×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Maestras dan testimonio: El trabajo infantil de niños jornaleros limita su educación'

    2018-07-12 14:53:16 | Raúl Rivas

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El trabajo infantil representa una fuerte limitante para la educación de los niños y niñas”, considera la maestra Laura Juárez, docente del Albergue para Jornaleros Agrícolas Migrantes en la ciudad de Delicias.


        

    “En mi experiencia como maestra de menores que se tienen que enfrentar a la difícil situación de dejar la escuela y verse obligados a realizar un trabajo, junto al resto de su familia, esta es una  situación muy complicada y  debe ser  atendida”, dijo.

     

    Consideró que el trabajo infantil tiene dos partes; una en la que los niños tienen que ir a trabajar y dejar de hacer lo que es propio de su edad, como ir a la escuela, jugar, divertirse, tener una vida en desarrollo pleno, como lo marcan los derechos de los niños. 

     

    “Esto es algo a lo que día a día se tienen que enfrentar quienes estamos a la cabeza de escuelas que atienden a este tipo de niños, lo cual  nos aqueja y queremos erradicarlo”.

     

    Pero señaló que el otro aspecto es el hecho de pertenecer a familias jornaleras, en donde “el jornal” no es un trabajo bien pagado y en donde ellos representan para sus familias un sustento.

     

    “Yo creo que la situación económica que se vive en el país es una de las principales razones por la cual a esos niños y niñas no se les respetan sus derechos, a veces a nosotras nos toca cuidar a niños pequeños y cambiar pañales para que los hermanos de esos niños puedan asistir a la escuela y además, que puedan cumplir con la tarea de hacerse cargo  de sus hermanos menores”, agregó.

     

    Señaló que la sociedad no está haciendo lo suficiente por la niñez: ”todos tenemos la responsabilidad como servidores públicos de realizar una labor social y atender a estos niños, pero lamentablemente se nos está olvidando, para ellos ir a trabajar es una actividad que forma parte de su entorno, ya están mentalizados a que van a trabajar en ello toda la vida y por eso les digo no es malo ser jornalero, es un trabajo digno, es la mala situación laboral que los pone en desventaja”.

     

    La maestra consideró que para poder defender sus derechos al ser parte de las comunidades jornaleras, las niñas y los niños deben ir a la escuela y obtener las herramientas necesarias para salir adelante.

     

    La maestra del albergue en Galeana, Clarisa Guillen, afirmó que por su cuenta ha emprendido una lucha por los derechos de las niñas y los niños, especialmente de los niños migrantes y de los indígenas, debido al racismo en el municipio donde vive.

     

    “En esta comunidad la gente no quiere aceptar que  los migrantes y los niños sobre todo son la fuerza de trabajo que mantiene la economía agrícola de la zona, creen que el migrante únicamente llega a quitarles oportunidades y a que se le regalen las cosas, cuando en realidad son los que desarrollan el trabajo más pesado”, dijo.

     

    Señaló que ella conoce de niñas y niños que inician desde los 2 años a trabajar  para formar parte de la manutención de sus hogares.

     

    “A esos niños comienzan a pagarles desde que tienen tres o cuatro años y eso representa un sueldo y una entrada económica para sus familias y luchar contra eso es sumamente difícil. Pero para esos niños la escuela es lo mejor que les puede pasar, siempre acuden con ganas, siempre quieren más trabajo, están ávidos de aprender y aprovechar el tiempo, pues saben que quizás después ya no podrán volver asistir, así que el día que lo hacen, lo aprovechan al máximo”.

     

    Señaló que los niños manifiestan estar conscientes de que faltar un día al trabajo puede representar dejar de comer ese día y no solo eso, incluso puede representar el impedimento de regresar a sus lugares de origen.

     

    “ Quienes estamos en escuelas que atienden únicamente a personas migrantes, sabemos lo que es una escuela inclusiva y equitativa, ahí aceptamos a niños con problemas  físicos, psicológicos, indígenas que no hablan español, niños migrantes, abusados y con una gama muy amplia de necesidades educativas que se incluyen en las aulas”, agregó.

     

    Margarita Sandoval es maestra en el albergue de Nuevo Casas Grandes, y consideró que el trabajo infantil pone a las niñas y los niños en condiciones de riesgo y los hace más vulnerables. 

     

    “En el campo ellos no tienen ningún beneficio educativo, lo que representa una lucha constante para nosotros los docentes, enfrentamos la realidad de aquellos niños que quieren ser alguien en la vida y por otra parte quieren ayudar a su familia, es una lucha en donde a nosotros como maestros nos toca acercarlos a la escuela y sus familias se los llevan para el campo”.

     

    Indicó que las maestras y los maestros deben estar vinculados con aquellas instituciones que tienen el poder o la facultad  de alejar a las niñas y los niños del campo para juntos trabajar en mejorar sus condiciones de vida.

     

    “Atender esta parte también representa un beneficio para los papás, pues tendrán donde dejarlos mientras ellos trabajan, con personas capacitadas para su cuidado, alimentación  y con seguridad para ellos, esto sin lugar a dudas alentaría a los padres a alejarlos del campo”, manifestó.

     

    Afirmó que cuando las niñas y los niños están en el aula” para ellos es como si estuvieran en su hogar, los veo como parte de mi vida y como si fueran mis hijos, ellos se sienten seguros en la escuela, aliviados de estar bajo un techo y no padecer las inclemencias del tiempo,  se muestran contentos por el hecho de no sentir el cansancio de la jornada laboral, cansancio que incluso llega al punto de que sus manos sangran”.

     

    Agregó que  la tarea de concientizar a los padres es titánica; sin embargo si se les hace ver que pueden dejarlos en un lugar seguro, como la escuela, “sin lugar a dudas optarán por dejarlos ahí pues estarán mejor cuidados que en el campo, en donde son sujetos de muchísimos riesgos”.

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Operadora del C-4 de Delicias evitó suicidio de mujer

    2018-09-24 20:55:36 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Como resultado de la capacitación con que cuentan las operadoras del sistema de Emergencias 911, en Delicias se logró evitar el suicidio de una persona, que fue vista en su intento por otro ciudadano.


        

    Yadira Nava, coordinadora del sistema C4 en Delicias, confirmó que mediante la contención de la operadora del 911, se pudo evitar este domingo un hecho de suicidio, a través de un tercero que observó la acción y mediante la triangulación, se pudo dialogar con la persona que estaba en crisis.

    La respuesta de elementos policías y personal de Cruz Roja, fue efectiva y se evitó dicho propósito, cumpliendo así con uno de los servicios alternos del 911, una vez que se transfirió la llamada a la línea de crisis.

    Esto es un resultado más de la preparación con que cuentan las operadoras de C4 Delicias, siendo mediante los cinco ejes rectores de la mística 911, que se logró la contención del usuario, dialogando con él hasta que se tranquilizara mediante el acompañamiento humano; la escucha activa del usuario hacía con la operadora; brindando respuestas de manera efectiva a las necesidades del usuario en su emergencia y la filosofía asistencial, hasta que llega el recurso solicitado.

    De esta manera, se reconoce la capacitación con que cuentan las operadoras y el personal de Seguridad Pública, anteponiendo el servicio para salvaguardar la integridad de los delicienses.

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn