×

Dictan casi 13 años de prisión a Lula da Silva por corrupción

2019-02-06 14:18:22 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Lula da Silva, expresidente de Brasil, recibió condena de 12 años y 11 meses de prisión por delitos de corrupción.


    

La jueza Gabriela Hardt, quien reemplazó en el cargo a Sergio Moro, actual ministro de Justicia, dictó casi 13 años de prisión a Lula da Silva como parte de la mega operación contra la corrupción en Brasil, llamada Lava Jato.

En este caso la sentencia fue por pago de sobornos, donde Lula da Silva recibió un millón de reales (5.16 millones de pesos) para permitir una reforma en una casa de fin de semana en Atibaia, Sao Paulo.

Las constructoras OAS, Odebrecht y Schahin hicieron la reforma de la casa de campo.

Aunque Lula no era propietario de la casa, permitió la reforma ilegal como parte de la red de corrupción de Odebrecht en favor del dueño: Fernando Bittar, hijo de Jacó Bittar, quien es amigo de Lula y exalcalde de Campinas.

Anteriormente la jueza dictó 1 año y siete meses de prisión a los empresarios José Adelmário Pinheiro Neto y Léo Pinheiro por el mismo caso.

El ganadero José Carlos Bumlai recibió 3 años y 9 meses de prisión. El abogado Roberto Teixeira 2 años y Fernando Bittar 3 años, al igual que el empresario Paulo Gordillo, reseña RT en Español.

Marcelo Odebrecht recibió a 5 años y 4 meses, Emilio Odebrecht 3 años y 3 meses, Alexandrino Alencar 4 años, Carlos Armando Guedes Paschoal 2 años y el ingeniero Emyr Diniz Costa Junior 3 años de prisión como testigos protegidos, bajo la figura de “delación premiada” al colaborar con la Fiscalía, confesar el delito y revelar políticos involucrados.

 

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Militares mexicanos desarman e interrogan a soldados de EU

2019-04-20 12:02:31 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Dos soldados estadounidenses fueron interrogados por militares mexicanos a principios de este mes mientras llevaban a cabo una operación de vigilancia en el lado estadounidense de la frontera sur, informaron a CNN dos funcionarios de la defensa estadounidense.


    

“El 13 de abril de 2019, aproximadamente a las 2 p.m. (hora del centro), de cinco a seis militares mexicanos interrogaron a dos soldados del Ejército de Estados Unidos que realizaban operaciones de apoyo fronterizo en un vehículo sin identificación (Aduanas y Protección de Fronteras) cerca de la frontera suroeste en las cercanías de Clint, Texas”, dijo el Comando Norte de Estados Unidos a CNN en un comunicado.

“Los soldados estadounidenses se encontraban adecuadamente en territorio estadounidense” durante el encuentro, agrega el comunicado.

Durante el incidente, los soldados mexicanos apuntaron con sus armas a los militares estadounidenses, retirando el arma de un soldado y devolviéndolo al vehículo estadounidense que no tenía identificación, dijeron los funcionarios.

Los militares mexicanos estaban armados con lo que parecían ser fusiles de asalto, según un funcionario.

Los oficiales dijeron que los soldados estadounidenses permitieron que se tomara el arma del soldado “en un intento de desescalar una situación potencialmente volátil”.

“A lo largo del incidente, los soldados estadounidenses siguieron todos los procedimientos y protocolos establecidos”, dijo el Comando del Norte.

El encuentro tuvo lugar al sur de la valla fronteriza en el área pero al norte del Río Grande, dijeron los funcionarios.

Sin embargo, los funcionarios dijeron que el río en esa área consiste en un lecho de río seco y lleno de matorrales, lo que hace que sea “muy fácil” confundir a la gente con respecto a qué lado de la frontera están.

Uno de los soldados estadounidenses habló algo de español y pudo explicar la situación a las fuerzas mexicanas. Las dos partes hablaron sobre el incidente y prometieron eliminar el conflicto en el futuro, dijeron los funcionarios.

“Una investigación realizada por (Aduanas y Patrulla Fronteriza) y (el Departamento de Defensa) reveló que los militares mexicanos creían que los soldados del Ejército de Estados Unidos estaban al lado sur de la frontera”, dijo el Comando del Norte y agregó que los militares de EU estaban al norte de la frontera.

“Aunque estaban al sur de la cerca fronteriza, los soldados estadounidenses permanecieron en territorio estadounidense, al norte de la frontera real”, dijo el comunicado, y agregó que “después de una breve discusión entre los soldados de las dos naciones, los militares mexicanos se retiraron de la zona fronteriza”.

El presidente Donald Trump había ordenado previamente que el servicio militar activo apoye la seguridad fronteriza y EU tiene aproximadamente 3 mil militares en servicio activo que apoyan al Departamento de Seguridad Nacional en la frontera sur con México, además de unos 2 mil soldados de la Guardia Nacional.

El Pentágono espera que se envíen militares adicionales a la frontera para respaldar solicitudes pendientes adicionales de asistencia del Departamento de Seguridad Nacional.

El viernes, el secretario interino de Defensa, Pat Shanahan, dijo a los reporteros en el Pentágono que no tenía “un número finito” en cuanto a la cantidad de militares adicionales que se enviarían, pero dijo que el Pentágono estaba “anticipando” lo que el Departamento de Seguridad Nacional necesita antes de recibir una solicitud formal de asistencia.

“Donde el Departamento de Seguridad Nacional pierde su capacidad es en el procesamiento de la familia migrante, cuando se piensa en su capacidad limitada para hacer detenciones, en realidad están atrapados en el lado del procesamiento, por lo que al trabajar con el personal conjunto, estamos encontrando una manera de cómo hacer más monitoreo y detección para ellos, tal vez tomamos eso como una misión”, dijo Shanahan.

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn