×

Se va, se va, se fue…

2018-09-09 12:47:42 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El lunes 3 de septiembre, el presidente Enrique Peña Nieto dio un mensaje en Palacio Nacional con motivo de su sexto y último informe de gobierno. Ahora sí, ya cerró las cortinas a pesar de que en estricto sentido su gobierno acaba hasta el 1 de diciembre.


    Vianey Esquinca

Los informes de gobierno siguen siendo la fiesta del Presidente, no importa que ya no sean frente al Congreso o que el formato haya cambiado. Es su día y el Ejecutivo dice y hace lo que quiere. Si quiere dibujar un mundo de caramelo en el que haya avances, desarrollo y estabilidad, lo va a hacer.

 

Debe, sin embargo, reconocerse el trabajo de los asesores que se encargan de hacer el documento. Eso de encontrar buenas noticias hasta por debajo de la tierra, buscar las palabras y frases adecuadas para convertir lo medianamente bueno en excelente o lo pésimo en algo no tan malo tiene su chiste. 

 

Reconocer como un logro que no hubiera un año sin que el país enfrentara algún embate de la naturaleza, poniendo como ejemplos a los huracanes Ingrid y Manuel o los temblores de septiembre de 2017, muestran que este gobierno no tuvo o nunca quiso tener memoria, porque fue justamente en esos casos donde se demostró la incapacidad de respuesta rápida del gobierno y/o la incapacidad de darle seguimiento a la ayuda para las víctimas.

 

O hablar de la infraestructura social construida, dejando de lado temas como el Paso Exprés de Cuernavaca o la aún fallida obra del tren interurbano México-Toluca, deja claro un problema que siempre tuvo el actual gobierno: lo suyo, lo suyo, lo verdaderamente suyo fue cerrar los ojos ante las crisis, esperando que desaparecieran solas.

 

El informe de Peña Nieto describiendo un país que obligaba a los mexicanos a preguntarse ¿de qué lugar estará hablando?, no es exclusivo de él, lo han hecho todos los mandatarios y seguramente lo hará en su momento Andrés Manuel López Obrador.

 

Además, como siempre sucede, hizo acompañar este 6º informe con spots y entrevistas con distintos medios de comunicación. Al escucharlo decir que él no perdió las elecciones porque no era el candidato, que la candidatura de José Antonio Meade no funcionó, o que de lo que se arrepiente es de haber puesto a su esposa Angélica Rivera a defender el caso de la Casa Blanca (y no el hecho mismo que implicaba conflicto de intereses y corrupción), uno no puede si no pensar: “pobre, morirá sin saber que fue adoptado”.

 

Morirán sin saber las placas del camión que atropelló al PRI, pensando que la gente es ingrata y que no reconoció el enorme trabajo y esfuerzo que se hizo durante seis años. El Presidente y su partido seguirán pensando que fue el desencanto internacional en las instituciones, en el que México fatídicamente se vio envuelto, lo que los arrastró a la derrota.

 

Morirán creyendo que ya se perdieron los valores y por eso la gente no reconoció nunca el valor de la amistad y las diferencias de él con sus cercanos. El Ejecutivo pensará, realmente, hasta el último día de su vida que realmente en su gobierno combatió la corrupción como nunca nadie más lo había hecho. Ternuritas.

 

El presidente Peña Nieto claudicó desde la derrota del 1 de julio. Dejó de ser el centro de la atención, lo cual por cierto no debe molestarle en lo absoluto. No ser cuestionado o criticado debe darle un gran respiro. Ya le pasó la batuta de la presión a López Obrador, quien, por cierto, está en el proceso de entender que ya no es candidato, sino presidente electo. Que como contendiente podía “corazonear” a quien se le pegara la gana, pero como presidente ya no puede darse el lujo de decirle “corazoncitos” a las reporteras que cubren la fuente, minimizando o infantilizando su trabajo.

Víaney Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Un pueblo que huele a gasolina

2019-01-21 15:18:12 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

SAN PRIMITIVO, Hgo.- A la vera del camino que comunica las cabeceras municipales de Tlahuelilpan y Tlaxcoapan, justo donde comienza un sembradío de alfalfa, la familia Estrada encontró un dedo y unos mechones de cabello.


    

“Venga”, me llaman. “Es increíble lo mal que hacen su trabajo”, me dice Fernando Estrada, tío de Iván, un joven que convalece, inconsciente, en el Hospital Regional del IMSS en Pachuca, luego de sufrir graves quemaduras por la explosión de un ducto de Petróleos Mexicanos, el viernes por la noche.

“Ese dedo y ese pelo deberían estarlos analizando ahora mismo para poder identificar a las personas que murieron o están en coma en los hospitales”, me dice con una mueca de desesperación. Fernando aún busca a otro sobrino, Hugo Olvera Bautista, un muchacho de 13 años, de quien no se sabe nada desde el viernes y que había llegado con su primo Iván, desde Presas, comunidad del municipio de Tezontepec, a seis kilómetros de distancia. En toda la región se había corrido la voz de que “estaban regalando gasolina”.

Hubo casi cuatro horas para evitar la muerte de decenas de personas. De acuerdo con el secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, la Sedena dio aviso de la fuga a las 14:30 horas. Los testimonios recogidos indican que los soldados y policías enviados aquí advirtieron a los pobladores sobre los riesgos que corrían al acercarse a la zona de la fuga de combustible, pero nunca se los prohibieron. “Eso, la gente lo entendió como un permiso para pasar”, me dice una mujer, quien ese día se retiró del lugar antes de la explosión.

A 150 metros al poniente, cruzando el sembradío, está la zona cero de la tragedia que, hasta el momento de escribir estas líneas, ha dejado 85 fallecidos y más de 50 heridos.

El punto exacto por donde brotó un géiser de combustible está ahora cubierto por tierra, luego de que bomberos y personal de Pemex lograran apagar el incendio, cerca de la media noche de ese día. Se trata de una zanja que divide los municipios de Tlahuelilpan y Tlaxcoapan. De uno y otro lado hay campos de cultivo. Me llama la atención que un tramo del ducto Tuxpan-Tula corra justo debajo de esa zanja, que ha sido habilitada como canal de riego. Le pregunto por qué a un grupo de pobladores que, como yo, observa los vestigios del infierno: yerba y árboles calcinados, cubetas derretidas, celulares reventados por el calor, ropa y zapatos chamuscados…

“Primero colocaron el ducto y ya luego apareció la zanja”, me dice uno de ellos. “Señor —interviene otro—, andan diciendo que ese ducto recién lo picaron, pero no es verdad. Nosotros, que vivimos acá, lo sabemos. Tiene de menos cinco años que lo estaban ordeñando”.

Bajo al fondo de la zanja, donde a simple vista se percibe un burbujeo, no lejos de donde el ducto expuesto fue cubierto en tierra. Los pies se hunden. Al tocar el suelo, éste despide el inconfundible olor de la gasolina. La fuga de combustible continúa. Un tercer interlocutor refiere que dos o tres veces por semana llegaba un camión con pacas y se estacionaba justo en el punto donde ocurrió la explosión. El conductor y sus acompañantes hacían como que revisaban el sembradío. Oculto por el camión, uno de ellos llenaba bidones con gasolina, usando una manguera conectada al ducto.

Le pregunto qué pasó el viernes. “Yo creo que se les reventó la válvula, no sé… Y empezó a salir un chorro de gasolina a presión. Eso fue poco antes de las tres de la tarde. Para las cinco, ya había llegado mucha gente con cubetas y garrafones. Y no sólo de aquí, sino de muchos pueblos de los alrededores”.

Camino cruzando el sembradío de alfalfa. El cultivo estaba listo para recolectarse, pero lo que no se quemó quedó aplastado por la estampida humana. Personas con las ropas en llamas dejaron ahí regadas sus pertenencias.

A 36 horas de la explosión del ducto, los peritos estatales y federales organizan una nueva búsqueda de evidencias. Me queda la impresión de que la zona del siniestro no ha sido debidamente protegida, como muestra el hallazgo espontáneo del dedo.

La explosión del viernes tendría que ser oportunidad para procesar a quienes, durante años, ordeñaron el ducto en San Primitivo y así enviar un mensaje de cero tolerancia a este delito.

Asimismo, debiera aprovecharse para abandonar el discurso victimista de que la ordeña es producto de la pobreza y eso se resuelve con transferencias de dinero. El no decir con claridad que esta práctica es un delito no ayudará a crear conciencia de su peligro.

Creer que éste será un antes y después automático es fácilmente desmentido por las reiteradas explosiones provocadas por el manejo de la pólvora por parte de los artesanos de pirotecnia en Tultepec, Estado de México, donde se han dado 50 estallidos en los últimos 20 años.

Pascal Beltrán del Río/Excelsior

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn