×

DELIRIO. CUENTAS. LUCHA. ELEVADOR. NUBE. FLOJO. CAMINO. ROLLO.

2019-04-18 08:43:42 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

En un delirio de creatividad permanente, el escritor y pintor deliciense Alfredo Espinosa Aguirre continúa distinguiéndose como uno de los principales y más destacados autores contemporáneos


    

Sus novelas, sus ensayos, sus artículos semanales, sus pinturas coloridas y en general la originalidad y calidad de su producción artística, tanto pictórica como literaria, le han apartado en vida un lugar de privilegio en el concierto artístico no sólo de Chihuahua, sino de México. 

Gran operativo de vigilancia la que se ha implementado en la sierra con motivo de la Semana Santa, temporada de afluencia turística de todo el mundo.El Gobernador del Estado, coordinado con la federación y los municipios, se encarga de que por eso, por vigilancia, no quede, a fin de que las cuentas finales sean blancas.

Siguen las reacciones por el desayuno clasista y cerrado organizado antier en la capital del Estado por Reyes Baeza, funcionario del Comité Nacional del PRI. No le han dejado hueso sano en una crítica directa y sin tapujos: esos actos elitistas son en gran medida los causantes de que el tricolor se encuentre donde se encuentra: en el tobogán de las preferencias electorales.  Si conociera la mitad de las reacciones adversas que su acto provocó, seguramente se olvidaría de seguir con sus pretensiones de ser diputado. Así, lo único que está logrando es quemar al doctor Narro, con quien lo identifican en la lucha por la dirigencia nacional. 

Muy avanzado el trabajo de la construcción de los sanitarios en la Presidencia Municipal de Cuauhtémoc. Porque aunque parezca increíble, el inmueble, que lleva el nombre de Ignacio Romo, no tiene este servicio elemental para las docenas de usuarios que a diario lo quieren. Pequeños grandes detalles que el alcalde Tena se encarga de subsanar para beneficio de quienes tienen que acudir a solventar algún asunto o solicitar los servicios propios de una alcaldía. Hasta un elevador para discapacitados y adultos mayores será instalado.

En el video que subió ayer a la nube, Ismael Pérez Pavía, Alcalde de Meoqui, presume de una cabecera municipal limpia, ordenada, segura, tan diferente al infiernillo que fue hace unos años. 

El que se salió fue Carlos Burruel. Mandó hacer una encuesta a modo y no les dejó nada a los otros aspirantes a la candidatura panista al Gobierno del Estado. Maru, Madero, Mata, cualquiera, le vino flojo: ni un voto les regaló. Ni por cortesía.

En otra del super desayuno de La Casona, Alejandro Cano se dijo ingresado en ser candidato del PRI al Gobierno del Estado. Nada nuevo: van varias veces que lo intenta. Con tan magra convocatoria como los comensales de los que lo rodeó Reyes, camino de senos es lo que le esperaría. Va tronchado.

Sigue el show. Tardíamente, la síndica Juanita salió a medios a medio aclarar el asunto de la revisión a algunas guarderías. Se tiró al suelo la señora, tratado de apelar al género para paliar el lío, mostrando una débil defensa desde el punto de vista jurídico, siendo que el rollo es cien por ciento político. Como que al ordenar la revisión no le midió bien, de ahí que se haya metido en un berenjenal que en nada beneficia a nadie. Puro rollo. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

LA LEY DE VILLA

2019-07-19 07:53:59 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Va un pequeño pasaje del gran libro de Martín Luis Guzmán acerca de Pancho Villa, ahora que estamos en plena cabalgata anual.


    

 —La primera noche de nuestra estancia en Juárez cogieron preso a un jovencito de nombre Paredes, que según me dijo el licenciado Neftalí Amador era colorado.

— Como, además, aquel muchachito llevaba encima la culpa de ser hijo de un grande enemigo nuestro, que nos había hecho entregas y persecuciones, algunos hombres revolucionarios me decían que al dicho joven sí era deber mío mandarlo fusilar.

— Me razonaban ellos: 

— Justo es, mi general, que el padre pague de este modo los daños que aquí hemos sufrido por su causa. 

— Y es lo cierto que yo, no sabiendo cómo contestar aquellas quejas nacidas de la razón, pero poco dispuesto a quitar la vida al dicho jovencito, ordené que el fusilamiento se quedara para el día siguiente; y a la otra mañana mandé llamar a Juan N. Medina y le dije:

— Usted, señor coronel Medina, que tanto de habla de los prebostes y sus papeles, encárguese de un muchacho colorado que cayó anoche prisionero, pues conforme a los hombres revolucionarios de aquí, parece conveniente fusilarlo. 

— Y luego de hablar con aquel muchacho, volvió Medina y me dijo: 

— Mi general, este muchacho no es colorado ni azul. Apenas acaba de criarse hombre. A lo que creo, no ha cometido más crimen que ser hijo de su padre; pero la verdad es que a los hijos no puede hacérseles pagar las culpas de sus padres, y eso está en ley. 

— Le dije yo:

— ¿Eso está en la ley, amiguito? 

— Él me contesta:

— Sí, mi general, eso está en la ley. 

— Y yo entonces vi en aquellas palabras de Juan N. Medina la razón que andaba buscando para no fusilar al dicho jovencito, por lo que llamé a los que pedían esa muerte y les expliqué por qué no podía ordenarla. Es decir, que hice entrega del muchacho a la madre y a la hermana, que me lo reclamaban con lloros, y hasta ordené que le dieran doscientos dólares y que lo llevaran con una escolta al puente internacional y allí lo pusieran libre.

Pues es la verdad que el dicho jovencito andaba de suerte ese día. Porque tres años después, el viernes santo de 1919, en Parral, el anciano José de la Luz Herrera y sus hijos Melchor y Zeferino no corrieron con igual fortuna. A los  tres ordenó asesinarlos en el panteón y sus cuerpos fueron colgados de un mesquite. Luego, en Torreón Luis, también hijo de don José de la Luz, fue acribillado inerme, sacado del hotel donde descansaba, arrastrado a la calle y ahorcado en un poste, donde lo dejaron podrirse. Sed de sangre saciada sobre ellos  por ser padre y hermanos del general Maclovio, quien en su derecho había defeccionado de la División del Norte.

¿Estaba en la ley?

En una parodia de La Paloma, la centenaria canción cubana, alguien cantó este verso:

 Si a tu ventana llega 

 Maclovio Herrera

  Ábrele con confianza 

  La casa entera. 

¿Le abrirían a Villa?

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn