×

LIBRITO. GUARDIA. PUNTOS. MORENOS. SEÑAL. RECUERDO

2018-11-26 21:15:31 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Se actuó conforme a la Ley. Esa fue la declaración del titular de Gobernación Municipal con respecto al caso del joven vendedor ambulante que fue despojado de parte de su mercancía por no contar con el permiso para vender en una Colonia y no en la zona Centro, y por ser menor de edad


    

Guste o no, se aplicó el reglamento, bueno, a medias, porque se le debió decomisar todo el producto, según el librito. 

Se multiplican rápido las voces y opiniones contra AMLO y algunos de sus proyectos. Aquí y allá dicen y escriben que el hombre se está desgastando antes de entrar al infiernillo ese que es la Presidencia de la República. Mala cosa, sin duda. Las consultas simuladas, los amagues contra quienes no piensan como él, el temor que despiertan sus propuestas financieras, la incondicionalidad de las cámaras, las figuras de los super delegados, la Guardia Nacional. Mucho en contra en tan poco tiempo.

Al día de ayer, según una encuesta aplicada en cinco Estados de la República, la aprobación de AMLO cayó nueve puntos. De 64 a 55 en un suspiro. Eso, sin el desgaste lógico del ejercicio del poder.

Los morenos locales, lo mismo originarios que de ocasión, alistan la maleta para ir al Zócalo capitalino al cambio de poder presidencial. El profe Casillas, por encargo de Juan Carlos Loera, ultima detalles. Irán por tierra. El avión es de otra liga.

Quien anda arrastrando el lápiz para el presupuesto de 2019 es el gobernador Corral. Ayer se dio la vuelta a la Fiscalía y a la Secretaría de Salud, donde se reunió con el personal administrativo de Amba dependencias para revisar los proyectos para el año que entra. La raza de Salud precisó que una de las necesidades principales es contar con los insumos que requieren los hospitales y que esperan contar con el apoyo para sacar la chamba. Buena señal manda el Ejecutivo al sostener este tipo de reuniones para llevarse las impresiones de primera mano y que continuarán el resto de la semana con las secretarias faltantes. 

Armando López, ex de Saucillo, no dejó nada, ni un grato recuerdo como presidente. Bueno, eso ya se sabía. Viene al caso por la reunión que sostuvieron la alcaldesa Aidé López y el diputado Jesús Valenciano, quien le prometió ayudarle con más participaciones y recursos para su Municipio, para que no vuelva a batallar con el pago de la nómina, cosa que es sagrada. 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

LA LEY DE VILLA

2019-07-19 07:53:59 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Va un pequeño pasaje del gran libro de Martín Luis Guzmán acerca de Pancho Villa, ahora que estamos en plena cabalgata anual.


    

 —La primera noche de nuestra estancia en Juárez cogieron preso a un jovencito de nombre Paredes, que según me dijo el licenciado Neftalí Amador era colorado.

— Como, además, aquel muchachito llevaba encima la culpa de ser hijo de un grande enemigo nuestro, que nos había hecho entregas y persecuciones, algunos hombres revolucionarios me decían que al dicho joven sí era deber mío mandarlo fusilar.

— Me razonaban ellos: 

— Justo es, mi general, que el padre pague de este modo los daños que aquí hemos sufrido por su causa. 

— Y es lo cierto que yo, no sabiendo cómo contestar aquellas quejas nacidas de la razón, pero poco dispuesto a quitar la vida al dicho jovencito, ordené que el fusilamiento se quedara para el día siguiente; y a la otra mañana mandé llamar a Juan N. Medina y le dije:

— Usted, señor coronel Medina, que tanto de habla de los prebostes y sus papeles, encárguese de un muchacho colorado que cayó anoche prisionero, pues conforme a los hombres revolucionarios de aquí, parece conveniente fusilarlo. 

— Y luego de hablar con aquel muchacho, volvió Medina y me dijo: 

— Mi general, este muchacho no es colorado ni azul. Apenas acaba de criarse hombre. A lo que creo, no ha cometido más crimen que ser hijo de su padre; pero la verdad es que a los hijos no puede hacérseles pagar las culpas de sus padres, y eso está en ley. 

— Le dije yo:

— ¿Eso está en la ley, amiguito? 

— Él me contesta:

— Sí, mi general, eso está en la ley. 

— Y yo entonces vi en aquellas palabras de Juan N. Medina la razón que andaba buscando para no fusilar al dicho jovencito, por lo que llamé a los que pedían esa muerte y les expliqué por qué no podía ordenarla. Es decir, que hice entrega del muchacho a la madre y a la hermana, que me lo reclamaban con lloros, y hasta ordené que le dieran doscientos dólares y que lo llevaran con una escolta al puente internacional y allí lo pusieran libre.

Pues es la verdad que el dicho jovencito andaba de suerte ese día. Porque tres años después, el viernes santo de 1919, en Parral, el anciano José de la Luz Herrera y sus hijos Melchor y Zeferino no corrieron con igual fortuna. A los  tres ordenó asesinarlos en el panteón y sus cuerpos fueron colgados de un mesquite. Luego, en Torreón Luis, también hijo de don José de la Luz, fue acribillado inerme, sacado del hotel donde descansaba, arrastrado a la calle y ahorcado en un poste, donde lo dejaron podrirse. Sed de sangre saciada sobre ellos  por ser padre y hermanos del general Maclovio, quien en su derecho había defeccionado de la División del Norte.

¿Estaba en la ley?

En una parodia de La Paloma, la centenaria canción cubana, alguien cantó este verso:

 Si a tu ventana llega 

 Maclovio Herrera

  Ábrele con confianza 

  La casa entera. 

¿Le abrirían a Villa?

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn