×

¿Subiste de peso? Dormir con la tele o la luz prendida podría ser la razón

2019-06-11 14:12:35 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Algunos hábitos a la hora de dormir son más dañinos de lo que crees


    

Los malos hábitos de sueño son bastante comunes y es probable que nadie se salve de tener al menos uno a lo largo de su vida. ¿O vas a decir que tú nunca revisas el celular antes de dormir o que jamás dejas prendida la tele?  

El problema es que aunque no te des cuenta, estos pequeños comportamientos causan estragos en tu salud y hablando específicamente de la costumbre de dormir con la televisión o la luz prendida, un estudio encontró que esto aumenta las probabilidades de que las mujeres aumenten de peso. 

El estudio realizado por las investigadoras Dale Sandler y Yong-Moon Mark Park del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud y el Medio Ambiente, en Carolina del Norte, realizó una encuesta a casi 4 mil mujeres y llevó un seguimiento de 5 años, tiempo en el que se hicieron preguntas sobre el lugar de residencia (ambiente rural o urbano), nivel de ingresos y peso.  

 

A partir de los primeros datos, las mujeres fueron clasificadas según su nivel de exposición a la luz artificial durante la noche; esto incluía las luces que podrían entrar por una ventana, pequeños focos de aparatos dentro de la habitación, televisión y focos encendidos. 

Fue así que al analizar los datos, las investigadoras encontraron que las voluntarias expuestas a luz artificial durante el sueño, tuvieron 17% más probabilidades de subir 5 kilos o más durante el lapso del estudio. 

¿Qué tiene qué ver la luz con el peso?

Aunque es bien sabido que si quieres bajar de peso el descanso es tan importante como el ejercicio, quizá la relación de la luz con todo esto no parezca muy clara. 

Resulta que la luz podría actuar como un factor de estrés crónico que interrumpe la liberación de las hormonas que se encargan de regular la ingesta de alimentos y el ritmo cardiaco. 

Por otro lado, la exposición prolongada a la luz artificial hace que los relojes internos de nuestro cuerpo se alteren. 

Ahora que lo sabes, busca bloquear cualquier entrada de luz al lugar en donde duermes, no sólo por el peso sino por tu salud en general. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Una madre no recupera su sueño perdido hasta 6 años después de tener un bebé: estudio

2019-08-15 10:47:11 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Con la llegada de un bebé comienza un mundo de experiencias nuevas y de aprendizajes. La rutina se modifica por completo y eso incluye, lógicamente, las horas de sueño.


    

Los ciclos de sueñode los bebés no son los mismos que los adultos. Según una encuesta de The Independent, los padres que recién tienen un bebé duermen un promedio de 4 horas y 45 minutos por noche.

El sueño ya no es el mismo

Un estudio descubrió que tener un bebé afecta negativamente los patrones de sueño de los nuevos padres durante años, y según comentaron, el impacto en el sueño puede durar seis años.

Los investigadores analizaron los patrones de sueño de más de 4600 padres alemanes que tuvieron un hijo entre 2008 y 2015 para un estudio publicado en la revista Sleep.

Según los investigadores, las madres perdieron más de una hora de sueño cada noche durante los primeros meses. En los primeros tres meses, los papás durmieron 15 minutos menos.

Seis años más tarde, las madres seguían durmiendo 20 minutos menos, mientras que a los padres todavía les faltaban 15 minutos. El Dr. Sakari Lemola, del Departamento de Psicología de la Universidad de Warwick, dijo que el sueño de una madre se veía más afectado que el de los padres.

«Las mujeres tienden a experimentar más trastornos del sueño que los hombres después del nacimiento de un hijo, algo que refleja que las madres aún son las principales en el rol de cuidadora», dijo el especialista.

El estudio señaló que los padres primerizos sintieron más los efectos del cambio de sueño, en comparación con los padres que ya tenían otros hijos. Según el estudio, los ingresos económicos altos en el hogar y factores psicosociales, como ser dos en vez de un padre soltero, no parecían generar ninguna «protección» contra estos cambios en el sueño después del nacimiento del bebé.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn