×

Voto razonado: no a la improvisación

2018-06-03 19:31:27 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Está de moda pedir el voto razonado, ese que pide no sentir indignación o enojo, aquél que solicita recordar las atrocidades del pasado; uno que reclama no permitir que el populismo llegue al poder u otro que exige que el continuismo no se apropié del país por otros 6 años.


    

Pero hay un voto razonado que difícilmente los partidos políticos piden, y es el demandar a la gente que no vote por improvisados. Y no lo van a pedir porque todos los institutos políticos han sumado a sus filas actores, actrices, cantantes, deportistas o personas sin ninguna experiencia, pero sí con mucha popularidad.

 

Los partidos políticos dirán que todos tienen derecho a ser votados, que es un derecho sagrado y constitucional que no puede eliminarse, y tienen razón, el problema es que aquí se trata de elegir a las personas que desde el Congreso o la administración pública definirán el futuro del país.

 

En cualquier trabajo se solicitan requisitos mínimos de experiencia y preparación, ¿por qué para ser funcionario público o legislador sólo se requiere ser mexicano y tener cierta edad? Imagínese por un momento, amable lector, que el Congreso o el gobierno fuera una institución privada, ¿contrataría a los candidatos que están ahorita en campaña?

 

“Muy buenos días, señor Sergio Mayer, vemos que ha aplicado para el cargo de diputado, ¿me podría decir cuál es su experiencia y sus logros más importantes en los trabajos que ha desempeñado?”, “por supuesto, permítame decirle que soy un convencido de los valores, por eso he participado en programas tan exitosos como Papá soltero. Además, siempre he sido un luchador social que busca un cambio en los roles de hombres y mujeres, por eso monté el espectáculo Sólo para mujeres, en el que es el hombre, y no la mujer, el objeto sexual; y son los hombres y no las mujeres quienes sufren de acoso. Por si fuera poco, he promovido la cultura y las artes como lo constata mi involucramiento en proyectos como Garibaldi, donde fui cantante y bailarín”.

 

“Señora Leticia Calderón, me indica el área de Recursos Humanos que quiere ser senadora. ¿Me podría hablar de sus aportaciones a la sociedad?”. “Por supuesto, siempre he estado a favor del empoderamiento de la mujer, por eso protagonicé La Indomable”.

 

“Señor Manuel Negrete, vemos en su solicitud que quiere ser alcalde de Coyoacán, seguramente tiene algo que aportar para el desarrollo de esta institución”. “Claro que sí, yo como nadie he traído alegría al país al obtener el reconocimiento del mejor gol de la historia de las Copas del Mundo”.

 

“Señor Eduardo Capetillo, entendemos que está aplicando para ser alcalde del municipio de Ocoyoacac, en el Estado de México, cuénteme ¿cuáles son sus credenciales?”. “Primero que nada, soy un convencido en el desarrollo personal, por eso es que desde mi juventud impulsé que cada persona logre sus sueños, de ahí mi participación en Alcanzar una estrella”.

 

Y no solo se trata de los actores, actrices o cantantes, sino también de aquéllos que no sólo no tienen ninguna experiencia, sino que tampoco tienen mínimos estudios y que ven en el Congreso una beca de 3 o 6 años.

 

Por eso, el voto razonado es investigar y analizar ¿cuál ha sido el papel de los actores, actrices o cantantes? ¿De aquéllos que apenas tienen primaria o secundaria?, ¿realmente pueden aportar o se convertirán en parte del rebaño fácilmente manejable por las cúpulas, a cambio de tener un sueldo fijo y, por supuesto, hueso?

 

Si los partidos políticos han sido irresponsables en impulsar a persona sin ninguna experiencia, pero con popularidad con tal de ganar votos, los ciudadanos no deben convertirse en sus cómplices.

 

Por Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Hay que ser marranos, pero no trompudos

2019-07-14 09:46:34 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El lunes pasado, 21 diputados locales de Baja California aprobaron la ampliación de 2 a 5 años del periodo de la gubernatura de Jaime Bonilla, gobernador electo emanado de Morena, ¿por qué cometieron semejante marranada?, se preguntará el respetable, a lo que los legisladores podrán responder “¿por qué no? Lo hicimos porque podemos”.


    

Esta decisión tiene todos los agravantes, la sesión se hizo un lunes en la noche, cual delincuentes que esperan la obscuridad para hacer de las suyas.

Se llamó de última hora a una sesión extraordinaria para dar la puñalada trapera. Morena lo hizo con la complacencia de un Congreso de mayoría panista. Fuera de todo razonamiento y sensatez, tuvo el apoyo de todos los partidos políticos y cuando algo no es lógico, es metálico, y debió ser muuuuuy metálico.

Fue lamentable la forma en que se vendió la oposición, aunque ya no debería sorprender a nadie. Aberrante el papel de Morena por haber promovido la ampliación y ridícula e indignante la defensa que hizo su presidenta nacional, Yeidckol Polevnsky, señalando que es algo que la ciudadanía de Baja California estaba pidiendo, y que la gente ya está harta de tanta elección. Ufff, sí, fuchi, guácala con esos procesos electorales. Eso de andar haciendo cola para votar por un candidato es de lo peor, ojalá hubiera candidatos eternos en el cargo para evitar la fatiga de ir a votar y terminar con el dedo embarrado de tinta.

Bonilla llegó a la buena, pero se quiere quedar a la mala. Morena en Baja California se convirtió en lo que tanto criticaba, superando con creces al Partido Revolucionario Institucional.

Qué bueno que el presidente Andrés Manuel López Obrador lo pensó dos veces y después de buscar un tibio deslinde, que en nada abonaba a su imagen, dijo este viernes que si se lo hubieran consultado y se hubiera aprobado algo así, se le caería la cara de vergüenza. Ojalá les pasara tantita a sus legisladores, a Bonilla y a Polevnsky. Buena falta les hace.

El mandatario también señaló que, si se lo hubieran consultado, hubiera dicho que no; que lástima que no le preguntaron, que pena que la presidenta del partido que él creó, así como los gobernantes que ganaron, utilizando como plataforma a Morena, se vayan por la libre y no tengan la más mínima delicadeza de avisarle al Ejecutivo o darle por lo menos una pista. Andan muy sueltas esas criaturitas del señor y es bien sabido que, cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta.

Pero, evidentemente, los 21 legisladores no sólo le quisieron ver la cara al Presidente o a los bajacalifornianos, sino que también lo hicieron con los propios presidentes de los partidos nacionales. PRI y PAN, al menos, calificaron de aberrante esta decisión y adelantaron que pondrían controversias constitucionales. Incluso la propia diputada Tatiana Clouthier, de Morena, pidió que se ratificara lo ocurrido.

Hubo algunos liderazgos que alzaron la voz, Cuauhtémoc Cárdenas señaló que es un fuerte insulto a la inteligencia, que los 21 diputados (y Yeidckol) quieran hacer creer a todo mundo que han actuado por el bien de sus representados. El presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, de plano se pronunció por la desaparición de poderes en Baja California. 

¿Por qué tanta preocupación si, como algunas inocentes palomitas piensan, el Congreso de Baja California es autónomo? Básicamente, porque la marranería suele ser contagiosa y una vez que les enseñaron el camino, otros Congresos locales podrían hacer lo mismo.

Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn