×

Amamanta a su bebé en plena carrera

2018-09-13 10:02:03 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

La corredora británica demostró que la maternidad y las pruebas de resistencia son compatibles mientras recorría los 171 kilómetros del Ultra Mont Blanc en los Alpes


    

"Fue un alivio que tuviera hambre", fueron las palabras de la ultramaratonista británica Sophie Power tras amamantar a su hijo de tres meses, Cormac, mientras participaba en el Ultra Trail Mont Blanc, la mítica prueba de resistencia que se disputa en Los Alpes.

El enternecedor e impactante momento, captado por la cámara del fotógrafo Alexis Berg en el puesto de avituallamiento de Courmayeur, en el kilómetro 78 de recorrido, ha ido dando la vuelta al mundo.

Alexis Berg escribió en Instagram que nunca se imaginó al tomar la foto que iba a ser publicada alrededor del mundo: "Lo que es excepcional, por supuesto, no es la foto, sino ella, con toda su fortaleza. Sophie Power"

La imagen resalta la fuerza de la corredora de 36 años para alimentar a su bebé, acostumbrado a comer cada tres horas, y finalizar la prueba disputada entre finales de y comienzos de septiembre.

Sophie llegó más de 20 horas después de la ganadora de la prueba, la italiana Francesca Canepa, pero el tiempo fue lo de menos al demostrar que es posible combinar la maternidad con las pruebas de resistencia

El tiempo de 43 horas y 33 minutos que necesitó para completar los 171 kilómetros fue lo de menos, porque para Power lo más importante fue el mensaje que logró transmitir compartiendo ese momento con sus hijos y su marido, tras recordar que no pudo participar hace tres años debido a que no la dejaron inscribirse luego que no tomara la salida en 2014 por estar embarazada.

 

Sophie Power@ultra_sophie
 

If a candid photo that gives confidence to women is my favourite race photo - this is probably my second. 20 minutes sleep over 2 nights driven on by the look I knew would be on Donnacha's face running to the finish with me.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Mexicano cierra su bar en Rusia por tener 'demasiadas fiestas'

2019-01-19 18:21:16 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Carlos Rocka, un mexicano de 29 años, llegó a Rusia en junio del año pasado para asistir al Mundial y se quedó en el país para abrir su propio negocio.


    

Carlos Rocka vino a Rusia acompañado por su novia, Thaylin Méndez, en junio del año pasado y en noviembre inauguró su bar en Ekaterimburgo. Aunque la verdad es que este ya es el segundo local que abre en los Urales: su primer intento no tuvo éxito y solo estuvo abierto un mes.

Según Carlos ha contado a Nasha Gazeta, tuvieron que cerrar el primer bar debido a quejas de vecinos y restaurantes locales.

“Las fiestas duraban hasta el amanecer e incluso hasta la tarde del día siguiente, todo con ruido y júbilo, y no todo el mundo estaba contento con esto”, dijo Carlos al medio ruso.

En la aventura de abrir su propio negocio en Rusia, Carlos tuvo como cómplices a su novia y dos amigos latinoamericanos, Patricio, de Ecuador, que estudia medicina en Ekaterimburgo, y Paul, de México.

Después del primer fracaso, los amigos decidieron unirse a socios rusos y abrieron el bar Viva México a finales de noviembre. Según cuentaa Nasha Gazeta, Carlos, que trabaja para una empresa de telecomunicaciones mexicana, invirtió 2 millones de rublos en su nuevo proyecto. De momento no lo ha rentabilizado, pero el joven no desespera:

“En Ekaterimburgo faltan locales latinos, donde suene nuestra música y sirvan nuestras bebidas. Los rusos no saben divertirse, son gente demasiado conservadora”, asegura Carlos.

La idea de Carlos es darle un fuerte toque latino a su local: en este preparan burritos, quesadillas y los DJs ponen música latina. Además, el mexicano no descarta abrir locales similares en Rostov, Samara e Ivánovo.

Hasta finales de 2018 Carlos se encontraba en Rusia como turista, pero ya inició los trámites para legalizar su estancia en el país eslavo. Dice que el frío y el invierno ruso no le asustan, de hecho, está convencido de que los rusos pasarían más frío en el norte de México:

“Allí hace frío, hace viento y hay mucha criminalidad”.

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn