×

Joven con Down se convierte en entrenador de fut

2018-07-08 05:16:56 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Ricardo aprueba el examen que lo acredita como el primer instructor.


    

GUADALAJARA.

 

Cuando Ricardo nació fue un desafío, pues contaba con 21 cromosomas, lo que se conoce como síndrome de Down. Ahora es independiente, tiene un trabajo como anfitrión y mesero en la cafetería Cordica 21 y está a punto de convertirse en entrenador de futbol para torneos con jugadores con esta condición.

 

En México, desde hace cinco años existe el Torneo 21, especializado en adolescentes con síndrome de Down; compiten, en promedio, 12 equipos. Cada selección cuenta con diez jugadores.

 

Desarrollan sus capacidades intelectuales, motoras y de integración al grupo; que sepan jugar en equipo, la actitud es muy importante, que sepan comportarse, apoyar al compañero, aceptar la derrota y si eso lo aplican en su entorno familiar... es parte de la inclusión que queremos lograr con estos jóvenes”, explicó en entrevista con Excélsior el director de T21, José Ruiz.

 

Ahora, además de Ricardo, Santiago y Eduardo también aprobaron el examen que los certifica como entrenadores.

 

Un entrenador lo primero que tiene que tener es responsabilidad y dar la cara. Comunicación, y a parte de comunicación tiene que mentalizar a los jugadores. Si vas perdiendo no les vas a decir ‘¡ahhh, qué bueno!’, sino al contrario, si vas perdiendo hay que motivar al equipo. Se le dice vibración. Vibrar a los jugadores y a la gente”, explicó Ricardo.

 

Ser jugador de futbol implica pasión, conocimiento, entrenamiento y, sobre todo, disciplina. Ricky, como le dicen, se sabe un entrenador exigente.

 

Vas al Mundial, y luego les dicen ‘descanso libre’. Pero para qué descanso libre, luego se van a tomar cerveza, tequila o con las muchachas. Yo dije que está prohibido… cero mujeres, cero cervezas, porque eso se refleja en la gente”.

 

El trabajo que se hace en la chancha debe transformarse en emoción y contagiar a las tribunas, es reflejo de formación y disciplina, “para que el equipo gane. Que le pongan ímpetu, que le pongan garra, que le pongan fuerza, que le pongan muchísima fuerza, porque un equipo para que tenga buen trabajo es desde seleccionamiento y desde las indicaciones que te hace el coach”, añadió.

 

Su madre, Irma Yolanda, recuerda que fue un reto su llegada a la familia.

 

Cuando llega sí es toda una sorpresa, todo un movimiento en todos los aspectos... hemos tenido que romper muchos paradigmas, hemos tenido que estar abriendo brechas donde no se han abierto. Es un triunfador. El negro panorama que me dieron cuando nació cambió a una luz que de repente encandila”.

 

Por su parte, José Rubén Ruiz, actual director técnico de Ricky, señala que un niño con un cromosoma extra enseña con amor envidiable.

 

Los jugadores que son más competitivos en la cancha suelen serlo en la vida. Como entrenador se aprende mucho más de ellos que de nosotros. Tienen una alegría por la vida, un gozo por el deporte. Cada momento que pasas con ellos te contagian de esa intensidad, esa alegría, esa emoción”.

 

Coincide con él Aarón Gutiérrez, también entrenador para niños con síndrome Down. “La disciplina parte del gusto. Esa disciplina que han tenido durante todos estos años tratan de reflejarlo en la cancha, con ese juego limpio que siempre tratan de hacer ellos”.

 

Mientras que Armando Rojas, quien suele narrar los partidos en el Torneo 21, está convencido que la transparencia en las emociones de estos pequeños y el compañerismo es digna de aplaudir.

 

Ricky tiene un mensaje para toda la afición que está triste o decepcionada porque la Selección Mexicana terminó su actuación mundialista en Rusia.

 

No estemos desilusionados. Se perdió el juego, pero no perdimos la cabeza, no perdimos la mentalidad. Aquí es unir corazones, entrelazar las manos; si México perdió el mundial, al contrario, aquí tenemos que darle aplausos… no nos damos por vencidos, no somos débiles ni nada. Aquí necesitamos la unión que hace la fuerza”.

 

Vía: Excelsior

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Arrestan a exseleccionado de Colombia por narcotráfico

2019-03-20 13:24:45 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Fiscales vinculan al exjugador Jhon Viáfara a una red del Clan del Golfo. Autoridades de EU piden su extradición por el delito federal de tráfico de narcóticos.


    

BOGOTÁ.

Jhon Viáfara, exjugador de la selección de Colombia y autor de un gol para que Once Caldas se impusiera en la final de la Copa Libertadores de 2004, fue arrestado en su país natal tras ser pedido en extradición por una corte de Estados Unidos por presunto tráfico de drogas.

La Fiscalía General de Colombia informó que fiscales en Texas señalan al retirado futbolista de 40 años como integrante de una red vinculada al temido Clan del Golfo, que durante una década trasladó enormes cargamentos de cocaína en lanchas rápidas y semisumergibles que salían del Pacífico colombiano con destino a Centroamérica y finalmente Estados Unidos.

Viáfara, exvolante de los clubes ingleses Southampton y Portsmouth, fue capturado el martes por la noche junto a otros cuatro individuos cerca de la ciudad de Cali, en el sur de Colombia, tras verse involucrado en un accidente automovilístico. La policía informó que Viáfara conducía intoxicado.

Según las investigaciones adelantadas por autoridades estadunidenses, los detenidos harían parte de una red trasnacional que tendría nexos con la estructura criminal del Clan del Golfo”, dijo la Fiscalía General de Colombia en un comunicado.

Añadió que contra Viáfara y los demás capturados “hay pedido de extradición de la Corte para el Distrito Este de Texas, por el delito federal de tráfico de narcóticos”.

Tras iniciar su carrera futbolística en 1998 con Deportivo Pasto, Viáfara pasó a América de Cali en 2000 y se coronó campeón de la liga local en 2000. Se vinculó con Once Caldas en 2002 y dos años después contribuyó a la victoria ante Boca Juniors de Argentina en la final de la Libertadores.

Su consagración en el torneo continental en el torneo continental le abrió las puertas al futbol europeo, incorporándose primero a Portsmouth en 2005. También jugó para la Real Sociedad, aunque nunca se consolidó.

Con la selección, intervino en la Copa América de 2004 que se jugó en Perú y luego en la de 2007 en Venezuela, además de participar en las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010.

Viáfara transitó por los equipos colombianos Atlético Junior de Barranquilla, Deportivo Pereira, La Equidad de Bogotá, Independiente Medellín, Deportivo Cali y Águilas Doradas su último conjunto antes de retirarse en 2015.

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn