×

Toro se deja limpiar las lágrimas y torero lo mata

2019-05-13 11:56:40 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El torero limpió las lágrimas del bovino con un pañuelo que sacó de su chaqueta minutos antes de matarlo


    

El también llamado 'genio de la Puebla', José Antonio Morante Camacho, limpió las lágrimas del toro que minutos después se dispuso a matar en un acto que fue calificado por millones de personas como "hipócrita" y "sádico". 

El hecho ocurrió el pasado 10 de mayo, aunque recientemente se viralizaron los clips que revelan el momento exacto en que el torero se percata de que el bovino sufre y llora al tener banderillas clavadas en el lomo, y este saca un pañuelo de su chaqueta para limpiarle los ojos.

Caballero o hipócrita

Dicho gesto recibió los aplausos de quienes se encontraban presentes en la plaza, calificándolo como una muestra de "caballerosidad". No obstante y tras la divulgación de los imágenes, el español fue etiquetado como un "psicópata". 

La polémica en contra de Morante Camacho, por otro lado, fue contrarrestada por varios especialistas que explican, se trató de un simple adorno en la tauromaquia que ha sido aplicado por otros profesionales como el mundialmente conocido como 'Cúchares' (Francisco Arjona Herrera).

Tauromaquia, un deporte de odio y ¿amor?

Este es uno de los muchos casos que se suman al debate diario entre las personas que luchan por poner fin a este deporte y las que piensan que incluso podría ser catalogado como una obra de arte. 

En medio de las discusiones se han destacado casos como el de mexicano Luis David Adame, que padeció la cornada de un toro en el escroto durante una corrida en Querétaro; y el de Hilda Tenorio, también mexicana que sufrió fractura maxilar, lesión en el paladar y una laceración de 5 centímetros en el labio.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

¡Al borde de la eliminación! Tri Sub-20 fue humillado por Japón

2019-05-26 09:35:47 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Los nipones llegaron a cuatro unidades, mientras que México necesita un auténtico milagro para avanzar a la siguiente fase.


    

México cosechó su segunda derrota del Mundial Sub20, al caer 3-0 ante Japón y quedó al borde de la eliminación de Polonia 2019. Tras un inicio alentador, El Tri perdió por completo el rumbo y cayó de forma absolutamente merecida frente a un equipo rápido y muy bien organizado.

Durante diez minutos, parecía que México tenía para mucho más en el partido. El Tri arrancó manejando bien el balón y rápidamente generó dos opciones muy claras.

En la primera Lainez dejó solo a De la Rosa, quien reventó su disparo en el portero, y en la segunda Macías aprovechó un pase largo, pero perdió un tiempo y su tiro fue rebotado.

A partir de ahí, fue un festival japonés. Ciertamente, la lesión de Roberto Meraz, al minuto 20, influyó. El equipo había apostado a jugar con un 4-3-1-2, con Lainez por detrás de De la Rosa y Macías, pero con la salida de Meraz y la entrada de Tony Figueroa, cambiaron al 4-3-3 que ya había fracasado ante Italia, de nuevo con pésimos resultados. Mientras se hacía el cambio, Japón se fue al frente.

Un pase filtrado le botó en el área a la defensa mexicana y Miyashiro resolvió sin mayor problema al segundo poste. Había sido la primera clara japonesa, y a partir de ahí generaron varias más, contra una selección nacional que se convirtió en un caos absoluto a partir del tanto.

La crítica en México seguramente se centrará en los jugadores de ataque, pero lo cierto es que el principal problema de esta Sub20 es de media cancha para atrás.

César Orona, un central habilitado de contención, no sólo sufrió con los mediocampistas rivales sino que perdió cuanto balón pasó por sus pies. Los centrales dejaban recibir una y otra vez a los delanteros japoneses con varios metros de colchón. Las bandas eran avenidas de donde llegaban innumerables centros.

Si a eso se le suma que, por alguna razón, México intentaba construir a partir de disparatados pases largos del capitán, Gilberto Sepúlveda, defensa central, se pueden entender las razones de la debacle de hoy. 

Y, mentalmente, ni hablar. El equipo se derrumbó por completo tras el primer gol. No se escuchaban gritos dentro de la cancha, más que cuando los jugadores se reclamaban entre ellos. No hubo respuesta de ninguna parte y las consecuencias están en el marcador. 

Tras el resultado, México necesita golear a Ecuador y esperar una combinación de resultados para avanzar pero, más que eso, tras lo visto hoy, parece que el objetivo será tener un partido decoroso para evitar un desastre histórico para una selección nacional en un mundial. 

mediotiempo.com

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn