×

BONANZA. DURO. HUELLA. GUARDIA. SALONES. COTTO. DISPUTA.

2019-05-16 07:51:19 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Mala pata. En cuanto se fue de Delicias le empezó a ir mal al doctor Narro, aspirante a dirigir el PRI nacional. Le llovieron golpes de varios frentes, evidenciando una gran división en la otrora poderosa cúpula tricolor. A tal grado llega la crisis, que no faltan quienes digan que en las elecciones próximas no estará pelando por el triunfo sino para no perder el registro


    

De acuerdo a reciente encuesta, el gobernador de Chiapas, al que le dicen almito por su cercanía con López Obrador, iría muy adelantado, de ahí que los padrinos y simpatizantes del ex Rector de la UNAM mucho tendrán que trabajar para sacarlo adelante. Trabajar, no sólo salir en la foto y asistir a comidas cerradas, exclusivas, cortando a la militancia, como hacían cuando eran tiempos de bonanza. 

Lo dicho ayer en este su espacio: las cosas en la UACH están de mírame y no me toques a causa de la terquedad del rector, que a chaleco quiere una renovación del plan de studios con un tronco común a varias carreras durante dos semestres y unir a algunas facultades como una sola. Lo dicho ayer: le saltaron duro y a la cabeza tanto alumnos como profesores de Derecho, donde son expertos en eso de reventar rectores. Lo que nos faltaría, una revolución universitaria luego de tantos años de paz y estabilidad. 

Como estaba programado sucedió: ya está Manuel Villanueva en la presidencia del Consejo de Estacionómetros. En dupla con Maluly Gómez, la eficiente administradora, tendrá que esforzarse para igualar y superar la buena huella que dejó su antecesor, el hoy regidor Daniel Torres. Ciclos.

1.63 hombres, 1.50 mujeres. Así, chaparritos, de 23 a 30 años de edad, quieren a los futuros integrantes de la Guardia Nacional. Desde ayer se notó un incremento en la campaña de reclutamiento en toda la región. Quienes sean aceptados tendrán como destino el Estado de México, donde recibirán capacitación. Haga fila.

Por fin, luego de tantos pujidos, ya es constitucional la Reforma Educativa marca 4T. Envalentonados porque se salieron con la suya en varios rubros, sobre todo en materia de evaluación, los profesores del CNTE salen con la condición que para llevarla bien con el gobierno no deberán hacerle caso al  SNTE, su enemigo a muerte. Ambos sindicatos seguirán en lo suyo, en la grilla y las marchas, en tanto los alumnos seguirán como hasta ahora, fuera de los salones durante los largos meses que sus mentores se la pasan protestando. 

Firme para el día 28 la visita a Delicias del gran Miguel Angel Cotto, el ex púgil boricua que tanta gloria dio al buen boxeo. Vendrá acompañado del también  boxeador en el retiro Gerardo Venzor Terrazas y su yerno Héctor Soto, dirigente de Cotto Promotions, la empresa del cuádruple campeón mundial.Su agenda abarca la firma de un joven valor del pugilato deliciense, la exploración de Delicias y la capital del Estado como probables sedes de funciones de alcance mundial, así como otras actividades que atendrá nuestro ilustre visitante y su equipo de trabajo. Pocos deportistas tan destacados han pisado estas latitudes. 

En Meoqui, donde cualquier cosa puede pasar, como decía el colega Fidel Díaz Leyva, los panistas andan alborotados, pues empezaron el movimiento y las ambiciones con miras a la renovación del comité municipal. Lo que sobran son aspirantes, de ahí que la disputa estará tensa, buena y con emociones. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

LA LEY DE VILLA

2019-07-19 07:53:59 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Va un pequeño pasaje del gran libro de Martín Luis Guzmán acerca de Pancho Villa, ahora que estamos en plena cabalgata anual.


    

 —La primera noche de nuestra estancia en Juárez cogieron preso a un jovencito de nombre Paredes, que según me dijo el licenciado Neftalí Amador era colorado.

— Como, además, aquel muchachito llevaba encima la culpa de ser hijo de un grande enemigo nuestro, que nos había hecho entregas y persecuciones, algunos hombres revolucionarios me decían que al dicho joven sí era deber mío mandarlo fusilar.

— Me razonaban ellos: 

— Justo es, mi general, que el padre pague de este modo los daños que aquí hemos sufrido por su causa. 

— Y es lo cierto que yo, no sabiendo cómo contestar aquellas quejas nacidas de la razón, pero poco dispuesto a quitar la vida al dicho jovencito, ordené que el fusilamiento se quedara para el día siguiente; y a la otra mañana mandé llamar a Juan N. Medina y le dije:

— Usted, señor coronel Medina, que tanto de habla de los prebostes y sus papeles, encárguese de un muchacho colorado que cayó anoche prisionero, pues conforme a los hombres revolucionarios de aquí, parece conveniente fusilarlo. 

— Y luego de hablar con aquel muchacho, volvió Medina y me dijo: 

— Mi general, este muchacho no es colorado ni azul. Apenas acaba de criarse hombre. A lo que creo, no ha cometido más crimen que ser hijo de su padre; pero la verdad es que a los hijos no puede hacérseles pagar las culpas de sus padres, y eso está en ley. 

— Le dije yo:

— ¿Eso está en la ley, amiguito? 

— Él me contesta:

— Sí, mi general, eso está en la ley. 

— Y yo entonces vi en aquellas palabras de Juan N. Medina la razón que andaba buscando para no fusilar al dicho jovencito, por lo que llamé a los que pedían esa muerte y les expliqué por qué no podía ordenarla. Es decir, que hice entrega del muchacho a la madre y a la hermana, que me lo reclamaban con lloros, y hasta ordené que le dieran doscientos dólares y que lo llevaran con una escolta al puente internacional y allí lo pusieran libre.

Pues es la verdad que el dicho jovencito andaba de suerte ese día. Porque tres años después, el viernes santo de 1919, en Parral, el anciano José de la Luz Herrera y sus hijos Melchor y Zeferino no corrieron con igual fortuna. A los  tres ordenó asesinarlos en el panteón y sus cuerpos fueron colgados de un mesquite. Luego, en Torreón Luis, también hijo de don José de la Luz, fue acribillado inerme, sacado del hotel donde descansaba, arrastrado a la calle y ahorcado en un poste, donde lo dejaron podrirse. Sed de sangre saciada sobre ellos  por ser padre y hermanos del general Maclovio, quien en su derecho había defeccionado de la División del Norte.

¿Estaba en la ley?

En una parodia de La Paloma, la centenaria canción cubana, alguien cantó este verso:

 Si a tu ventana llega 

 Maclovio Herrera

  Ábrele con confianza 

  La casa entera. 

¿Le abrirían a Villa?

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn