×

Joven con Down se convierte en entrenador de fut

2018-07-08 05:16:56 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Ricardo aprueba el examen que lo acredita como el primer instructor.


    

GUADALAJARA.

 

Cuando Ricardo nació fue un desafío, pues contaba con 21 cromosomas, lo que se conoce como síndrome de Down. Ahora es independiente, tiene un trabajo como anfitrión y mesero en la cafetería Cordica 21 y está a punto de convertirse en entrenador de futbol para torneos con jugadores con esta condición.

 

En México, desde hace cinco años existe el Torneo 21, especializado en adolescentes con síndrome de Down; compiten, en promedio, 12 equipos. Cada selección cuenta con diez jugadores.

 

Desarrollan sus capacidades intelectuales, motoras y de integración al grupo; que sepan jugar en equipo, la actitud es muy importante, que sepan comportarse, apoyar al compañero, aceptar la derrota y si eso lo aplican en su entorno familiar... es parte de la inclusión que queremos lograr con estos jóvenes”, explicó en entrevista con Excélsior el director de T21, José Ruiz.

 

Ahora, además de Ricardo, Santiago y Eduardo también aprobaron el examen que los certifica como entrenadores.

 

Un entrenador lo primero que tiene que tener es responsabilidad y dar la cara. Comunicación, y a parte de comunicación tiene que mentalizar a los jugadores. Si vas perdiendo no les vas a decir ‘¡ahhh, qué bueno!’, sino al contrario, si vas perdiendo hay que motivar al equipo. Se le dice vibración. Vibrar a los jugadores y a la gente”, explicó Ricardo.

 

Ser jugador de futbol implica pasión, conocimiento, entrenamiento y, sobre todo, disciplina. Ricky, como le dicen, se sabe un entrenador exigente.

 

Vas al Mundial, y luego les dicen ‘descanso libre’. Pero para qué descanso libre, luego se van a tomar cerveza, tequila o con las muchachas. Yo dije que está prohibido… cero mujeres, cero cervezas, porque eso se refleja en la gente”.

 

El trabajo que se hace en la chancha debe transformarse en emoción y contagiar a las tribunas, es reflejo de formación y disciplina, “para que el equipo gane. Que le pongan ímpetu, que le pongan garra, que le pongan fuerza, que le pongan muchísima fuerza, porque un equipo para que tenga buen trabajo es desde seleccionamiento y desde las indicaciones que te hace el coach”, añadió.

 

Su madre, Irma Yolanda, recuerda que fue un reto su llegada a la familia.

 

Cuando llega sí es toda una sorpresa, todo un movimiento en todos los aspectos... hemos tenido que romper muchos paradigmas, hemos tenido que estar abriendo brechas donde no se han abierto. Es un triunfador. El negro panorama que me dieron cuando nació cambió a una luz que de repente encandila”.

 

Por su parte, José Rubén Ruiz, actual director técnico de Ricky, señala que un niño con un cromosoma extra enseña con amor envidiable.

 

Los jugadores que son más competitivos en la cancha suelen serlo en la vida. Como entrenador se aprende mucho más de ellos que de nosotros. Tienen una alegría por la vida, un gozo por el deporte. Cada momento que pasas con ellos te contagian de esa intensidad, esa alegría, esa emoción”.

 

Coincide con él Aarón Gutiérrez, también entrenador para niños con síndrome Down. “La disciplina parte del gusto. Esa disciplina que han tenido durante todos estos años tratan de reflejarlo en la cancha, con ese juego limpio que siempre tratan de hacer ellos”.

 

Mientras que Armando Rojas, quien suele narrar los partidos en el Torneo 21, está convencido que la transparencia en las emociones de estos pequeños y el compañerismo es digna de aplaudir.

 

Ricky tiene un mensaje para toda la afición que está triste o decepcionada porque la Selección Mexicana terminó su actuación mundialista en Rusia.

 

No estemos desilusionados. Se perdió el juego, pero no perdimos la cabeza, no perdimos la mentalidad. Aquí es unir corazones, entrelazar las manos; si México perdió el mundial, al contrario, aquí tenemos que darle aplausos… no nos damos por vencidos, no somos débiles ni nada. Aquí necesitamos la unión que hace la fuerza”.

 

Vía: Excelsior

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Golean al Madrid 3 a 0 en su casa en la Champions

2018-12-12 11:56:31 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

CSKA de Moscú acabó con un tibio Real Madrid.


    

En el futbol. No fue en la duela donde la rivalidad es pareja y de vez en cuando, más frecuente que no, llega a ser un motivo de disgusto para los merengues. Fue en el césped del Santiago Bernabéu, donde el conjunto ruso castigó la dejadez de los merengues con una goleada por 0-3.

El Madrid creía que nada se perdía en la derrota. Solo el honor.

Eso que a los rusos les sobró. Honor, autorrespeto y esperanza. Estaba escrito que se marchaban de Champions League, pero aún les quedaba la esperanza de quedar en tercer lugar y disputar la Europa League.

Suerte para Santiago Solari y sus hombres fue que tocó la 'matiné' de Champions League, y no fue un estadio repleto el que pitó a Isco al primer error, pues hasta la afición de precio reducido en partido de trámite se ha cansado de tanto fallo. Y le ha tocado al malagueño; el que ha copado las portadas en las últimas semanas debido a su nueva condición de suplente.

No fue, ni de lejos, el culpable del naufragio. Isco luchó. Corrió. Puso empeño en dar la vuelta a la situación. Pero Isco, siendo quien es, fue víctima de sus mañas. Quiere hacer 'magia' donde no debe, y falla de frente a la portería de manera inexplicable.

Tuvo a bien fallar una oportunidad clarísima cuando su equipo ya perdía 0-2. Su equipo en toda la extensión, puesto que el entrenador envió al escuadrón auxiliar con el que se juegan los partidos irrelevantes. Ese en que Isco y Asensio tienen la titularidad asegurada. Ese que con suficiente motivación responde para pelear oportunidades, pero que tiene un límite. Y lo ha alcanzado esta noche.

El partido bien pudo acabar al 37 con un gol que se vio venir desde que Sigurdsson recibió un pase en la media ante la mirada impasiva de Llorente para emprender la carrera hacia el área. Tenía a tres defensas cercándolo en el área, tan atentos a sus movimientos que a nadie se le ocurrió reparar en FEdor Chalov, que venía de atrás para recibir el balón y disparar a placer. Que no lo vieran los jóvenes Javi Sánchez o Jesús Vallejo, que apenas ha jugador, podría explicarse en pecado de juventud. Que no lo hiciera Marcelo, un después de que Solari le lanzara una advertencia pública, ni explicación, ni justificación.

No habían pasado cinco minutos cuando Schennikov duplicó la ventaja para el cuadro moscovita con un contrarremate al que Coutois no podía llegar después de que el belga despejara hacia delante un disparo de Mario Fernandes.

La noche se le vino encima al Madrid en ese momento. Al escarnio público al otrora ovacionado de cajón, se sumó el miedo cuando Bale, que había entrado tras el medio tiempo, recibió un duro golpe en el tobillo. El galés se espantó al grado de no querer apoyar el pie y el terror recorrió las gradas, pues dado su historial, ya lo veían fuera hasta el próximo año. No pasó a mayores. Cojeando un poco, pero se quedó en la cancha. Se dudará de su durabilidad, pero del 'commitment' jamás.

En eso estaba el Madrid, con un ojo en el eslabón más débil y otro en la puerta contraria, cuando Arnor Sigurdsson acabó de hundirlo con el 0-3 desde fuera del área y después de que el ataque ruso en pleno dejara mareada a la zaga. Y a Marcelo más que ninguno. Tan mal lo habrá visto solari, en forma y juego, que no lo dejó terminar. Apenas cayó el tercero lo sentó para mandar a Carvajal a la cancha.

Para entonces en el Bernabéu ya no quedaba más que algún despistado, la 'grada jóven' del fondo sur que no tiene permitido marcharse y los más de 1,500 rusos disfrutando una victoria. La segunda en menos de seis meses sobre el Real Madrid, ni más ni menos.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn