×

Este arroz ¿ya se coció?

2018-04-29 17:01:45 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, señaló en la semana a los consejeros de Citibanamex que como iba tan arriba de las encuestas “este arroz ya se coció”, es decir, ya se vio despachando en Palacio Nacional.


    

Seguramente, los banqueros se miraron unos a otros y, como el chinito, se dijeron entre sí: “Otla vez aloz”, porque le han oído al tabasqueño, desde el 2000, que va a ganar. Sin embargo, en esta ocasión, ante la ventaja que reflejan las encuestas, se entiende el optimismo del tabasqueño. Pero el morenista debe entender que el arroz que no se menea, se quema, y que, a estas alturas de la vida, y después de estar contendiendo por tercera vez, no puede cometer los errores básicos:

 

1. El arroz no se cuece hasta que se cuece, o lo que es lo mismo, del plato a la boca se cae la sopa. Tan está creído el tabasqueño que ganará en las próximas elecciones que está descuidando lo más elemental: La preparación. Prueba de esto fue su desempeño en el debate del domingo pasado. Aunque eso sí, hay que reconocerle que no mintió cuando dijo que prefería pegar con su hijo estampitas del álbum Panini a prepararse.

 

No se puede responder a cada pregunta con guiones de spots: “¿Estás a favor o no de la amnistía al narcotráfico? Esa pregunta no la tiene ni Obama”; “¿Por qué acusó a Alfonso Romo de corrupto y ahora es su jefe de gabinete? Yo sólo pido amor y paz”; “¿Pactó con Elba Esther Gordillo? Y por eso le quitaré las pensiones a los expresidentes”.

 

Ninguna de las preguntas que le hicieron en el debate era particularmente difícil, las hubiera podido responder todas si hubiera sabido cómo. Para su fortuna, todos sus contrincantes se le vinieron encima y entonces, al verse como una víctima, tuvo un respiro; pero, definitivamente, no es nadando de muertito como va a convencer.

 

2. Cuidado porque siempre hay un prietito en el arroz. López Obrador debe cuidar a sus huestes. Idealmente le debería poner bozal a los más radicales, pero si no puede, por lo menos que los desactive. Se viralizó un video en el que Paco Taibo II le propone a Andrés Manuel que: “Si te quieren chantajear (los empresarios), Andrés, exprópialos. Chinguen su madre. Exprópialos”.

 

Están viendo y no ven que los empresarios están con el Jesús en la boca por las declaraciones de El Peje como para ahora amenazarlos con expropiarlos. Por ello, seguramente la campaña del exjefe de Gobierno pensó: “No me ayudes, arroz prietito” y Marcelo Ebrard tuvo que salir a enmendarle la plana diciendo que “la propiedad será respetada y el sector privado tendrá respaldo del nuevo gobierno. Nadie será expropiado y menos por sus ideas”.

 

3. También puede haber mucho arroz para ese pollo. AMLO ha abanderado el mensaje de la austeridad y honestidad como el eje de su campaña. El uso de avionetas privadas, así sean de la época de Pedro Infante, o que sus colaboradores usen relojes Rolex o vayan en primera clase cuando viajan en avión, manda un mensaje de hipocresía. No es que no se lo puedan pagar, no es que se lo hayan robado, es simplemente que parecería que si no es capaz de poner en cintura a su gente en campaña, ¿cómo lo hará cuando llegue al poder?

 

Faltan todavía casi dos meses eternos de campaña y a López Obrador no se le puede olvidar que hay muchos tipos de arroz: El quemado, el pegado, el ahumado, el salado, el sin sal y el crudo.

 

AMLO no es ningún novato en eso de las carreras presidenciales, pero hablar no cuece el arroz. La confianza, el autoboicot y los errores tienen consecuencias.

Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Los exabruptos de la 4T

2019-03-24 12:23:00 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

La senadora Lucía Trasviña subió a la tribuna para pedir a sus adversarios políticos que no cayeran en descalificaciones


    

La semana pasada, la senadora de Morena Eva Galaz calificó a los reporteros de “retrasados mentales” cuando cuestionaban a su compañero de bancada Armando Guadiana sobre la supuesta compra de carbón a la que se había comprometido la CFE y en la que él se beneficiaría.

Cuando la legisladora fue objeto de críticas por sus comentarios, se disculpó en su cuenta de Twitter señalando: “En relación con el exabrupto que tuve durante la conferencia de prensa… no hay excusa para justificar mi comentario, ofrezco mis más sinceras disculpas”.

De acuerdo con varios diccionarios, la palabra exabrupto se define como: “Dicho o gesto brusco e inesperado que se manifiesta con enfado y viveza”. Entonces eso significa que la legisladora realmente piensa lo que dijo, sólo que lo dijo improvisadamente.

El problema con los legisladores de Morena en el Senado es que su desempeño está basado en exabruptos, a la hora de declarar, de proponer iniciativas y de votar.

La senadora Lucía Trasviña subió a la tribuna para pedir a sus adversarios políticos que no cayeran en descalificaciones para después arrancarse y calificarlos como: “Sátrapas, ratas, entrelucidos y lurios. Así se los digo y se los sostengo ¡y no les tengo miedo cabrones!”.

Jesusa Rodríguez podría ser considerada como la senadora reina del exabrupto, entre sus declaraciones se encuentran aquéllas como: que todas las hembras del mundo son iguales, las vacas, las puercas, las burras y las mujeres; que el que come tacos de carnitas es cómplice de la caída de Tenochtitlán; que la mariguana es como el clítoris o que esta hierba (santa) es más inofensiva que una galleta.

No, lamentablemente estas legisladoras no han sido conocidas por sus propuestas, iniciativas o desempeño parlamentario. Las tres fueron trending topics en redes sociales por sus exabruptos.

Aunque no se sabe si es mejor que esos exabruptos sean sólo declaraciones, o se lo tomen en serio.

El senador Salomón Jara Cruz, vocero de la bancada de Morena en el Senado, anunció una iniciativa de ley que permitiría revocar la autorización a las calificadoras crediticias en el país. Esto después de que las agencias Fitch’s Ratings y Standard & Poor’s otorgaron valoraciones negativas a México. Ese exabrupto tuvo inmediatamente que ser corregido por el propio Presidente y la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky.

Lamentablemente no sólo los legisladores cometen exabruptos, pasa también con los funcionarios.

Por ejemplo, la nueva directora de Notimex, Sanjuana Martínez, ha tenido varios exabruptos cuando se le reclama por no reconocer a 20 corresponsales de esta agencia de noticias a quienes les desconocen cualquier relación laboral, aunque hayan trabajado por más de 20 años en el mismo lugar. Si el amable lector quiere vivir y conocer un exabrupto oficial en vivo y a todo color, sólo exíjale respuestas a Martínez a través de su cuenta de Twitter y lo verá en todo su esplendor.

Definitivamente, de exabruptos está hecha la viña del señor… Presidente.

Por Vianey Esquinca/La Inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn