×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO

  • OJOS. MANOS. ENJUNDIA. CHUSCO. SUEÑOS. FIESTA. TORMENTO.

    2018-06-13 06:23:06 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El ambiente en el Rotario se espesó. De pronto, de un segundo a otro, la audiencia clavó los ojos y aguzó los oídos hacia cuatro de los siete debatientes, hacia Gaby Franco, Eliseo Compeán, Yazmín Botello y Roberto González.


        

    Los otros tres, las otras tres, pasaron a simples testigos presenciales, casi a invitadas de piedra.

     Hasta ese instante, a  casi una hora de iniciado el encuentro organizado por la Asamblea Municipal del IEE entre los aspirantes a la Presidencia Municipal, había transcurrido entre el bostezo y el tedio entre los cerca de 200 asistentes.

    Poco interés les mereció los historiales de cada uno, recitado por cada uno en tono declamatorio, como si de un cuento familiar se tratara.El sonido, deficiente, tampoco ayudaba a su propósito. La raza quería acción.

     El deseo morboso de oler sangre de políticos campeó por el amplio salón de baile acondicionado para el caso, con una pantalla anunciando el tiempo que tenía cada aspirante para soltar sus rollos.

     El tedio y el bostezo súbitamente se transformaron en atención y en  ganas de que se hicieran ganas.

     Y vieran que se les cumplió el malsano deseo: Gaby, Eliseo, Yazmín y Roberto se lanzaron todos contra todos, aunque quizá lo más correcto sea decir que a momentos le echaban montón al panista, al que el faltaban manos para sacar y exhibir, sacar y exhibir cartelones y papeles para defender sus dichos y defenderse del fuego graneado de que lo hacían blanco.

     Yazmín, de Morena, quien en una obvia estrategia se identificaba por su apellido, Botello, y no por su nombre, se convirtió  en una pantera, y  utilizando sus manos cuales aspas de molino de viento para amacizar sus decires, lo acusó de esto y de aquello, ante la sonrisa complacida de su padre, quien desde la sexta fila le clavaba sus ojos amorosos y se moría de ganas de pararse a aplaudirle.

     Pero las palmas estuvieron expresamente prohibidas por los organizadores, entre ellos un joven vestido de mesero, con pantalón negro y camisa, blanca, con un chongo en la nuca, con corbata oscura y piocha recortada.

    Al avance del show también la haría de mensajero entre los asesores con sus  los candidatos, auxiliado por una chica de falda corta, pierna torneada, escote inquietante y sonrisa coqueta. Lo mejor de la tarde, a no dudar. 

    Gaby Franco no le fue a la saga. A menor volumen de voz que la morenista, pero hábil para el énfasis oportuno y el ademán femenino pero firme, también se le lanzó al cuello, ante el beneplácito del respetable, a esa altura ya francamente metido de lleno en tratraca. Contestó al tú por tú, argumentó, contra atacó, se defendió, cumplió a cabalidad, pues, con la escencia del coloquio en desarrollo: un debate es un pleito y a eso se atuvo. 

    Roberto el independiente, el único de los siete que no leyó una línea, pues todo lo llevó grabado en su disco duro, igual le entró a la tómbola contra el azul, aunque le faltó la enjundia de la vez anterior, pues no alzó la voz ni sacó toda la artillería que creíamos llevaba en el chimeco.

    Tan feroz se puso el asunto que hasta los colegas, adecuadamente ubicados en un piso a desnivel por la diligente Chata, otra de las coordinadoras, y su grupo de guapas edecanes, guardaron comedida compostura, olvidando el chacoteo que desde el inicio habían armado dos de ellos, Darío Ogaz y Elías Salas, quien de pintor que es, mutó a comunicador.

    Con la cuarteta de peleoneros dueños del escenario, las otras tres participantes, Arcelia Bojórquez, del Panal, Marlén Vidañas, del PRD, y Norma Elena Lozano, del Verde, leían sus ofertas por mero compromiso, resignadas a actuar de relleno. Si acaso, Marlén se salvó, no por sus elocuencias y propuestas, sino por su hermoso nombre.

    Aparte de lo chusco, de lo anecdótico, como cuando Compeán le dijo a Yazmín, Botella, en vez de Botello, como cuando él y Gaby se pusieron a discutir precisamente de botellas, lo serio y trascendente giró en torno a la zona metropolitana y su utilidad para Delicias, el compromiso de cuajar el viejo proyecto de dotar a la ciudad de drenaje pluvial, los proyectos de construir velatorios en colonias y barrios de la periferia, la resucitada que le dieron a la quimera del Centro de Convenciones, salvo eso, lo demás fue lo de menos.

    Que seguridad pública, desburocratizar la administración municipal, reducir el gasto corriente, atraer inversiones, portarse bien, ser honestos y angelicales, fueron lugares comunes que se repiten elección tras elección sin que se plasmen en la realidad, quedándose en sueños y falsos propósitos característicos de los debates.

    Afuera fue la fiesta, la música, el baile, la pachanga de las porras, los desfiles, los tambores, el folclor, los cánticos de victoria, el desmadre clásico del fin de estos ejercicios de nuestra democracia, en cuyo nombre tantos desmadres se cometen.

    ¿Y el debate presidencial? Por favor, nada que ver con la emoción y la garra del nuestro. Lo mismo de siempre: López Obrador y su remedio para todo, el combate a la corrupción, Anaya negando sus tranzas documentadas, Meade sin dar el estirón, el Bronco y sus zuatadas, gracias a las cuales no nos fuimos a dormir antes de que se terminara ese tercer tormento chino que nos recetaron. Afortunadamente fue el último. 

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    PREMIO. DESFIGUROS. PROFESIONISTA. LEONES. AIRE.

    2018-10-18 23:09:37 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Sin que viniera al caso, ajeno a toda fecha conmemorativa, de pronto se hizo viral el corrido de Emiliano J Laing, Rebelión Frustrada, de la inspiración de Chuy López Muñoz, cantado por los Hermanos Durán


        

    La edición del video es de Carlos Gallegos, Cronista del Municipio, y data desde 2002, cuando éste presentó su libro Luto en Delicias, que narra la vida y la muerte del mítico ex presidente municipal, trabajo que le redituó el Premio Testimonio Chihuahua correspondiente a ese año, convirtiéndose  en el segundo deliciense en alcanzarlo, después  de Manuel Talavera. Dos periódicos digitales, uno de la Capital y otro de ciudad Juárez le dieron vuelo, ahora sí que en todo el mundo.

    Ahora salen conque no sólo habrá consulta pública para tomar la decisión acerca del lugar para la construcción del nuevo aeropuerto de la CDMX, sino también para el tren maya y las refinerías. Las consultas cuestan, así sean manipuladas, de ahí que en una anda sale más caro el caldo que las albóndigas. Como diría el clásico, oh democracia, cuántos desfiguros se cometen en tu nombre.

    Sentida, muy sentida la muerte del doctor José Alfredo Estada Parra, el primer profesionista local en alcanzar ese grado académico, en su caso en Sicología Clínica. Egresado de Administración de Empresas  de la Universidad Iberoamericana, su familia fue pionera en el cultivo del nogal en la región de Saucillo y Las Varas. En Saucillo, su tío Alfredo, un talentoso fotógrafo que inmortalizó el nacimiento de Delicias con su cámara manual, perforó el primer pozo agrícola, considerado a la fecha el  de mayor rendimiento del Distrito. Un gran paisano y amigo que se nos adelantó.      

    Al que pusieron barcino en el Congreso del Estado fue a Gustavo Elizondo, Secretario de Obras Públicas. Sacado de prolongado ostracismo, el ex alcalde de Juárez está muy empolvado, y de ahí se agarró un diputado de Morena, mucho más actualizado que él, para exhibirlo a fondo, desmintiéndolo con datos oficiales acerca de dos o tres mentirillas que les quiso vender como verdades.O sea, nada sabe de las páginas de transparencia, algo que en sus tiempos no existían. Fue carnita para los leones.

    Ya estuvo suave. Antes de que se vuelva a venir el frío que nos trajo como nos trajo durante los últimos días, mejor hay le paramos. Si Dios nos presta vida y salud nos leeremos el lunes próximo, cuando de nuevo sea ocasión de grillar y comer prójimo. En tanto, no se confíe, pues si se fija bien y se acuerda de la sabiduría de los antiguos, que con voltear a ver el cielo sabían qué temporal esperar, ya van varios días que el firmamento se pone rojizo durante la tarde,  señal infalible de que los fríos continuarán. Por lo tanto, no arrumbe los ropajes invernales y blíndese contra algún aire colado. 

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn