×

Voto razonado: no a la improvisación

2018-06-03 19:31:27 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Está de moda pedir el voto razonado, ese que pide no sentir indignación o enojo, aquél que solicita recordar las atrocidades del pasado; uno que reclama no permitir que el populismo llegue al poder u otro que exige que el continuismo no se apropié del país por otros 6 años.


    

Pero hay un voto razonado que difícilmente los partidos políticos piden, y es el demandar a la gente que no vote por improvisados. Y no lo van a pedir porque todos los institutos políticos han sumado a sus filas actores, actrices, cantantes, deportistas o personas sin ninguna experiencia, pero sí con mucha popularidad.

 

Los partidos políticos dirán que todos tienen derecho a ser votados, que es un derecho sagrado y constitucional que no puede eliminarse, y tienen razón, el problema es que aquí se trata de elegir a las personas que desde el Congreso o la administración pública definirán el futuro del país.

 

En cualquier trabajo se solicitan requisitos mínimos de experiencia y preparación, ¿por qué para ser funcionario público o legislador sólo se requiere ser mexicano y tener cierta edad? Imagínese por un momento, amable lector, que el Congreso o el gobierno fuera una institución privada, ¿contrataría a los candidatos que están ahorita en campaña?

 

“Muy buenos días, señor Sergio Mayer, vemos que ha aplicado para el cargo de diputado, ¿me podría decir cuál es su experiencia y sus logros más importantes en los trabajos que ha desempeñado?”, “por supuesto, permítame decirle que soy un convencido de los valores, por eso he participado en programas tan exitosos como Papá soltero. Además, siempre he sido un luchador social que busca un cambio en los roles de hombres y mujeres, por eso monté el espectáculo Sólo para mujeres, en el que es el hombre, y no la mujer, el objeto sexual; y son los hombres y no las mujeres quienes sufren de acoso. Por si fuera poco, he promovido la cultura y las artes como lo constata mi involucramiento en proyectos como Garibaldi, donde fui cantante y bailarín”.

 

“Señora Leticia Calderón, me indica el área de Recursos Humanos que quiere ser senadora. ¿Me podría hablar de sus aportaciones a la sociedad?”. “Por supuesto, siempre he estado a favor del empoderamiento de la mujer, por eso protagonicé La Indomable”.

 

“Señor Manuel Negrete, vemos en su solicitud que quiere ser alcalde de Coyoacán, seguramente tiene algo que aportar para el desarrollo de esta institución”. “Claro que sí, yo como nadie he traído alegría al país al obtener el reconocimiento del mejor gol de la historia de las Copas del Mundo”.

 

“Señor Eduardo Capetillo, entendemos que está aplicando para ser alcalde del municipio de Ocoyoacac, en el Estado de México, cuénteme ¿cuáles son sus credenciales?”. “Primero que nada, soy un convencido en el desarrollo personal, por eso es que desde mi juventud impulsé que cada persona logre sus sueños, de ahí mi participación en Alcanzar una estrella”.

 

Y no solo se trata de los actores, actrices o cantantes, sino también de aquéllos que no sólo no tienen ninguna experiencia, sino que tampoco tienen mínimos estudios y que ven en el Congreso una beca de 3 o 6 años.

 

Por eso, el voto razonado es investigar y analizar ¿cuál ha sido el papel de los actores, actrices o cantantes? ¿De aquéllos que apenas tienen primaria o secundaria?, ¿realmente pueden aportar o se convertirán en parte del rebaño fácilmente manejable por las cúpulas, a cambio de tener un sueldo fijo y, por supuesto, hueso?

 

Si los partidos políticos han sido irresponsables en impulsar a persona sin ninguna experiencia, pero con popularidad con tal de ganar votos, los ciudadanos no deben convertirse en sus cómplices.

 

Por Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

La libretita de los rencores de Andrés

2019-02-17 20:44:23 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Las conferencias mañaneras se han convertido no sólo en la herramienta más importante (por no decir que la única) de comunicación del Gobierno Federal, sino también en la hoguera en la que un día sí, y, al otro, también, se queman reputaciones de hombres, mujeres, quimeras, instituciones, empresas y lo que llegue al escritorio del Presidente.


    

A pesar de que en sus mensajes Andrés Manuel López Obrador habla de amor, paz y perdón, la verdad es que tiene su libretita de los rencores en la que aparecen sus enemigos.

Sobre todas las cosas, los adversarios número uno del Presidente son el neoliberalismo y la mafia de poder, pero, de ahí en adelante ha ido sumando nombres. Por ejemplo, los de la “mafia de la ciencia” del Conacyt, quienes, según el mandatario, tenían sueldos elevadísimos y se sienten desplazados por los nuevos cuadros que han llegado.

También están en esta lista con tres espantosas X el Inai, que, según el Presidente, “negó la apertura del caso Odebrecht en mucho tiempo”; la Cofece, porque, a juicio del mandatario, existe un conflicto de interés, ya que un exfuncionario de la Comisión fue contratado por Fox y Disney para fusionarse. También se ha ido contra la CRE porque dio contratos para la construcción de gasoductos a las empresas Carso, IEnova y TransCanada.

Hablando de compañías, también ha sido mencionadas Iberdrola y Grupo Modelo. La primera por conflicto de interés y la segunda porque unos exaccionistas demandaron la devolución del ISR.

En la libretita se encuentran también: José Córdoba Montoya, Jesús Reyes Heroles, Carlos Ruiz Sacristán, Luis Téllez, Alfredo Elías Ayub, Georgina Kessel, Jordy Herrera, Alejandro Fleming y Felipe Calderón a quienes acusó de contratarse para empresas privadas—transnacionales—malvadas después de haber pisado el gobierno mexicano.

Por cierto, no están enlistados los actuales funcionarios de Morena que estuvieron trabajando o como consejeros de empresas privadas—transnacionales—malvadas, pero que ahora están en la administración pública.

Entre los nuevos enemigos, están las estancias infantiles por ser parte de la “concepción neoliberal de privatizarlo todo” y, también, los padres de familia que no asumen su responsabilidad de cuidar a sus chilpayates.

La última adquisición de la lista fue este viernes cuando se la juró al presidente de la CRE, Guillermo García Alcocer, quien osó cuestionar los perfiles que Presidencia estaba mandando para ocupar una posición en la Comisión. Así pues, el lunes, nuevamente el Presidente hará uso de su fuerza de Estado para combatir a quien se opone.

A todos estos adversarios—enemigos—integrantes de la libretita de los rencores, no les hace nada legalmente, pero no importa ¿qué puede ser peor que el linchamiento social?

Hay otros que han entrado y salido de la libretita (por el momento) los ministros de la SCJN, a quienes acusó de ganar 600 mil pesos, pero cuando éstos se bajaron un 25% su sueldo los reconoció y dijo que eran una buena decisión. Igualmente, se fue en contra de los empresarios que se opusieron a la cancelación del Aeropuerto Internacional de Toluca, pero luego decidió que era positivo tenerlos de su lado.

Los dos que ya salieron definitivamente de esa lista negra son el crimen organizado y el presidente Enrique Peña Nieto. A ninguno de los dos los toca ni con el pétalo de una rosa.

Con el ritmo que trae, el Presidente seguramente necesitará varias libretitas para apuntar a quienes considera sus enemigos. Por eso, las empresas y funcionarios se levantan todas las mañanas preguntándose “¿seré yo, señor?” el que sea ventilado en las conferencias matutinas.

Vianey Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn