×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Para López Obrador

    2018-06-29 06:29:55 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Conoces todo México, todo su territorio, su riqueza y sus dolores. Todas sus luces y sombras. Tu tercer intento, Andrés Manuel. Este domingo vas a tu tercera cita con las urnas y ese destino que vislumbras desde hace décadas.


        

    Muy probablemente, el domingo nos vayamos a dormir con la noticia de que aquello que las encuestas pronosticaron se hizo realidad. Tal vez, cuando despertemos el 2 de julio tengamos la certeza de que serás el próximo Presidente de México. Al fin, dirán quienes te apoyaron y quienes no, aunque por razones distintas. Tal vez sólo Cuauhtémoc Cárdenas había escrito una historia como la tuya: tres candidaturas. Aunque tú supiste qué y cómo hacer, qué cambiar, qué ceder, qué decir, qué callar, qué apostar, qué revisar para asegurar un movimiento finalmente enfocado en la victoria. Si ganas será por tu perseverancia, sin duda, pero también por tu resiliencia, tu capacidad para cambiar.

     

    Y justo por eso, Andrés Manuel, por tu discurso y las expectativas que has generado, sabrás que, si ganas, la tuya será la Presidencia más vigilada de la historia moderna de México. Te construiste sobre los errores del sistema, los señalaste con ojo clínico; la lucha contra éstos la hiciste tu bandera. No puedes permitir que estos vicios aparezcan, se asomen siquiera, en un gobierno que se anunció como el que acabará con la corrupción. Porque hiciste de este combate la llave maestra para resolver todos los problemas del país. Si ganas, tienes mucho que demostrar, porque de no hacerlo, de no crear un ambiente alejado del dispendio en la función pública, verás en quienes te apoyaron cómo se rompe la ilusión alimentada por ese repudio a la clase política del país, y sus ofensivos derroches, prepotencias y desplantes. Porque crear ese ambiente incorruptible, Andrés Manuel, será el mejor argumento para encontrarte con quienes no votaron por ti. Tu discurso de antenoche en el Estadio Azteca dejó claro que ya te ves cerca de Los Pinos, donde anuncias que no vivirás. Reiteraste tus propuestas, hablaste del respeto que darás a la crítica y al disenso (como debe hacerlo siempre un líder que se dice de izquierda). Y aunque junto a ti vimos al presidente del partido ultraconservador del país, deberás, si ganas, honrar esas líneas que tú mismo pronunciaste: “a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. Un México del siglo XXI no espera un evangelio como parte de las políticas públicas. Los ojos estarán sobre ti y tu equipo desde el momento en que se anuncie tu posible triunfo. Un paso en falso será demoledor. Y que esa conciencia sea el muro de contención para ti y tus colaboradores; se esperará de ti la autocrítica que no hemos visto en los últimos gobiernos; y sí, también el castigo a quienes, aunque sean tus más antiguos compañeros, compadres o aliados, deban recibir en caso de corromperse al amparo de tu triunfo. Deberás ir más lejos que Benito Juárez; para tus amigos, también, la ley a secas. Sin la “gracia” que les otorgaba el gran héroe de tu historia.

     

    Pero, sobre todo, deberás ser (y sí, lo dijiste hace dos noches) el presidente de todos los mexicanos. No sólo de aquellos que te adoran. Si logras la reconciliación de una sociedad polarizada, pero además pavimentas los prometidos caminos para la equidad y la justicia, habrás ganado ése, tu siempre añorado lugar en “el lado correcto de la historia”.

     

    Sin embargo, Andrés Manuel, también está la otra posibilidad que hay en toda democracia. En el lejano, pero no inexistente caso de que pierdas, deberás demostrar que ésta, tu tercera campaña, se edificó bajo un principio de responsabilidad política distinto a las dos anteriores. Nada te daría un lugar como verdadero demócrata como el reconocimiento de una eventual derrota. Sin tigres ni diablos. Intentar la narración de una historia ya repetida, que se aferre a la lucha por el poder, sería decirnos a todos, seguidores tuyos o no, que estos últimos doce años pasaron en vano, que tu discurso sobre abatir la pobreza, la corrupción, la inseguridad, no eran sino pretextos para alimentar una ambición meramente personal.

     

    Los más grandes líderes de la historia mundial son aquellos que han logrado ponerse por encima de sí mismos, de su grupo y de su circunstancia. Aquellos que, conocedores del pasado, logran una fuga hacia el futuro sin nunca, jamás, perder de vista el presente con su enorme complejidad y multiplicidad de dimensiones.

     

    ADDENDUM. “Verás, Oz es un Gran Mago y puede adoptar la forma que desee, de modo que algunos dicen que parece un pájaro, otros afirman que es como un elefante y los demás que tiene la forma de un gato. Para otros es un hermoso duende o cualquier otra cosa... Pero ningún ser viviente podría decir quién es el verdadero Oz cuando adopta su forma natural”. Lyman Frank Baum, en El maravilloso mago de Oz.

     

    Por Yuriria Sierra/Nudo gordiano

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    ¿Cuál quieres escuchar primero?

    2018-07-15 11:07:43 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El miércoles 11 de julio, el virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo una reunión con quienes serán los legisladores federales en el próximo Congreso. Ahí les leyó la cartilla y les planteó la docena de reformas de ley que, respetuosamente a fuerzas, deberán discutir y en su caso aprobar. Esto se suma a las propuestas que había venido haciendo después de ganar la elección.


        

    Pero como suele pasar, todas las medidas que cambian el statu quo implican noticias buenas y malas. ¿Cuál quiere escuchar primero el amable lector?

     

    La buena: Dentro de su plan de austeridad, ningún funcionario de los tres Poderes de la Unión podrá ganar más de lo que percibe el Presidente de la República, esto es alrededor de 260 mil pesos mensuales. La mala: Es muy probable que los mejores cuadros del gobierno, al no ver ningún incentivo de trabajar de lunes a domingo, sin horarios específicos de entrada y de salida y con enormes responsabilidades, se vayan a la iniciativa privada donde, seguramente, ganarán muchos más. Los que se queden, o saben que tendrán un hueso o podrían buscar “complementos” de su sueldo en otros lados. La peor: Difícilmente, aceptarán bajarse el sueldo los jueces o ministros, por lo que se vendría una lluvia de amparos. El problema no debería haber sido el sueldo, sino la forma en que lo devengaban.

     

    La buena: Se reducirá la burocracia, eliminándose subsecretarías, direcciones, delegaciones en los estados y otros organismos. La mala: Se quedarán sin empleo cientos de personas.

     

    La buena: Habrá una descentralización de las dependencias del gobierno federal, lo que garantiza atención en distintas zonas del país. La mala: ¿Qué culpa tienen las familias de los funcionarios y trabajadores que van a tener que cambiarse? O las propias ciudades como Mérida, Chetumal, Ciudad del Carmen o León, por mencionar algunas, que verán trastocada su propia tranquilidad, ¿van a darle apoyo a todas las familias que se van a cambiar?, ¿de dónde saldrán los recursos? 

     

    La buena: Se va aumentar el salario mínimo. La mala: Sólo en la zona fronteriza del norte del país.

     

    La buena: Le quitará la pensión a los expresidentes. La mala: No se ha hablado de los pequeños ejércitos que cuidan no sólo a los expresidentes, sino también a toda su familia, ni tampoco en la reducción del personal de apoyo administrativo que también es pagado con dinero público.

     

    La buena: Se discutirán a conciencia los 10 decretos de reserva de agua que firmó el presidente Enrique Peña Nieto. La mala: López Obrador ya los calificó a priori como “privatización del agua”, aun cuando organizaciones sociales, académicos y expertos señalaron que no se privatizaba, sino al contrario, se protegía.

     

    La buena: Se establecerá el mecanismo de consulta para la revocación del mandato y se eliminarán trabas en los referéndum populares. La mala: ¿Se pondrá a referéndum los derechos ya ganados?, ¿se utilizará la democracia participativa sólo en casos que le convenga al gobierno?

     

    Hay otras medidas que son buenas sin ningún pero, como la eliminación del fuero para todos los funcionarios, incluyendo al Presidente de la República. Al fin se acabará la impunidad. Hay también otras malas que no tienen nada bueno, como es la modificación o revocación de leyes de la Reforma Educativa.

     

    Habrá quien diga que para resolver los grandes males del país, tiene que haber grandes sacrificios, pero habría que cuidar que los sacrificados no sean las personas que ni la deben ni la temen, y que sólo quieren hacer su trabajo en paz.

     

    Por Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn