×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO

  • ERROR. RETOS. ALCANCE. CHONTE. PLAZO. FLOR. LEYES.

    2018-08-06 06:14:30 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El que anda acelerado detrás de la delegación aunque sea de la de Sedesol es el aún diputado Israel Fierro Terrazas. Extinguido el ineficaz y fantasmal PES, partido que le permitió llegar al Congreso, ahora enfoca la lupa en pos de un puesto administrativo


        

    Terror a vivir en el error de languidecer fuera del presupuesto. Difícil que pesque algo ahora que las delegaciones pasarán al archivo muerto en base a la sacudida que le darán a la administración pública federal en busca de un mayor rigor en le gasto público. Y era hora. 

    A decir de los que dicen saber, tres son los tres principales retos del gobierno de López Obrador. Uno, la terrible inseguridad, que se ensaña sobre todo con varios Estados, entre ellos el nuestro, sin que los demás vivan precisamente en un lecho de rosas. Dos, la flagrante violación a los derechos humanos, que en el feneciente gobierno de Peña alcanzó niveles de escándalo sin que pudieran o quisieran solventar el problema, con Ayotzinapa como paradigma. Tres, la lacerante pobreza que se abate sobre más de cuarenta millones de compatriotas y sigue aumentando. Con esos tiene para penar todo el sexenio.   

    En cuanto se normalice el regreso de vacaciones, el mundo de la grilla retomará sus conocidos caminos, que no son otros más que la persecución del hueso. La atención estará fija sobre tres o cuatro figuras que se moverán en busca de la sucesión de Javier Corral, aunque esto pudiera verse lejana. Sin embargo, no lo es tanto: ya Cruz Pérez Cuéllar mueve sus piezas, confiando en que el vuelo de López Obrador le alcance para sus fines. Maru Campos es otra baza, en este caso de una de las alas panistas, la más adelantada dado su rotundo triunfo de julio. Lozoya el Caballo también suspira y relincha, aunque con la limitante que le  significan los limitados confines de sus dominios políticos. Hay más, agazapados en espera del momento oportuno de saltar. 

    A redoblar el trabajo llaman. Esa sería la divisa del milagroso diputado local Chuy Valenciano, obligado a triplicar  el esfuerzo que lo repocicione como una de las piezas panistas para dentro de tres años. Picado de chonte como está, indudablemente hundirá el choclo.

    La llegada de cerca de cien elementos policiacos a Juárez es la esperanza que guardan allá para que amaine el increíble baño de sangre que los ahoga. Quienes confiábamos en que los terribles años de las matanzas colectivas eran cosa del pasado, vemos con miedo que no sólo no se han ido, sino que han vuelto con mayor virulencia. Cambios, desde estrategias hasta de personas, parece ser  el método que permita la pacificación de aquel sufrido territorio. El que López Obrador lo haya escogido como punto de arranque de su programa contra la inseguridad hace alentar esperanzas, pero difícilmente cuajarán es realidades al corto plazo, que es lo que urge.

    Los morenistas locales, ante todo los identificados con el Yanki Leyva y Botello, no ven la hora de que llegue octubre para tomar por asalto la sindicatura, posición de la que se adueñaron de manera más que sorpresiva, fruto del oleaje político que se llevó melgas en toda  la República. Siempre a la orilla del poder, ahora que lo tienen en la mano, así sea parcial, pero importante en cuanto que revisarán las cuentas, su intención es pulirse para no ser flor de un día.

    El recuerdo del en que día en que Peña le abrió la puerta de Los Pinos a los simpatizantes y practicantes de los matrimonios entre personas del mismo sexo, no ha sido olvidado por segmentos de priístas defensores de las familias tradicionales. No ha sido olvidado y de no haber un cambio doctrinario ahora que se habla de renovaciones y actos de contricción, esos segmentos voltearán a ver hacia partidos donde se observen sus creencias. Y ni modo que sea hacia Morena, donde si bien López Obrador ha mantenido una posición oblicua al respecto, el grueso de los morenistas son de ese pensar. Y con el control político que tendrán, poco batallarán para convertir en leyes sus preferencias.De diásporas hablamos.  

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    PAR. GITANA. APOYOS. SUEÑOS. CAPRICHOS.PERROS.

    2018-10-15 00:43:11 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Siguen las vergüenzas ajenas para los delicienses. Apenas la semana pasada dijimos que el profesor Barrios Núñez, que pasa por paisano sin serlo, líder de la banda de los autos chuecos, amagaba con irle con el chisme a López Obrador, del que según dice es el gran cuate, para evitar que se decomisen las miles de unidades motoras chocolatas que ruedan por la entidad, cuando otro de su estirpe y condición,Carlos Iván Rodríguez, afirma que formará brigadas anti decomiso


        

    Dos, para ser exactos, una que trabajará en la mañana y otra en la tarde. Qué diligentes ambos. Si la autoridad no se faja y los mete al orden haciendo que prevalezca el estado de derecho, este par sin par seguirá haciendo de las suyas a costa de la credulidad y el dinero de los usuarios, como ha sido su inveterada costumbre a través de tantos años de esquimarlos y lucrar con su necesidad de contar con un carro para sus actividades cotidianas.

    Sigue la mata dando. Ahora fue en Zaragoza, en la extrema frontera norte, donde se hizo presente, una vez más, la mano negra del crimen: cinco ejecutados, dos de ellos decapitados. Decapitados. De tan repetitivas, las palabras para describir estos crímenes ya perdieron sentido: sí, decapitados.Ante nos causaba horror, repulsión, ahora se nos hace cotidiano. A eso y más hemos llegado con este problema, el más grande que han enfrentado al menos los últimos cinco gobiernos estatales y los tres nacionales más recientes, el más grande que recibirá AMLO. Ya Fernando Baeza decía que su gobierno había sido víctima de la maldición gitana de la inseguridad pública. Así de añoso es el irerresoluble asunto. 

    Ni uno más. Gustavo Madero, Juan Blanco y Maru Campos es la tercia de panistas más mencionada para buscar la candidatura al Gobierno del Estado con miras al aún lejano 2021. A la fecha, insistimos, son los únicos, paro qué hemos de tardar para que surgan otros, encandilados por la posibilidad de gobernar este bronco y dificultoso Estado. Uno de ellos, ya en el candelero pero guardando un mediano perfil, es el diputado federal Mario Mata, quien no deja de aparecer en canto acto político puede y que, además, ya dio color en cuanto a su preferencia en  la renovación del Comité Estatal azul: van con Rocío Reza. Es decir, con quien se perfila como la ganadora, si hacemos caso de los apoyos que ha recibido.

    Si bien no fue muy numerosa, sí fue singular. Nos referimos a la protesta sabatina contra la permanencia de Bazán en la dirigencia estatal priísta. Singular, porque seguramente es la única ocasión en la larga historia del tricolor en que sus propios militantes exigen la salida de su líder. A juzgar por los hechos tan de sobra conocidos, merecido tiene eso y algo más, considerando su magro liderazgo, su gandallismo y sus flacas facultades de liderazgo, sobre todo en estos tiempos tan difíciles para el ex partido mayoritario. Según él lo respalda la bancada partidaria en el Congreso del Estado, pero torpemente trata de ocultar que habla sólo de tres diputados, dos de los cuales están, también, en su contra. Guajiros sus sueños de ser el candidato a gobernador.

    Con los de la Sección 24 tiene.Ante la declaración de AMLO en el sentido de que de diciembre en adelante todos los liderazgos sindicales serán electos democráticamente, incluido el petrolero, los profesores del sureste del país, acostumbrados a hacer y deshacer todo, menos a dar clases, le respondieron que con ellos no se meta, porque así como le ayudaron llegar, lo pueden tumbar. Aguerridos, vándalos, aferrados a vivir sin trabajar, se les ha de hacer un polvo lanzarse a la lucha abierta contra su reciente aliado si éste no les cumple sus caprichos. Y como ahora cuentan con varios senadores y diputados, sienten que todo lo pueden.“Ese es un pleito de perros grandes”. Así describió Manuel Soltero un lío que traían los regidores de su administración cuando fue Presidente Municipal. Los ediles eran puro viejo de lana, los entonces dueños del pueblo, que le debían el puesto a Fernando Baeza. Si bien la mayoría no cobró, querían hacer su voluntad.Inteligentemente, el alcalde los dejaba operar. Esto viene a cuento por el previsible encontronazo entre AMLO y los flojesores mencionados, contra los que se han topado en roca tres o cuatro presidentes en fila, y el próximo puede seguir el mismo destino. En consecuencia, y para más infortunio del sector educativo, a lo mejor el Electo sigue la conseja de Manuel, conociendo los alcances de sus futuros detractores.    

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn