×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Voto razonado: no a la improvisación

    2018-06-03 19:31:27 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Está de moda pedir el voto razonado, ese que pide no sentir indignación o enojo, aquél que solicita recordar las atrocidades del pasado; uno que reclama no permitir que el populismo llegue al poder u otro que exige que el continuismo no se apropié del país por otros 6 años.


        

    Pero hay un voto razonado que difícilmente los partidos políticos piden, y es el demandar a la gente que no vote por improvisados. Y no lo van a pedir porque todos los institutos políticos han sumado a sus filas actores, actrices, cantantes, deportistas o personas sin ninguna experiencia, pero sí con mucha popularidad.

     

    Los partidos políticos dirán que todos tienen derecho a ser votados, que es un derecho sagrado y constitucional que no puede eliminarse, y tienen razón, el problema es que aquí se trata de elegir a las personas que desde el Congreso o la administración pública definirán el futuro del país.

     

    En cualquier trabajo se solicitan requisitos mínimos de experiencia y preparación, ¿por qué para ser funcionario público o legislador sólo se requiere ser mexicano y tener cierta edad? Imagínese por un momento, amable lector, que el Congreso o el gobierno fuera una institución privada, ¿contrataría a los candidatos que están ahorita en campaña?

     

    “Muy buenos días, señor Sergio Mayer, vemos que ha aplicado para el cargo de diputado, ¿me podría decir cuál es su experiencia y sus logros más importantes en los trabajos que ha desempeñado?”, “por supuesto, permítame decirle que soy un convencido de los valores, por eso he participado en programas tan exitosos como Papá soltero. Además, siempre he sido un luchador social que busca un cambio en los roles de hombres y mujeres, por eso monté el espectáculo Sólo para mujeres, en el que es el hombre, y no la mujer, el objeto sexual; y son los hombres y no las mujeres quienes sufren de acoso. Por si fuera poco, he promovido la cultura y las artes como lo constata mi involucramiento en proyectos como Garibaldi, donde fui cantante y bailarín”.

     

    “Señora Leticia Calderón, me indica el área de Recursos Humanos que quiere ser senadora. ¿Me podría hablar de sus aportaciones a la sociedad?”. “Por supuesto, siempre he estado a favor del empoderamiento de la mujer, por eso protagonicé La Indomable”.

     

    “Señor Manuel Negrete, vemos en su solicitud que quiere ser alcalde de Coyoacán, seguramente tiene algo que aportar para el desarrollo de esta institución”. “Claro que sí, yo como nadie he traído alegría al país al obtener el reconocimiento del mejor gol de la historia de las Copas del Mundo”.

     

    “Señor Eduardo Capetillo, entendemos que está aplicando para ser alcalde del municipio de Ocoyoacac, en el Estado de México, cuénteme ¿cuáles son sus credenciales?”. “Primero que nada, soy un convencido en el desarrollo personal, por eso es que desde mi juventud impulsé que cada persona logre sus sueños, de ahí mi participación en Alcanzar una estrella”.

     

    Y no solo se trata de los actores, actrices o cantantes, sino también de aquéllos que no sólo no tienen ninguna experiencia, sino que tampoco tienen mínimos estudios y que ven en el Congreso una beca de 3 o 6 años.

     

    Por eso, el voto razonado es investigar y analizar ¿cuál ha sido el papel de los actores, actrices o cantantes? ¿De aquéllos que apenas tienen primaria o secundaria?, ¿realmente pueden aportar o se convertirán en parte del rebaño fácilmente manejable por las cúpulas, a cambio de tener un sueldo fijo y, por supuesto, hueso?

     

    Si los partidos políticos han sido irresponsables en impulsar a persona sin ninguna experiencia, pero con popularidad con tal de ganar votos, los ciudadanos no deben convertirse en sus cómplices.

     

    Por Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Los italianos en Jalisco

    2018-06-16 16:17:05 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Según lo escrito en el expediente de los italianos, ¿nadie sabe quién es don Ángel? ¿Es imposible dar con su paradero? ¿No hay posibilidad de conocer sus movimientos?


        

    La historia es atroz. La contamos ayer en Imagen Noticias, gracias al trabajo de Marinellys Tremamunno, corresponsal de Grupo Imagen en Italia. Habla Claudio Falletti, abogado de la familia de Antonio y Raffaele Russo y Vincenzo Cimmino, los tres italianos desaparecidos en el estado de Jalisco el 31 de enero pasado: “A través de los oficios de la investigación y de los interrogatorios de las audiencias que se llevaron a cabo en México, en febrero, un nombre quedó en evidencia y este nombre es un tal don Ángel (...) don Ángel siempre fue presentado como una figura abstracta, se podría creer que fuese un nombre para dar la culpa a alguien, pero en realidad no es así, porque del expediente de la investigación se evidencia que don Ángel existe realmente…”. ¿Y quién es don Ángel? “Un señor moreno, chaparro, fornido, de una edad aproximada de 45 a 50 años...”, así lo describe uno de los imputados en la carpeta de investigación 12320/2018 de la Fiscalía de Jalisco. “La Fiscalía mexicana jamás ha conectado las desapariciones de las tres personas, es decir, siempre ha separado la posición de Antonio Russo y Vincenzo Cimmino de aquella de Raffaele Russo. En realidad, los imputados que han sido interrogados han declarado que los tres fueron entregados a la misma persona y que los tres se encuentran, se encontrarían en el mismo lugar…”, según lo investigado por la corresponsal de Imagen.

     

    ¿Y qué fue lo qué pasó? “Uno de los policías narra que su comandante les dio la orden, a las 19 horas, de acudir a la calle Juárez, cerca de una gasolinera que se encuentra a la entrada del pueblo. Ahí les dio una segunda orden, dirigirse a la gasolinera y comprobar si había una camioneta blanca con dos personas de nacionalidad italiana a bordo. Según el relato del policía, tardaron diez minutos en localizar el vehículo saliendo de la gasolinera. Confirmaron a su comandante que se trataba de los italianos. Una nueva orden: escoltarlos a donde empieza la carretera Tecalitlán a Jilotlán, a la altura de un contenedor de basura a la salida de Jilotlán. Salió la caravana, dos policías al frente, el vehículo de los italianos y detrás de ellos la camioneta del comandante y un policía más. Cuando llegaron ahí ya los esperaba una camioneta cerrada de color vino marca Mazda, ahí el oficial escuchó a su comandante llamar a un señor por el nombre de don Ángel...”, según se anotó en el expediente. A partir de ahí, don Ángel se convirtió en personaje esencial en la investigación. Él, la figura central en el paradero de los italianos. ¿Cómo es posible que la familia no sepa nada más que lo difundido en redes? “Tenemos el derecho de saber. Yo tengo un niño de cuatro años y medio, como ya he dicho en tantas entrevistas, el niño me pide hacer una videollamada al papá (...) les ruego se hiciera en este gobierno, ahora se ha confirmado y nos deben ayudar. Tenemos el derecho de ser ayudados...”, habla Silvana Esposito, esposa de Raffaele Russo y madre de Antonio Russo en una de las varias entrevistas que ha dado a los medios de comunicación.

     

    Lo que ocurre, perdón, pero me recuerda mucho a lo que sabemos del caso Ayotzinapa, ciudadanos entregados al crimen organizado por las autoridades rebasadas en sus capacidades. Según lo escrito en el expediente de los italianos, ¿nadie sabe quién es don Ángel? ¿Es imposible dar con su paradero? ¿No hay posibilidad de conocer sus movimientos? Tres ciudadanos italianos le fueron entregados; han pasado casi cinco meses sin que sepamos nada de ellos, ¿en verdad las autoridades están imposibilitadas para conocer las operaciones de grupos criminales de ciertas regiones del país? Tanto en el caso de los 43 estudiantes, por su magnitud, como en el caso de los italianos, por los recursos que su familia ha invertido en su búsqueda, podemos darnos una idea de la manera en que actúa el crimen organizado. ¿Cuántos casos como estos desconocemos? Hace unos días vimos a un alcalde huir, literalmente, antes de la elección. El de Nadadores, Coahuila, encontrado en Tijuana. Antes de él, hemos contado a más de 114 políticos asesinados desde septiembre. ¿Qué dice eso de nuestro país? ¿Cómo podemos simular tranquilidad? ¿Cómo podemos estar en una campaña electoral que dista mucho de hablar, de plantear respuestas a estos problemas?

     

    Yuriria Sierra/Nudo gordiano

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn