×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Para López Obrador

    2018-06-29 06:29:55 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Conoces todo México, todo su territorio, su riqueza y sus dolores. Todas sus luces y sombras. Tu tercer intento, Andrés Manuel. Este domingo vas a tu tercera cita con las urnas y ese destino que vislumbras desde hace décadas.


        

    Muy probablemente, el domingo nos vayamos a dormir con la noticia de que aquello que las encuestas pronosticaron se hizo realidad. Tal vez, cuando despertemos el 2 de julio tengamos la certeza de que serás el próximo Presidente de México. Al fin, dirán quienes te apoyaron y quienes no, aunque por razones distintas. Tal vez sólo Cuauhtémoc Cárdenas había escrito una historia como la tuya: tres candidaturas. Aunque tú supiste qué y cómo hacer, qué cambiar, qué ceder, qué decir, qué callar, qué apostar, qué revisar para asegurar un movimiento finalmente enfocado en la victoria. Si ganas será por tu perseverancia, sin duda, pero también por tu resiliencia, tu capacidad para cambiar.

     

    Y justo por eso, Andrés Manuel, por tu discurso y las expectativas que has generado, sabrás que, si ganas, la tuya será la Presidencia más vigilada de la historia moderna de México. Te construiste sobre los errores del sistema, los señalaste con ojo clínico; la lucha contra éstos la hiciste tu bandera. No puedes permitir que estos vicios aparezcan, se asomen siquiera, en un gobierno que se anunció como el que acabará con la corrupción. Porque hiciste de este combate la llave maestra para resolver todos los problemas del país. Si ganas, tienes mucho que demostrar, porque de no hacerlo, de no crear un ambiente alejado del dispendio en la función pública, verás en quienes te apoyaron cómo se rompe la ilusión alimentada por ese repudio a la clase política del país, y sus ofensivos derroches, prepotencias y desplantes. Porque crear ese ambiente incorruptible, Andrés Manuel, será el mejor argumento para encontrarte con quienes no votaron por ti. Tu discurso de antenoche en el Estadio Azteca dejó claro que ya te ves cerca de Los Pinos, donde anuncias que no vivirás. Reiteraste tus propuestas, hablaste del respeto que darás a la crítica y al disenso (como debe hacerlo siempre un líder que se dice de izquierda). Y aunque junto a ti vimos al presidente del partido ultraconservador del país, deberás, si ganas, honrar esas líneas que tú mismo pronunciaste: “a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. Un México del siglo XXI no espera un evangelio como parte de las políticas públicas. Los ojos estarán sobre ti y tu equipo desde el momento en que se anuncie tu posible triunfo. Un paso en falso será demoledor. Y que esa conciencia sea el muro de contención para ti y tus colaboradores; se esperará de ti la autocrítica que no hemos visto en los últimos gobiernos; y sí, también el castigo a quienes, aunque sean tus más antiguos compañeros, compadres o aliados, deban recibir en caso de corromperse al amparo de tu triunfo. Deberás ir más lejos que Benito Juárez; para tus amigos, también, la ley a secas. Sin la “gracia” que les otorgaba el gran héroe de tu historia.

     

    Pero, sobre todo, deberás ser (y sí, lo dijiste hace dos noches) el presidente de todos los mexicanos. No sólo de aquellos que te adoran. Si logras la reconciliación de una sociedad polarizada, pero además pavimentas los prometidos caminos para la equidad y la justicia, habrás ganado ése, tu siempre añorado lugar en “el lado correcto de la historia”.

     

    Sin embargo, Andrés Manuel, también está la otra posibilidad que hay en toda democracia. En el lejano, pero no inexistente caso de que pierdas, deberás demostrar que ésta, tu tercera campaña, se edificó bajo un principio de responsabilidad política distinto a las dos anteriores. Nada te daría un lugar como verdadero demócrata como el reconocimiento de una eventual derrota. Sin tigres ni diablos. Intentar la narración de una historia ya repetida, que se aferre a la lucha por el poder, sería decirnos a todos, seguidores tuyos o no, que estos últimos doce años pasaron en vano, que tu discurso sobre abatir la pobreza, la corrupción, la inseguridad, no eran sino pretextos para alimentar una ambición meramente personal.

     

    Los más grandes líderes de la historia mundial son aquellos que han logrado ponerse por encima de sí mismos, de su grupo y de su circunstancia. Aquellos que, conocedores del pasado, logran una fuga hacia el futuro sin nunca, jamás, perder de vista el presente con su enorme complejidad y multiplicidad de dimensiones.

     

    ADDENDUM. “Verás, Oz es un Gran Mago y puede adoptar la forma que desee, de modo que algunos dicen que parece un pájaro, otros afirman que es como un elefante y los demás que tiene la forma de un gato. Para otros es un hermoso duende o cualquier otra cosa... Pero ningún ser viviente podría decir quién es el verdadero Oz cuando adopta su forma natural”. Lyman Frank Baum, en El maravilloso mago de Oz.

     

    Por Yuriria Sierra/Nudo gordiano

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Agua y ajo

    2018-09-23 16:12:10 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Hoy Morena en el Congreso se siente la última coca en el desierto, el papas y refresco grande, el quítate que ahí te voy, la divina garza, el rey del mambo.


        

    Su mayoría les ha dado poderes que nunca pensaron tener. Tienen la piel más gruesa y resistente a cualquier crítica que se haga sobre su trabajo. El 4 de septiembre, de forma inédita y por demás escandalosa, los senadores fueron capaces de caer en violaciones parlamentarias y en el ridículo con tal de darle la ansiada licencia a Manuel Velasco, gobernador-senador-gobernador interino y próximo senador de Chiapas. Aunque despertó los más intensos reproches, los morenistas decidieron aplicar la de: “Agua(ntarse) y ajo(derse)” y seguir como si nada.

    También tienen el don de multiplicarse. Iniciaron la Legislatura con 191 diputados, pero entre el chapulineo de legisladores del PT y el PES, más el pago de la licencia de Velasco con la voluntad de cinco diputados del verde (¡qué baratooo!), Morena llegó a la mayoría absoluta con 256 diputados (que el sabio pueblo no les dio en las urnas).

    Se han vuelto muy pragmáticos. El 20 de septiembre se avaló un acuerdo de la Mesa Directiva en el Senado para reducir los tiempos de tribuna. A pesar del pataleo del PAN y del PRI, Morena le aplicó la de “agua y ajo”. Seguramente pensaron: “¿Para qué le dan más tiempo a los senadores de discutir, si de cualquier manera les vamos a suministrar la aplanadora?”. Además, así se evitan la fatiga y las horrorosas salidas tarde.

    Los morenistas están cumpliendo lo que ya Ricardo Monreal había adelantado, que primero buscarían consenso, pero que si no lograban acuerdos, aplicarían su mayoría legítima. Eso sí, nunca explicó exactamente cómo sería esa búsqueda de acuerdos, por lo visto es algo como esto: Ring, ring… “Damián, buenas tardes, soy Ricardo. Oye, te anuncio que mañana vamos a presentar un punto de acuerdo para disminuir los tiempos en tribuna, ¿estás de acuerdo?”; “En lo absoluto, estarían coartando la libertad de expresión”; “Ni hablar, conste que te pregunté y busqué convencerte, pero ante tu cerrazón tendremos que utilizar nuestra mayoría legítima”.

    También quieren ser los legisladores más rápidos de todo el continente, quieren todo en un abrir y cerrar de sesiones. No importa si cometen pifias como la del 13 de septiembre cuando aprobaron una iniciativa de ¡2011! para modificar la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos. En su prisa, no quisieron darse cuenta que está desactualizada y que no contempla funcionarios que surgieron en recientes administraciones, entre otros errores que dejan abierta la puerta para la impugnación.

    Y si Morena quiere, Morena puede. El mismo jueves, el Senado aprobó, por unanimidad, el convenio 98 de la OIT, que permite a los trabajadores adherirse a la agrupación gremial que mejor los representa. ¿Quién presentó la propuesta? No podía ser otro que el líder sindical Napoleón Gómez Urrutia. El sector empresarial manifestó su desacuerdo porque no hubo un dictamen de comisiones (porque no hay comisiones) y porque tampoco se dieron las consultas pertinentes. Morena, al que no le interesa congraciarse con nadie, aplicó una vez más la de “agua y ajo”.

    Hoy las frases de batalla de los morenistas son: “Contra la intolerancia hasta alcanzarla”, “la mayoría somos nosotros” y sí, “agua y ajo”.

    De lo que Morena no tiene ningún control es de sí mismo. Las huestes de ese movimiento son impredecibles e incontrolables. La soberbia de hoy puede ser la perdición de mañana de los morenistas.

    Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn