×

Brunei

2019-03-30 06:31:44 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Es Inconcebible castigar a alguien por su orientación sexual y juzgarlo con el mismo rigor que a un violador.


    

El alcance del Islam o cuando la religión es fundamento para decisiones de Estado. Lapidazos hasta morir por ser homosexual o cometer adulterio. También para los violadores. Pero ésta será la realidad para los musulmanes radicados en Brunei. La monarquía absoluta, hoy al mando de Hassanal Bolkiah, aprobó una ley que entra en vigor este miércoles. A partir de esta fecha, los castigos para sodomitas —aún descalifican con este adjetivo— aumentan. La Edad Media, la barbarie, auspiciada por Game of Thrones, es una realidad en algunas partes del mundo.

Y estas leyes son palomeadas por personajes que mucho tienen que ver con el retrato que se hace desde la ficción cuando se habla de figuras autoritarias. Ostentosos y millonarios a costa de su pueblo. Bolkiah tiene 5 mil autos deportivos y de lujo; es dueño de una cadena de hoteles, como The Beverly Hills Hotel en Los Ángeles; posee la residencia privada más grande del mundo, de sólo 200 mil metros cuadrados. Hombres sospechosos de abusos de todo tipo, más aún cuando se habla de aquéllos que permite la normalización de la violencia de género: Shannon Marketic, exMiss EU, quien presentó una denuncia de abuso sexual en su contra en una corte de California. Líderes que limitan la libertad de expresión: cada año, los medios de comunicación del país deben renovar su permiso para mantener su operación, además de realizar un depósito de cien mil dólares y de conocer el riesgo de prisión en caso de divulgar lo que el sultán considera como noticia falsa.

Es la realidad, la nueva realidad de Brunei. Y no es que antes gozara de libertades, jamás ha sido así; pero sorprende en 2019 que los pasos sean hacía atrás y no en la dirección esperada. Además de las leyes contra la comunidad LGBT, también endurecieron los castigos contra los ladrones: el primer robo les costará una mano, el segundo un pie. No existe la voluntad de mejorar las condiciones de vida ni las políticas públicas. Lo único que desea el gobierno de Brunei es controlarlo todo: el poder, el dinero, con quiénes se relacionan sus ciudadanos... imponer su moral, porque el sultán no lo entiende como una postura personal, sino un mandato que depende únicamente de él.

Si pensamos en Venezuela como un país secuestrado por la voluntad de una sola persona, el mundo nos enseña que el autoritarismo tiene extremos más peligrosos. En Brunei, no son sólo los servicios y, en resumen, el futuro, el que está en riesgo; es la libertad de ser, de desarrollar la propia personalidad. Inconcebible castigar a alguien por su orientación sexual; abominable juzgarlo con el mismo rigor que a un violador. Es la brecha que existe en el mundo. Es el peligro de dotar a un solo hombre con la libertad de decisión. Repito: Brunei es el ejemplo perfecto de cuando la religión es fundamento para decisiones de Estado. En 2019 esperábamos estar mucho muy lejos de ello.

Por: Yuriria Sierra/Nudo gordiano

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

He’s back

2019-06-20 08:52:03 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El nombre de Enrique Peña Nieto se ha escuchado cada vez con más frecuencia cuando se habla de procesos judiciales. Si durante su sexenio las leyes le dieron tranquilidad respecto a investigaciones como la de la Casa Blanca, ahora el panorama no parece serle tan favorecedor.


    

Habrá creído que lo único que sabríamos de él sería lo referente a su vida personal. Su nueva novia, su divorcio. Las bodas a las que asiste. Detalles personales de su vida después de Los Pinos. Nada dentro del terreno político escandaloso, acaso sólo sus desmentidos sobre los lujos que, dijeron, se había llevado a España. Sin embargo, el nombre de Enrique Peña Nieto se ha escuchado cada vez con más frecuencia cuando se habla de procesos judiciales. Si durante su sexenio las leyes le dieron tranquilidad respecto a investigaciones como la de la Casa Blanca, ahora el panorama no parece serle tan favorecedor. Será que en los hilos que se tejen en las sombras pocas lealtades mantiene fijas.

La Fiscalía de Chihuahua ya puede poner la lupa sobre él, determinó ayer la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La decisión fue unánime. La Segunda Sala modificó la suspensión que impedía indagar a Peña Nieto y a su gabinete por su participación en la llamada Operación Zafiro, mediante la cual siete gobiernos estatales desviaron más de 650 millones de pesos a empresas fantasma del PRI. La autoridad estatal podrá proceder en su contra, siempre que no se trate de delitos del orden federal.

Es un primer aviso. O uno que viene apenas como un foco rojo tras los señalamientos que se han hecho del expresidente en los últimos días. Apenas el lunes pasado, El Universal publicó sobre una investigación en Estados Unidos en contra del expresidente por un supuesto soborno en la compra-venta de Fertinal, la empresa de fertilizantes que le está sacando canas verdes a Emilio Lozoya Austin, el exdirector de Pemex. Y aunque el expresidente negó no sólo la acusación, sino también la investigación, alegando que se trata, otra vez, de un acto de mala fe, lo cierto es que su tuit no calla ninguno de los señalamientos que hay sobre él. Qué mejor ejemplo que lo decidido por la SCJN.

A esto habrá que agregarse lo expresado por la defensa de Lozoya Austin respecto a que su cliente es víctima de una persecución política de parte de Peña Nieto. “Como director general de Pemex no se mandaba solo, él tenía por encima, y así lo prevé la ley de Pemex, un Consejo de Administración que era el que autorizaba todas las operaciones de cierta envergadura y el Consejo estaba formado por el secretario de Hacienda, de Energía, la Contraloría, y yo no puedo creer que el presidente Peña no era informado de las decisiones que tomaba el Consejo...”, expresó Javier Coello Trejo.

Lo que viene en el caso Lozoya parece ser una batalla de su palabra contra la de los implicados que se vayan sumando a la causa. Pedro Joaquín Coldwell, el funcionario de Energía mencionado, ya pidió ser llamado a declarar por el caso Fertinal. Calificó de honorables a los exintegrantes del Consejo de Administración de Pemex. Él también es otro sobre quien está la lupa de la Fiscalía General de la República.

Lo que veremos a corto plazo, al parecer y más aún si alguno de los investigados llega a ser detenido, es una batalla de señalamientos. Lo que sea para sacudirse las denuncias y todo aquello que no se puede resolver con un tuit.

Yuriria Sierra/Nudo gordiano

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn