×

SECTARIOS. RELEVO. COTTO. REFUERZOS. FIESTA. JUEGO.TALENTO.

2019-05-14 07:39:17 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

¿Pues qué parte de “ya no” es la que no entienden ? Nos referimos a los repetitivos errores que cometen los llamados dirigentes del PRI local, que una vez más la regaron: luego de que asistieron al encuentro dominguero con el doctor Narro, se fueron a amurallar al rancho de Fernando Baeza, dejando a la militancia afuera, que les reclama el gesto de desaire, que no la ausencia de invitación, pues a decir de muchos, para nada la necesitan, ya que no andan eso eso por hambre, sino por mística partidista.Los 15, 20,30 que asistieron, en números redondos, son los únicos que les vendrán quedando.


    

No por esperada dejó de ser sorpresiva la renuncia de César Jáuregui a la Secretaría General del Gobierno del Estado. Tanto la habían mencionado hasta que se hizo realidad. Es, creemos, una pérdida sensible para la administración de Javier Corral, pues su presencia le daba solidez política  e intelectual al aparato estatal, como hombre de grandes alcances que es. Imponía el equilibrio tan necesario es esto días de estridencia y bizarra lucha, en que un día sí y otro también se presentan problemas que requieren lo que al renunciante le sobran: mano izquierda, trato amable, de seda, conocimiento y relaciones. Veremos y diremos qué tal pinta su relevo, que al menos de entrada ha dicho que viene a aportar no ha polarizar.

El próximo día 28 está programada la visita de Miguel Angel Cotto, el gran ex pugilista portorriqueño, triple ex campeón mundial. Estará entre nosotros a invitación de otro ex boxeador, Gerardo Venzor, con el que mantiene una cercana amistad y tratos de negocios en la empresa promotora de dirige, Cotto Promotions. Explorarán la posibilidad de organizar funciones de boxeo de gran calado, asociados con grupos televisivos norteamericanos, aprovechando las condiciones de la plaza y las facilidades tecnológicas modernas para su transmisión global.

Primero en Juárez, luego en la Capital. En ambas ciudades se han mencionada delitos como robo y homicidio supuestamente cometidos por inmigrantes centroamericanos. Si con los nacionales no podemos, imagínese que les lleguen refuerzos. 

La presentación de la revista y el libro de lujo acerca del aniversario 70 de la presa de las Vírgenes ha sido programada para el día 28, como parte de las festividades que organiza la Presidencia Municipal de Rosales. El acto se desarrollará en La Nogalera, el famoso centro de diversión que está a la entrada de la cabecera municipal. Las obras, cuya edición fue gestionada por el diputado Chuy Valenciano ante el Congreso del Estado, son de la autoría del licenciado Carlos Gallegos, Cronista de Delicias, quien ha sido invitado por la alcaldía rosalense para que participe en la programación de la fiesta.

Al que ya traen de encargo es a Juan Carlos Loera, el super. No hay día en que no de de qué hablar, ya sea por errores de sus cientos de subordinados en la entidad, o por resbalones, piales que se pone él mismo. No sabe manejar las redes y seguido resbala dando pie a la crítica. No se da abasto para defenderse, aunque como en los casos de Parral y Guachochi, por mencionar los más recientes, en los que exhibieron pruebas de irrefutable nepotismo y favoritismo, no pudo alegar nada, por más que trató de negar algo que le demostraron con datos del mismo gobierno que representa. Fuego amigo y exterior por sacar la cabeza con tanta antelación descubriendo su juego político, con el Gobierno del Estado como meta. 

Gran homenaje el tributado ayer en el teatro que lleva su nombre al dramaturgo, director y actor Manuel Talavera Trejo. Recordado por sus paisanos a través de la puesta en escena de una de sus obras y con otras manifestaciones artísticas magníficamente logradas, su memoria sigue viva entre quienes lo conocieron y admiraron su talento. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

LA LEY DE VILLA

2019-07-19 07:53:59 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Va un pequeño pasaje del gran libro de Martín Luis Guzmán acerca de Pancho Villa, ahora que estamos en plena cabalgata anual.


    

 —La primera noche de nuestra estancia en Juárez cogieron preso a un jovencito de nombre Paredes, que según me dijo el licenciado Neftalí Amador era colorado.

— Como, además, aquel muchachito llevaba encima la culpa de ser hijo de un grande enemigo nuestro, que nos había hecho entregas y persecuciones, algunos hombres revolucionarios me decían que al dicho joven sí era deber mío mandarlo fusilar.

— Me razonaban ellos: 

— Justo es, mi general, que el padre pague de este modo los daños que aquí hemos sufrido por su causa. 

— Y es lo cierto que yo, no sabiendo cómo contestar aquellas quejas nacidas de la razón, pero poco dispuesto a quitar la vida al dicho jovencito, ordené que el fusilamiento se quedara para el día siguiente; y a la otra mañana mandé llamar a Juan N. Medina y le dije:

— Usted, señor coronel Medina, que tanto de habla de los prebostes y sus papeles, encárguese de un muchacho colorado que cayó anoche prisionero, pues conforme a los hombres revolucionarios de aquí, parece conveniente fusilarlo. 

— Y luego de hablar con aquel muchacho, volvió Medina y me dijo: 

— Mi general, este muchacho no es colorado ni azul. Apenas acaba de criarse hombre. A lo que creo, no ha cometido más crimen que ser hijo de su padre; pero la verdad es que a los hijos no puede hacérseles pagar las culpas de sus padres, y eso está en ley. 

— Le dije yo:

— ¿Eso está en la ley, amiguito? 

— Él me contesta:

— Sí, mi general, eso está en la ley. 

— Y yo entonces vi en aquellas palabras de Juan N. Medina la razón que andaba buscando para no fusilar al dicho jovencito, por lo que llamé a los que pedían esa muerte y les expliqué por qué no podía ordenarla. Es decir, que hice entrega del muchacho a la madre y a la hermana, que me lo reclamaban con lloros, y hasta ordené que le dieran doscientos dólares y que lo llevaran con una escolta al puente internacional y allí lo pusieran libre.

Pues es la verdad que el dicho jovencito andaba de suerte ese día. Porque tres años después, el viernes santo de 1919, en Parral, el anciano José de la Luz Herrera y sus hijos Melchor y Zeferino no corrieron con igual fortuna. A los  tres ordenó asesinarlos en el panteón y sus cuerpos fueron colgados de un mesquite. Luego, en Torreón Luis, también hijo de don José de la Luz, fue acribillado inerme, sacado del hotel donde descansaba, arrastrado a la calle y ahorcado en un poste, donde lo dejaron podrirse. Sed de sangre saciada sobre ellos  por ser padre y hermanos del general Maclovio, quien en su derecho había defeccionado de la División del Norte.

¿Estaba en la ley?

En una parodia de La Paloma, la centenaria canción cubana, alguien cantó este verso:

 Si a tu ventana llega 

 Maclovio Herrera

  Ábrele con confianza 

  La casa entera. 

¿Le abrirían a Villa?

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn