×

Entendiendo a AMLO

2019-04-07 16:43:28 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

La semana pasada, el Presidente de México dio a conocer que quien presidiría la Guardia Nacional sería un militar en activo.


    

Empresarios, organizaciones sociales, políticos, inversionistas, calificadores y una parte de la sociedad se preguntan todos los días ¿cuál será la siguiente decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador? ¿con qué saldrá ahora? ¿qué persona, poder, institución, empresa o medio de comunicación debe ponerse a temblar?

Entender al mandatario es muy fácil, sólo hay que ser matemático para responder el siguiente acertijo: piense en un número, súmele 3, multiplíquelo por 2, réstele 8, divídalo entre dos y el resultado será el tema que abordará el mandatario.

Ahora, si los números no se le dan al amable lector, podría aplicar el refrán de: botellita de Jerez, todo lo que me digas será al revés. Piense algo y todo lo contrario será realidad en la 4ª Transformación.

Para muestra, un botón. Si pensaba que las personas propuestas para ser comisionados de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) eran unos ineptos y que no tenían credenciales para ocupar esa posición tan especializada, bastaba sólo con pedir que cambiara la terna para que López Obrador hiciera lo contrario.

No, no era la primera vez que el Senado rechazaba alguna propuesta presidencial, pero no hay precedente de candidatos cuya falta de idoneidad fuera tan clara y tan expuesta.

En anteriores sexenios se criticaba su falta de autonomía, su relación con el poder. Hoy, no sólo están ligados al gobierno, sino que también son unos ignorantes.

Ahora, si los partidos de oposición pensaban que se habían salido con la suya respecto a la Guardia Nacional, ternuritas, no contaban con la astucia del Presidente.

La semana pasada dio a conocer que quien presidiría esta institución sería, oh, sí, un militar en activo. Adiós intención de hacerla civil.

El primer morenista se saldrá con la suya como lo ha hecho en el 99.9% de las decisiones que toma. En esta ocasión ni siquiera hubo consulta ciudadana que confirmara su decisión de militarizar la seguridad, no hizo falta. Fue determinante simplemente porque le dio la regalada gana.

La última de la semana fue decidir que la Suprema Corte de Justicia de la Nación era demasiado independiente para dejarlo pasar.

De lo que se trata es, como en los mejores momentos priistas, someter al poder judicial, vulnerar su autonomía y poder controlarlo, y ¿qué mejor manera de abrir a nuevos ministros el abanico?

Unos que por supuesto, al igual que la CRE, respondan a los intereses del gobierno federal. ¿Por qué? Se preguntará el respetable, ¿por qué no? Responderá López Obrador.

Así pues, cualquier decisión presidencial será diametralmente distinta a lo que dice la oposición, la que llama prensa fifí, las organizaciones sociales o cualquier persona que esté en su contra.

Tal vez, lo único que olvida el mandatario, que, como lo comentó Ana Cristina Ruelas, directora de Artículo 19 en el informe anual de esta organización, el Presidente gobierna para todos, para los aliados y los detractores, para los que están a su favor y en su contra.

Es decir, para todos, les guste o no a los morenistas.

Por Vianey Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Las caídas de Morena

2019-04-14 18:26:02 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El gobierno federal se ha lavado las manos de las huelgas que han ido surgiendo a lo largo del país en empresas y universidades.


    

Inicia la Semana Santa en la que se recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Al que le ha tocado llevar la cruz de sus declaraciones es al subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien después de decir que la refinería Dos Bocas no iba a ser construida o que habría tenencia generalizada en todo el país fue castigado con el látigo de su desprecio por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien le enmendó la plana y lo desmintió.

No ha sido el único, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, casi fue crucificado cuando dijo que no se había encontrado evidencia de corrupción en lo que sería el NAIM, lo cual fue corregido también por el mandatario.

Los empresarios han padecido un verdadero calvario después de la cancelación del NAIM y de los contradictorios mensajes que se envían en las conferencias mañaneras del mandatario, en las que se genera todo menos certeza y el viacrucis continúa para miles de mexicanos que no observan una disminución en los índices de violencia.

Ni hablar de caídas, se han registrado varias y de todo tipo: la cancelación de las estancias infantiles, dejar sin empleo a miles de personas en el gobierno federal, no pagarles a los médicos de los hospitales públicos y la de haberle exigido disculpas al gobierno español y al Vaticano por los agravios de la Conquista. La más reciente caída fue la del subsecretario de Turismo, Simón Levy, quien de plano se bajó de la Cuarta Transformación.

También se ha representado muy bien el papel de Poncio Pilatos, pues el gobierno federal se ha lavado las manos de las huelgas que han ido surgiendo a lo largo del país en empresas y universidades.

Las traiciones también se dan entre los discípulos de López Obrador.

Aunque los morenistas se reúnen para compartir el pan y el vino, bajo la mesa se están dando con todo en el gobierno, Congreso y partidos.

 ¿Quién se venderá por unas monedas?

Eso sí, el gobierno federal ha sido piadoso y ha puesto (varias veces) la otra mejilla ante las bravuconadas del presidente estadunidense Donald Trump. Además, debe reconocerse que el mandatario tabasqueño es experto en resurrecciones. Resucitó a Manuel Bartlett, a Napoleón Gómez Urrutia y hasta a Elba Esther Gordillo. Todo mundo los daba por muertos, y hoy están vivitos y coleando.

Lo que no deberá esperarse es que se celebre este Domingo de Ramos en la Cuarta Transformación, porque después de lo que pasó el viernes pasado en la conferencia de prensa, donde el periodista Jorge Ramos encaró al Ejecutivo, quedaron prohibidos los ramos de todo tipo.

Vianey Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn