×

Muere el mítico portero inglés Gordon Banks

2019-02-12 06:51:06 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Gordon Banks, portero inglés que participó en la conquista de la Copa del Mundo de 1966, falleció este martes a los 81 años.


    

"Con mucho pesar anunciamos que Gordon falleció pacíficamente esta noche", comunicó la familia del guardameta inglés.

"Estamos devastados con su pérdida, pero tenemos muchos grandes recuerdos y no podríamos estar más orgullosos de él", agregaron.

Banks fue uno de los integrantes de la selección inglesa que se hizo con la Copa del Mundo de 1966 jugada en suelo propio, el único gran trofeo internacional conquistado por los 'Tres Leones'.

England @England
 

We’re deeply saddened to hear that Gordon Banks, our -winning goalkeeper, has passed away.

Our thoughts are with Gordon’s friends, family and supporters at this difficult time.

453 personas están hablando de esto

Una de sus imágenes más icónicas es la parada que le realizó a Pelé en el Mundial de 1970, cuando se estiró abajo, junto a uno de los palos, para salvar un cabezazo del astro brasileño. Esta es considerada una de las mejores paradas de la historia del fútbol.

Banks participó en 73 partidos con Inglaterra y a lo largo de su carrera defendió los colores del Chesterfield, el Leicester City y el Stoke City.

 

En 1972 sufrió un accidente de tráfico que le provocó la pérdida de visión en el ojo derecho y con ello terminar con su carrera profesional

ESPN

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Barcelona empata a cero con Lyon

2019-02-19 14:45:15 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El Barcelona volvió a Europa con la lección aprendida pero pagó sus errores en el remate para no sentenciar su eliminatoria frente a un Olympique de Lyon que le defendió con solvencia, le asustó a la contra y acabó dando por bueno el empate (0-0) que deja la eliminatoria abierta ara el partido de vuelta.


    

Mejoró, mucho, el Barça respecto al duelo frente al Valladolid, pero si jugó con ganas pagó, y de qué manera, la noche horrible de Luis Suárez, gafado de mala manera en la Champions, donde no ha marcado ni un gol para arrastrar a todo el equipo al cero en el marcador. Messi, que quiso de todas las maneras, no puede ser siempre el solucionador...

Comenzó enchufado el equipo azulgrana, especialmente Messi, quien solo precisó dos minutos para forzar una falta en la corona del área del Olympique que asustó a todo el mundo, con un lanzamiento sin embargo por arriba pero que daba a entender tanto su especial motivación como las ganas que parecía tener el Barça de sentenciar por la vía rápida la eliminatoria...

Pero al Olympique no le vino grande el envite. Entendió rápido a qué se enfrentaba, juntó sus líneas atrás vigilando con mayor seriedad a Leo y buscó a través de la rapidez equilibrar la situación. De pronto, a los seis minutos, llegó en su primera transición el equipo galo y Aouar se inventó un obús desde el borde del área al que respondió magnífico y afortunado Ter Stegen, con un rehace que condujo el balón al palo.

Ya sabía el Barça el escenario al que se enfrentaba y comenzó a buscar la combinación, razón por la que estaba Sergi Roberto como acompañante de Busquets, intentando juntar líneas y ofreciendo las bandas a Alba y Semedo, más aprovechado por el catalán, quien, como de costumbre, se convirtió en el aliado principal de Messi, al que sirvió uno de sus pases rasos y medidos y que el capitán remató a las nubes.

Penalizado por la nula prestancia ofensiva de Suárez, desafortunado de manera evidente y presionado de forma especial después de llegar a Lyon con una maleta de quince partidos sin marcar en campos europeos, al equipo de Valverde le costaba concluir un dominio cierto pero cada vez menos evidente, obligado a estirar el campo, para sufrimiento de Busquets y penalizando a todo el colectivo.

CON INTENCIÓN, SIN ACIERTO

A medida que avanzaba el reloj el OL se replegaba con más jugadores y salía a la contra con menos. Asustaba con su electricidad contagiosa en esos contragolpes pero le cedía más campo a un Barcelona que acabó encerrándole, decididamente al ataque buscando un gol que premiase su dominio.

Tuvo tanta intención como tan poco acierto el Barça. Con un Messi multiplicado en ataque, el equipo de Valverde pagó la mala noche de Luis Suárez, obcecado hasta límites insospechados, agobiado de mala manera por una racha que pesa, y de qué manera, en el colectivo.

El Camp Nou decidirá después de que hasta Busquets mejorase la prestación del '9', con un gran disparo en la recta final al que respondió Lopes, contestando el meta local a todo el Barça que deberá sufrir para echarle de Europa.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn