×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Temporada de siega

    2018-07-01 23:22:07 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Lo que se siembra se cosecha. Lo anterior, por el resultado electoral de ayer.


        

    A nivel federal, era algo muy cantado el triunfo de AMLO.

     Su persistencia, los años sobre años de campaña, su contacto directo con la población. Su sospechosa derrota de 2006.

    Esa larga marcha hacia el poder fructificó el domingo. 

    Por otro lado, el mal gobierno de Peña Nieto. Su permisidad ante la corrupción de tanto gobernador, su alianza con los tecnócratas insensibles, su lejanía frente a casos como el de Ayotzinapan, que  terminaron sumados  a sus cuentas negras.

    La increíble invitación de Trump a Los Pinos.

    La infamante Casa Blanca. 

    La rampante inseguridad en toda la nación. 

    El indetenible narcotráfico y sus trágicas consecuencias. 

    Agregue usted lo que quiera.

    Al final, el pueblo, hastiado, harto, enojado, se vengó utilizando la herramienta del voto. 

    Lo rescatable, mejor dicho, lo formidable de la jornad: que se impuso la democracia, que no hubo ni intentos para fraguar un fraude, que  triunfaron las instituciones, que se respetó la soberana voluntad popular.

    Ahora viene lo difícil, pues la campaña para el virtual presidente fue un paseo por las nubes.

    Viene la cruda realidad: echarse sobre sus hombros un país tan desigual, donde conviven los hombre más ricos del mundo con los más miserables.

    Donde las oportunidades no son parejas.

    Donde la corrupción es endémica.

    Donde triunfa el gandalla sobre el honesto.

    Donde se coluden autoridades con delincuentes. 

    Donde muchos niños pasan hambre.

    Donde miles de  mujeres son vejadas.

    Donde se arrumba al anciano.

    Donde impera la ley del cochupo, de la mordida.

    A eso y más deberá enfrentarse el victorioso de ayer.

    Y deberá hacerlo ya, pues así como el pueblo le ha dado su confianza, así se la ha de quitar si no cumple.

    Y son tantas sus promesas, que tiempo le ha de faltar para solventar las mínimas.

    Un cosa es la tribuna, el aplauso, el grito, el calor del discurso, otra muy distinta la cruda realidad. 

    Y como solo es imposible que gobierne, antes de su toma de posesión tendrá que deslindarse de tanto oportunista que se subió a su tren, que chapulineó de otros  partidos  al olor del triunfo. 

    Entre ellos hay muchos que ni de lejos deben acompañarlo  en la gigantesca labor que le espera.

    El cedazo de la honradez, de la eficiencia, del expediente limpio, deberá aplicárseles sin cortapisas ni distingos.

    Si no, estaríamos hablando de lo mismo: del hartazgo que le dio el laurel de ayer.

    Por lo pronto, con la manifiesta posibilidad de dominar las dos cámaras del Congreso de la Unión, también deberá lidear con la tentación de convertirse en un absolutista.

    De ahí que atemperar sus ímpetus, sus ansias, su carácter, su mesianismo, son tareas impostergables.

    Por el bien de México, que se olvide del pasado, del fragor de las campañas, del lenguaje pendenciero, del “si no estás conmigo estás contra mi”.

    Que  tenga la grandeza  de convertirse en un presidente de y para todos, en un presidente que siente un precedente de honestidad, de eficiencia, de talento, de paciencia, de compasión, de tolerancia, de honrar el sitial que va a ocupar. 

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    CORRIDO. AMOR. MARCHA. PODEROSO. PESO. VETERANO.

    2018-09-24 21:00:27 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El corrido de Patricio Barrera, compuesto por Juan González, se escucha mucho en estaciones radiofónicas del sur de Estados Unidos. Basado en el hecho real de alguien que sobrevivió a catorce balazos, la oda cuenta la historia del funcionario público que más administraciones municipales consecutivas lleva en el mismo cargo: trece años


        

    “El muro no resuelve problema migratorio”: AMLO. Esa es la frase más fuerte que ha utilizado el Presidente Electo respecto al candente tema.Lo demás han sido ramplonerías como amor y paz y otras zarandajas indignas del mandatario de un país independiente.

    Para no perder la costumbre, hoy será la marcha que las estudiantes de la Normal de Saucillo realizan cada año en demanda de justicia para los 43 de Ayotzinapa. Partirán del Reloj Público y en la Plaza de Armas, en 43 bancas, tenderán sus protestas. Engrosarán su contingente protestantes llegados de Chihuahua y otros de aquí. Martes agitado.

    “Legalizar la droga no reduce la criminalidad”: Osorio Chong. Ni tampoco él la redujo cuando fue poderoso Secretario de Gobernación.

    Con todo se fue el aparato estatal de seguridad a Parral a resolver el lamentable homicidio del líder empresarial Uriel Loya. Inclusive el Gobernador hizo acto de presencia ante los familiares del finado. Así debe ser siempre, independientemente del peso político o social de la víctima. 

    A cuatro días de que se cierre el registro, el anayista Marko Cortés lidera la carrera por la presidencia nacional . A la saga le van Manuel Gómez Morín, no el difunto, no se asusten, sino un nieto del batopilense, luego Miriam Morelli, el archi veterano Ernesto Ruffo y el desconocido José Luis Espinoza. Batalla campal la que se espera el mero día.  

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn