×

ZONA. JERGA. LARGO. AGUINALDO. HOJARASCA. PROSPECTOS. BAJAS. BONOS.

2018-12-04 06:54:07 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

En este su espacio hemos dicho la verdad cuando calificamos a Delicias como una de las ciudades más tranquilas del Estado.Ahí están lo números: mientras en ciudad Juárez, en la Capital, en Cuauhtémoc, en Parral ni se diga, en Jiménez y en otras poblaciones arde el infierno de la violencia, aquí es poca la actividad de los malos


    

Sin embargo en otra parte piensan diferente y  la han calificado como una de las diez  zonas de alto riesgo. Algo sabrán que nosotros ignoramos. 

En lejanos ecos de la ceremonia presencial, dicen que es hora que los traductores de la Casa Blanca no hayan cómo explicarle a Abanka, la hija de Trump que vino al cambio de poderes, qué significa eso de “me canso ganso”. Y eso que no oyó otros vocablos esotéricos como chairos, fifís y demás jerga pejiana. Nuestra rica cultura lingüística.

Con el ceremonial de la asunción de nuestro 65o mandatario nacional, quedó en el olvido, allá perdido en las notas menos importantes, la agenda del Chapo. Días antes tenía a medio México en vilo, sobre todo los que sienten la cola sucia. Como el juicio va para largo, en cuanto López Obrador deje de ser noticia, volverán los escalofríos para quienes saben que el sinaloense guarda con ellos ciertos pendientitos. 

Pues que dijo mi mamá que siempre no y las obras en Texcoco siguen, y el gobierno compró mil ochocientos millones de dólares en bonos para formar una bolsa para el probable caso de la andanada de demandas empresariales que se venían venir al suspenderse el proyecto.Ya adivinó usted de dónde salió esa enorme cantidad: por lo pronto, de su aguinaldo.

A ojos vistas el amarillo y romántico otoño va de gane. Nos referimos a que la ciudad, sobre todo las plazas, está tapizada de ojarasca y el municipio no se da abasto en limpiar. Además, com desde hace años se adelantó la temporada de poda, no hay depósitos para el ramal y los jardineros tienen que ir a tirarla donde no los vean.Detalles que nos alejan de la fama de ciudad limpia que por tantos años ostentamos.   

Pues créalo usted o no, pero en la CDMX ya traen varios prospectos para el 2024. Uno es el senador Monreal, otro Mancera, uno más Lily Téllez y hasta Alfonso Durazo se apunta. A ese paso, qué tarda en sumarse Noroña, que va a todas, y que, es evidente, guarda cercana relación con el tloatani: fue uno de los diputados y senadores de la comisión de arrastre que se formó para introducirlo al recinto de San Lázaro. ¿Le parece increíble? No tanto. Recuerde usted que en política lo que parece es.

El reporte de su primer día de trabajo como presidente, según dijo, fue sin novedad, con algo de muertos a balazos aquí y allá, pero nada extraordinario. Eso fue lo que  dijo el señor Presidente. Habrá que saber para saber  y no errarle. Habrá que saber qué entiende él por novedad, pues sólo en Jalisco hubo ocho bajas violentas y en ciudad Juárez otras tantas.

Pues se acabó la expo corrupción inaugurada apenas hace quince días en la CDMX. Una autoridad judicial federal determinó que el show afectaba el buen nombre y la familia pública del ex y ordenó el cierre de la carpa. Como fue idea fue de Basave, el representante del Gobierno del Estado en aquellas latitudes, su prospera la resolución, que sobre él caiga y la ignominia y los costos se los rebajen de sus bonos navideños. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

LA LEY DE VILLA

2019-07-19 07:53:59 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Va un pequeño pasaje del gran libro de Martín Luis Guzmán acerca de Pancho Villa, ahora que estamos en plena cabalgata anual.


    

 —La primera noche de nuestra estancia en Juárez cogieron preso a un jovencito de nombre Paredes, que según me dijo el licenciado Neftalí Amador era colorado.

— Como, además, aquel muchachito llevaba encima la culpa de ser hijo de un grande enemigo nuestro, que nos había hecho entregas y persecuciones, algunos hombres revolucionarios me decían que al dicho joven sí era deber mío mandarlo fusilar.

— Me razonaban ellos: 

— Justo es, mi general, que el padre pague de este modo los daños que aquí hemos sufrido por su causa. 

— Y es lo cierto que yo, no sabiendo cómo contestar aquellas quejas nacidas de la razón, pero poco dispuesto a quitar la vida al dicho jovencito, ordené que el fusilamiento se quedara para el día siguiente; y a la otra mañana mandé llamar a Juan N. Medina y le dije:

— Usted, señor coronel Medina, que tanto de habla de los prebostes y sus papeles, encárguese de un muchacho colorado que cayó anoche prisionero, pues conforme a los hombres revolucionarios de aquí, parece conveniente fusilarlo. 

— Y luego de hablar con aquel muchacho, volvió Medina y me dijo: 

— Mi general, este muchacho no es colorado ni azul. Apenas acaba de criarse hombre. A lo que creo, no ha cometido más crimen que ser hijo de su padre; pero la verdad es que a los hijos no puede hacérseles pagar las culpas de sus padres, y eso está en ley. 

— Le dije yo:

— ¿Eso está en la ley, amiguito? 

— Él me contesta:

— Sí, mi general, eso está en la ley. 

— Y yo entonces vi en aquellas palabras de Juan N. Medina la razón que andaba buscando para no fusilar al dicho jovencito, por lo que llamé a los que pedían esa muerte y les expliqué por qué no podía ordenarla. Es decir, que hice entrega del muchacho a la madre y a la hermana, que me lo reclamaban con lloros, y hasta ordené que le dieran doscientos dólares y que lo llevaran con una escolta al puente internacional y allí lo pusieran libre.

Pues es la verdad que el dicho jovencito andaba de suerte ese día. Porque tres años después, el viernes santo de 1919, en Parral, el anciano José de la Luz Herrera y sus hijos Melchor y Zeferino no corrieron con igual fortuna. A los  tres ordenó asesinarlos en el panteón y sus cuerpos fueron colgados de un mesquite. Luego, en Torreón Luis, también hijo de don José de la Luz, fue acribillado inerme, sacado del hotel donde descansaba, arrastrado a la calle y ahorcado en un poste, donde lo dejaron podrirse. Sed de sangre saciada sobre ellos  por ser padre y hermanos del general Maclovio, quien en su derecho había defeccionado de la División del Norte.

¿Estaba en la ley?

En una parodia de La Paloma, la centenaria canción cubana, alguien cantó este verso:

 Si a tu ventana llega 

 Maclovio Herrera

  Ábrele con confianza 

  La casa entera. 

¿Le abrirían a Villa?

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn