×

Los exabruptos de la 4T

2019-03-24 12:23:00 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

La senadora Lucía Trasviña subió a la tribuna para pedir a sus adversarios políticos que no cayeran en descalificaciones


    

La semana pasada, la senadora de Morena Eva Galaz calificó a los reporteros de “retrasados mentales” cuando cuestionaban a su compañero de bancada Armando Guadiana sobre la supuesta compra de carbón a la que se había comprometido la CFE y en la que él se beneficiaría.

Cuando la legisladora fue objeto de críticas por sus comentarios, se disculpó en su cuenta de Twitter señalando: “En relación con el exabrupto que tuve durante la conferencia de prensa… no hay excusa para justificar mi comentario, ofrezco mis más sinceras disculpas”.

De acuerdo con varios diccionarios, la palabra exabrupto se define como: “Dicho o gesto brusco e inesperado que se manifiesta con enfado y viveza”. Entonces eso significa que la legisladora realmente piensa lo que dijo, sólo que lo dijo improvisadamente.

El problema con los legisladores de Morena en el Senado es que su desempeño está basado en exabruptos, a la hora de declarar, de proponer iniciativas y de votar.

La senadora Lucía Trasviña subió a la tribuna para pedir a sus adversarios políticos que no cayeran en descalificaciones para después arrancarse y calificarlos como: “Sátrapas, ratas, entrelucidos y lurios. Así se los digo y se los sostengo ¡y no les tengo miedo cabrones!”.

Jesusa Rodríguez podría ser considerada como la senadora reina del exabrupto, entre sus declaraciones se encuentran aquéllas como: que todas las hembras del mundo son iguales, las vacas, las puercas, las burras y las mujeres; que el que come tacos de carnitas es cómplice de la caída de Tenochtitlán; que la mariguana es como el clítoris o que esta hierba (santa) es más inofensiva que una galleta.

No, lamentablemente estas legisladoras no han sido conocidas por sus propuestas, iniciativas o desempeño parlamentario. Las tres fueron trending topics en redes sociales por sus exabruptos.

Aunque no se sabe si es mejor que esos exabruptos sean sólo declaraciones, o se lo tomen en serio.

El senador Salomón Jara Cruz, vocero de la bancada de Morena en el Senado, anunció una iniciativa de ley que permitiría revocar la autorización a las calificadoras crediticias en el país. Esto después de que las agencias Fitch’s Ratings y Standard & Poor’s otorgaron valoraciones negativas a México. Ese exabrupto tuvo inmediatamente que ser corregido por el propio Presidente y la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky.

Lamentablemente no sólo los legisladores cometen exabruptos, pasa también con los funcionarios.

Por ejemplo, la nueva directora de Notimex, Sanjuana Martínez, ha tenido varios exabruptos cuando se le reclama por no reconocer a 20 corresponsales de esta agencia de noticias a quienes les desconocen cualquier relación laboral, aunque hayan trabajado por más de 20 años en el mismo lugar. Si el amable lector quiere vivir y conocer un exabrupto oficial en vivo y a todo color, sólo exíjale respuestas a Martínez a través de su cuenta de Twitter y lo verá en todo su esplendor.

Definitivamente, de exabruptos está hecha la viña del señor… Presidente.

Por Vianey Esquinca/La Inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

He’s back

2019-06-20 08:52:03 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El nombre de Enrique Peña Nieto se ha escuchado cada vez con más frecuencia cuando se habla de procesos judiciales. Si durante su sexenio las leyes le dieron tranquilidad respecto a investigaciones como la de la Casa Blanca, ahora el panorama no parece serle tan favorecedor.


    

Habrá creído que lo único que sabríamos de él sería lo referente a su vida personal. Su nueva novia, su divorcio. Las bodas a las que asiste. Detalles personales de su vida después de Los Pinos. Nada dentro del terreno político escandaloso, acaso sólo sus desmentidos sobre los lujos que, dijeron, se había llevado a España. Sin embargo, el nombre de Enrique Peña Nieto se ha escuchado cada vez con más frecuencia cuando se habla de procesos judiciales. Si durante su sexenio las leyes le dieron tranquilidad respecto a investigaciones como la de la Casa Blanca, ahora el panorama no parece serle tan favorecedor. Será que en los hilos que se tejen en las sombras pocas lealtades mantiene fijas.

La Fiscalía de Chihuahua ya puede poner la lupa sobre él, determinó ayer la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La decisión fue unánime. La Segunda Sala modificó la suspensión que impedía indagar a Peña Nieto y a su gabinete por su participación en la llamada Operación Zafiro, mediante la cual siete gobiernos estatales desviaron más de 650 millones de pesos a empresas fantasma del PRI. La autoridad estatal podrá proceder en su contra, siempre que no se trate de delitos del orden federal.

Es un primer aviso. O uno que viene apenas como un foco rojo tras los señalamientos que se han hecho del expresidente en los últimos días. Apenas el lunes pasado, El Universal publicó sobre una investigación en Estados Unidos en contra del expresidente por un supuesto soborno en la compra-venta de Fertinal, la empresa de fertilizantes que le está sacando canas verdes a Emilio Lozoya Austin, el exdirector de Pemex. Y aunque el expresidente negó no sólo la acusación, sino también la investigación, alegando que se trata, otra vez, de un acto de mala fe, lo cierto es que su tuit no calla ninguno de los señalamientos que hay sobre él. Qué mejor ejemplo que lo decidido por la SCJN.

A esto habrá que agregarse lo expresado por la defensa de Lozoya Austin respecto a que su cliente es víctima de una persecución política de parte de Peña Nieto. “Como director general de Pemex no se mandaba solo, él tenía por encima, y así lo prevé la ley de Pemex, un Consejo de Administración que era el que autorizaba todas las operaciones de cierta envergadura y el Consejo estaba formado por el secretario de Hacienda, de Energía, la Contraloría, y yo no puedo creer que el presidente Peña no era informado de las decisiones que tomaba el Consejo...”, expresó Javier Coello Trejo.

Lo que viene en el caso Lozoya parece ser una batalla de su palabra contra la de los implicados que se vayan sumando a la causa. Pedro Joaquín Coldwell, el funcionario de Energía mencionado, ya pidió ser llamado a declarar por el caso Fertinal. Calificó de honorables a los exintegrantes del Consejo de Administración de Pemex. Él también es otro sobre quien está la lupa de la Fiscalía General de la República.

Lo que veremos a corto plazo, al parecer y más aún si alguno de los investigados llega a ser detenido, es una batalla de señalamientos. Lo que sea para sacudirse las denuncias y todo aquello que no se puede resolver con un tuit.

Yuriria Sierra/Nudo gordiano

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn