×

La cerveza no engorda: estudio

2019-03-29 16:16:19 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Lejos de ser una mal aliada para nuestra salud, la cerveza es una bebida natural que puede aportar al organismo nutrientes positivos con un nivel bajo en calorías, concluyó un estudio de la Asociación Italiana de Malta y Cerveceros, AssoBirra.


    

La cerveza no te engorda y es buena para la salud, sólo debe consumirse con moderación, según la investigación denominada “Los italianos y la cerveza”.

Lejos de la imagen de ser un líquido sin calidad, la cerveza es una bebida natural, poco calórica y que “aporta a nuestro organismo sustancias útiles, nutritivas y energéticas”, indicó la investigación publicada por el periódico La Repubblica.

Fresca, fácil de digerir y con efectos antioxidantes, la cerveza está compuesta por un 90% de agua, contiene minerales como potasio y magnesio y microelementos como el zinc, selenio y vitaminas solubles en agua ( B2, B3 y ácido fólico), pero también fibra y poco alcohol, detalló el estudio.

Todos estos elementos contenidos en la cerveza, si se consume con moderación, aportan sustancias nutritivas con bajo contenido calórico. Un vaso de cerveza tiene menos de 85 kilocalorías, una cantidad inferior respecto a otras bebidas de consumo cotidiano.

La mala fama de esta bebida alcohólica se deriva por el hecho de que “en algunos países del norte de Europa se combina con platos muy ricos y grasos o se toma en grandes cantidades”.

“Por el contrario, el consumo moderado en el contexto de una dieta correcta y equilibrada, como la Mediterránea, hace que la cerveza sea perfecta para acompañar la comida”, señaló la asociación de cerveceros.

El estudio de AssoBirra reveló que más del 40% de los italianos consideró que el consumo de la cerveza es “adecuado para una dieta saludable”; el 52% aseguró que es una “bebida fácil de digerir”, y más del 39% de los entrevistados cree que esta bebida es antioxidante.

Sin embargo, la encuesta mostró que aún existen falsos “mitos” sobre el consumo de la cerveza, ya que el 63% de los consultados consideró que la cerveza “hincha”, y un 55% cree que hace “engordar” una convicción arraigada en especial entre las mujeres (58%) y los jóvenes (60%).

Forbes.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Una madre no recupera su sueño perdido hasta 6 años después de tener un bebé: estudio

2019-08-15 10:47:11 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Con la llegada de un bebé comienza un mundo de experiencias nuevas y de aprendizajes. La rutina se modifica por completo y eso incluye, lógicamente, las horas de sueño.


    

Los ciclos de sueñode los bebés no son los mismos que los adultos. Según una encuesta de The Independent, los padres que recién tienen un bebé duermen un promedio de 4 horas y 45 minutos por noche.

El sueño ya no es el mismo

Un estudio descubrió que tener un bebé afecta negativamente los patrones de sueño de los nuevos padres durante años, y según comentaron, el impacto en el sueño puede durar seis años.

Los investigadores analizaron los patrones de sueño de más de 4600 padres alemanes que tuvieron un hijo entre 2008 y 2015 para un estudio publicado en la revista Sleep.

Según los investigadores, las madres perdieron más de una hora de sueño cada noche durante los primeros meses. En los primeros tres meses, los papás durmieron 15 minutos menos.

Seis años más tarde, las madres seguían durmiendo 20 minutos menos, mientras que a los padres todavía les faltaban 15 minutos. El Dr. Sakari Lemola, del Departamento de Psicología de la Universidad de Warwick, dijo que el sueño de una madre se veía más afectado que el de los padres.

«Las mujeres tienden a experimentar más trastornos del sueño que los hombres después del nacimiento de un hijo, algo que refleja que las madres aún son las principales en el rol de cuidadora», dijo el especialista.

El estudio señaló que los padres primerizos sintieron más los efectos del cambio de sueño, en comparación con los padres que ya tenían otros hijos. Según el estudio, los ingresos económicos altos en el hogar y factores psicosociales, como ser dos en vez de un padre soltero, no parecían generar ninguna «protección» contra estos cambios en el sueño después del nacimiento del bebé.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn