×

Marcelo se despide de Cristiano con enigmático mensaje

2018-07-12 07:48:00 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Tras hacerse oficial el traspaso de Cristiano Ronaldo a la Juventus el pasado 10 de julio, este jueves su excompañero Marcelo dedicó unas palabras de despedida en un mensaje de Instagram al astro portugués.


    

"¡Quién lo diría, eh, Cris! Es hora de decir hasta luego... ¡Te juro que no imaginaba que ese día llegaría! Pero nada en esta vida es para siempre, espero que seas muy feliz en tu nueva andadura", publicó la estrella brasileña en el mensaje junto a una foto donde ambos jugadores salen abrazados.

"Fueron casi diez años a tu lado, 10 años de alegría, buen fútbol, victorias, derrotas y momentos maravillosos. Aprendí mucho de ti, tu dedicación es la cosa más extraña que vi en un deportista".

El lateral brasileño también agradeció toda la experiencia que Ronaldo les aportó en el Real Madrid.

"¡Voy a echar de menos nuestras charlas antes de los partidos cuando acertabas los resultados y antes de las finales nos tranquilizabas con tu experiencia y el cariño con los más jóvenes!", resaltó el defensa.

"Tengo el orgullo de haber jugado contigo, no porque seas el mejor jugador sino por la persona que eres. Cuando deje de jugar me sentaré en el bar a tomar una cerveza, contaré varias historias y enseñaré todas nuestras fotos".

Además de Marcelo, otros jugadores del conjunto merengue como Tony Kroos, Sergio Ramos, Lucas Vásquez y Marco Asensio se despidieron del astro portugués.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Golean al Madrid 3 a 0 en su casa en la Champions

2018-12-12 11:56:31 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

CSKA de Moscú acabó con un tibio Real Madrid.


    

En el futbol. No fue en la duela donde la rivalidad es pareja y de vez en cuando, más frecuente que no, llega a ser un motivo de disgusto para los merengues. Fue en el césped del Santiago Bernabéu, donde el conjunto ruso castigó la dejadez de los merengues con una goleada por 0-3.

El Madrid creía que nada se perdía en la derrota. Solo el honor.

Eso que a los rusos les sobró. Honor, autorrespeto y esperanza. Estaba escrito que se marchaban de Champions League, pero aún les quedaba la esperanza de quedar en tercer lugar y disputar la Europa League.

Suerte para Santiago Solari y sus hombres fue que tocó la 'matiné' de Champions League, y no fue un estadio repleto el que pitó a Isco al primer error, pues hasta la afición de precio reducido en partido de trámite se ha cansado de tanto fallo. Y le ha tocado al malagueño; el que ha copado las portadas en las últimas semanas debido a su nueva condición de suplente.

No fue, ni de lejos, el culpable del naufragio. Isco luchó. Corrió. Puso empeño en dar la vuelta a la situación. Pero Isco, siendo quien es, fue víctima de sus mañas. Quiere hacer 'magia' donde no debe, y falla de frente a la portería de manera inexplicable.

Tuvo a bien fallar una oportunidad clarísima cuando su equipo ya perdía 0-2. Su equipo en toda la extensión, puesto que el entrenador envió al escuadrón auxiliar con el que se juegan los partidos irrelevantes. Ese en que Isco y Asensio tienen la titularidad asegurada. Ese que con suficiente motivación responde para pelear oportunidades, pero que tiene un límite. Y lo ha alcanzado esta noche.

El partido bien pudo acabar al 37 con un gol que se vio venir desde que Sigurdsson recibió un pase en la media ante la mirada impasiva de Llorente para emprender la carrera hacia el área. Tenía a tres defensas cercándolo en el área, tan atentos a sus movimientos que a nadie se le ocurrió reparar en FEdor Chalov, que venía de atrás para recibir el balón y disparar a placer. Que no lo vieran los jóvenes Javi Sánchez o Jesús Vallejo, que apenas ha jugador, podría explicarse en pecado de juventud. Que no lo hiciera Marcelo, un después de que Solari le lanzara una advertencia pública, ni explicación, ni justificación.

No habían pasado cinco minutos cuando Schennikov duplicó la ventaja para el cuadro moscovita con un contrarremate al que Coutois no podía llegar después de que el belga despejara hacia delante un disparo de Mario Fernandes.

La noche se le vino encima al Madrid en ese momento. Al escarnio público al otrora ovacionado de cajón, se sumó el miedo cuando Bale, que había entrado tras el medio tiempo, recibió un duro golpe en el tobillo. El galés se espantó al grado de no querer apoyar el pie y el terror recorrió las gradas, pues dado su historial, ya lo veían fuera hasta el próximo año. No pasó a mayores. Cojeando un poco, pero se quedó en la cancha. Se dudará de su durabilidad, pero del 'commitment' jamás.

En eso estaba el Madrid, con un ojo en el eslabón más débil y otro en la puerta contraria, cuando Arnor Sigurdsson acabó de hundirlo con el 0-3 desde fuera del área y después de que el ataque ruso en pleno dejara mareada a la zaga. Y a Marcelo más que ninguno. Tan mal lo habrá visto solari, en forma y juego, que no lo dejó terminar. Apenas cayó el tercero lo sentó para mandar a Carvajal a la cancha.

Para entonces en el Bernabéu ya no quedaba más que algún despistado, la 'grada jóven' del fondo sur que no tiene permitido marcharse y los más de 1,500 rusos disfrutando una victoria. La segunda en menos de seis meses sobre el Real Madrid, ni más ni menos.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn