciones de la Plaza de Toros Silverio Pérez, con el olor a sudor clásico de los gimnasios, al grito de “tiempo”, en el ruido de los guantazos a peras y costales, con el médico de ring Luis Ricardo Gallegos y su hija Andrea haciendo sombra y luego una sesión de guantes, se fue la tarde de ayer, una más, en el gimnasio de box Hermanos Delgado, templo local de ese deporte, sitio que es lugar de trabajo y casa de Raúl Delgado Modesto, el veterano ex Campeón Nacional de Peso Medio, que ha dedicado más de media vida a encarrilar por el camino del correcto a generaciones de chamacos.


    

Hubo la tarde de ayer un plus inesperado: sobre el techo se empezó a escuchar el anhelado sonido de la lluvia, lo que provocó que alumnos y maestro salieran un rato a ver llover. Animados por el espectáculo del fin de la larga canícula y el inicio de la ansiada temporada de agua del cielo,  frescos, sonrientes y con un segundo aire, volvieron a la rutina tan felizmente interrumpida. Una tarde más.

 

Diálogo no tan improbable entre la gringa que fue la cuidad de México a dar una conferencia y su desconfiado esposo.   

 

—Darling, voy a la ciudad de México a dar una charla a la Policía Federal. 

 

—Watch out, Jane. Te pueden robar algo.

 

—Forget, my love. Eso se acabó. Allá ya todos son very happy.  

 

  Al día siguiente. 

 

—I´m hère. Oyes, préstame tu celular. Me clavaron el mío.

 

— Got damm. 

 

El lunes en la madrugada, o sea a eso de las 11, Bertha Tarango protestará como Presidente de la Comisión de Asuntos Históricos de Delicias. La solemne juramentación, como decían las invitaciones de antaño, tendrá verificativo en el salón de Cabildo ante el alcalde actual, fungiendo como testigos quienes lo han antecedido en el cargo. Nueva etapa en la vida de la activa organización. Veremos y diremos, como se dice en estos días beisboleros, qué tanto trae en la bola el relevo de la añorada Argelia Silva.

 

No, pos sí. El Fiscal Peniche debe aclarar el origen, centavo a centavo, del total que le costó la casa que está construyendo o reconstruyendo, que para el caso es lo mismo, en fifí fraccionamiento capitalino. Los tiempos que corren no están para abrir la puerta a sospechosismos. Que ocurrencias la suyas dar pie a la  duda, sobre todo con el puesto que ocupa. Por nuestra parte, metemos las manos al fuego por él. Las de otros, se sobre entiende. 

 

By. El lunes, cuando volvamos a leernos, será otro día. Por esta semana ha sido todo. En tanto, aproveche el fin como mejor le plazca. A manera de guías oficiosos de turistas, le recordamos que contamos con varios museos, con juegos de beis de alta calidad, como es la pelota que se está jugando en el Campeonato Estatal, con puestas teatrísticas a escoger con motivo del Fech, con restaurantes al alcance de bolsillos modestos y no tanto, con librerías surtidas y no tanto, con presas a medio llenar pero de vistas majestuosas, con antros esos sí muy bien surtidos.  Usted sabrá para dónde gana.Quiénes somos para meternos en sus gustos y preferencias.A lo único que modestamente aspiramos es a orientarlo por el camino del bien.Lo de los antros es opcional.   

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn