×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • El cabrón cinismo

    2018-03-25 09:45:43 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Si a usted le gusta la política, la historia y la literatura debería leer a Leonardo Padura.


        

    “Era un país adolorido que pugnaba por sacudirse los lastres del pasado y las frustraciones del presente”. (1)

     

    “…había sido el país de las consignas, y cada partido, cada tendencia, cada grupo desplegaba las suyas donde podía, en mítines y periódicos, en paredes, escaparates...” (2)

     

    “…una república de señoritos y burgueses”. (3)

     

    “Ante los hechos y las palabras” (…) “comprendió que había tenido el privilegio de asistir a la puesta en marcha de un juego político en el que se había derrochado una capacidad de previsión y una maestría tal para la explotación de las circunstancias que no dejaba de sorprenderlo. Pero también pensó que, como nunca antes, el destino de la república pendía de un hilo y resultaba difícil predecir el ganador de la partida”. (4)

     

    “—¿Estás seguro? Aun así, si fuera mentira, de todas maneras lo convertiremos en verdad. Y eso es lo que importa: Lo que la gente cree.” (5)

     

    “Y se sintió convencido de que estaba listo para cumplir con el mandato de la historia”. (6)

     

    “La hipocresía de la política, pensó, puede desbordar los pozos más profundos”. (7)

     

    “Mi odio nunca me permitirá trabajar para construir la nueva sociedad. Pero es la mejor arma para destruir esta otra sociedad, y por eso os he convertido a todos vosotros, mis hijos, en los que sois: Los hijos del odio”. (8)

     

    “—¿Cuándo nos hemos preocupado por la inteligencia de la gente? Hay que decirles lo que nos interesa. De que lo crean se ocuparán otros”. (9)

     

    “—Este es un país de ciegos…” (…) “y vamos a darles ahora lo que les gusta”. (10)

     

    “Pero era evidente que estábamos hundidos en el fondo de una atrofiada escala social donde la inteligencia, decencia, conocimiento y capacidad de trabajo cedían el paso ante la habilidad, la cercanía al dólar, la ubicación política, el ser hijo, sobrino o primo de alguien, el arte de resolver, inventar. Medrar, escapar, fingir, robar todo lo que fuese robable. Y el cinismo, el cabrón cinismo”. (11)

     

    “…éramos la generación de los crédulos, la de los que románticamente aceptamos y justificamos todo con la vista puesta en el futuro”. (12)

     

    Pero “…el odio es una de las enfermedades más difíciles de curar, y ella se había hecho más adicta a la venganza…”. (13)

     

    Si algún lector llegó hasta acá y cree, supone o duda que los 13 párrafos arriba enlistados corresponden a la situación que vive el México electoral de 2018, pues el escribidor tiene la obligación de decirle que está absolutamente equivocado.

     

    Así que no se espante o, mejor, espántese, porque históricamente corresponden a la década de los años 30 del siglo XX, es decir, el siglo pasado. Son descripciones de hace, en números redondos, 80 años, principalmente de la España y de su Guerra Civil. Provienen de la novela histórica El hombre que amaba a los perros, de ese pedazo (cuarto bat o pitcher ganador de 20 juegos, en el argot beisbolero) de escritor que es el cubano Leonardo Padura. Y si usted las confundió con el México de hoy, pues entonces históricamente andamos atrasados ocho décadas.

     

    La arbitraria (aviesa, si alguien la quiere llamar; no habrá reclamo) selección de los párrafos de esa novela histórica (que al pie se ubicarán exactamente) es responsabilidad absoluta del escribidor de esta columna. Padura nada tiene que ver en ella. ¡Dios lo libre. Faltaba más! Pero, sin duda, esta selección intenta prevenir. Sí, es interesada; ni le busque ni se mortifique más. También: Faltaba más.

     

    Por cierto, más allá de las malas intenciones del escribidor, si a usted le gusta la política, la historia, la literatura (¡mejor!) y si no lo ha hecho, debería leer (no se arrepentirá) esa novela de Padura: La reconstrucción literaria, basada en la historia, del asesinato de León Trotski, de su biografía y la de su asesino, del stalinismo, de la vida en México (escena del crimen) y en España de esos años y de la Cuba revolucionaria.

     

    CAMBIO DE VÍAS.- Uno de los mayores goces vitales es sentirse abrumado por el cariño de los amigos y los familiares. El escribidor sabe que ellos no necesitan agradecimientos, pero va para todos. También para el Club de Periodistas de México, que lo hizo posible con su premio. Cuarenta años son dos veces nada. Pero, como y con Joaquín Sabina, lo niego todo.

     

    La edición de El hombre que amaba a los perros de Leonardo Padura aquí citada es la  de Tusquets Editores, México, marzo de 2011; y los párrafos corresponden a: (1) Pág. 111. (2) Págs. 111-112. (3) Pág. 112. (4) Pág. 229. (5) Pág. 231. (6) Pág. 453. (7) Pág. 518. (8) Pág. 580. (9) Pág. 616. (10) Pág. 617. (11) Pág. 649. (12) Págs. 649-650. (13) Pág. 62.

     

    Por Gerardo Galarza/La estación

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Errores

    2018-04-21 18:04:41 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Mientras más posibilidades de ganar o crecer tiene un candidato, más visibles serán sus resbalones.


        

    Es una simpleza letal: El éxito de las campañas electorales depende de la capacidad de capitalizar los errores ajenos y de los reflejos para enmendar los propios.

     

    Mañana, en el primer debate del INE, ese marcador estará contando para cada uno de los candidatos presidenciales y, al final, más que las respuestas ingeniosas o punzantes, quedarán los yerros que puedan cometer o generar en sus adversarios.

     

    Por lo pronto, a diez semanas de la hora de las urnas, todos han acumulado errores que importan.

     

    Porque la pelea continúa, aun cuando los ejercicios demoscópicos confirman los lugares de los competidores.

     

    La más reciente encuesta, difundida anoche por BGC de Ulises Beltrán, reportó estas intenciones de voto: Andrés Manuel López Obrador, 40%; Ricardo Anaya, 32%; José Antonio Meade, 22%; Margarita, 5%, y Jaime Rodríguez Calderón, dos por ciento.  

     

    Con esas distancias, nadie puede darse por vencido. Menos cuando las experiencias internacionales revelan que las últimas semanas son determinantes. Y a nivel estatal, en 2016, por ejemplo, atestiguamos que las encuestas no dieron como delanteros a los ganadores de gubernaturas en Chihuahua, Tamaulipas. Veracruz, Quintana Roo, Querétaro y Durango.

     

    Y en medio de la incertidumbre, debemos entender que mientras más posibilidades de ganar o crecer tiene un candidato, más visibles serán sus resbalones y deficiencias congénitas.

     

    Bajo esa lógica, Rodríguez Calderón, con la menor intención de voto en todas las encuestas y quien se incorporó a la competencia 10 días después de iniciada, cargará hasta el primero de julio la controvertida resolución que desde el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le dio vida a su candidatura.

     

    A esa dudosa resolución, que validó las firmas que el INE reprobó, se suma otra falla de fondo para El Bronco: El primer político que por la vía independiente enfrentó exitoso a la partidocracia, ya en el poder destruyó tanto las alianzas políticas y empresariales que le permitieron llegar al gobierno de Nuevo León, como las expectativas de que haría la diferencia.

     

    Margarita Zavala, por el contrario, supo sortear las impugnaciones a su candidatura porque nos fue contando de las vicisitudes del proceso.

     

    Pero en su legítima apuesta por quedarse con los panistas inconformes, la abanderada cometió un error: Sumarse de manera acrítica a la fracasada campaña que el gobierno federal y el PRI emprendieron en contra de Ricardo Anaya por un pretendido caso de lavado de dinero.

     

    Esa decisión, la de dar por justa y necesaria la andanada gubernamental que incluyó el uso faccioso de la PGR, convirtió a Margarita Zavala en aliada natural del PRI. Se trata de una percepción que le ha restado impulso. Quizás tanto o más que la falta de una estructura partidista.

     

    El error de Meade fue dejarse atrapar por dicha operación contra el abanderado del Frente. Ésta no mejoró su popularidad y abonó en la idea de que Anaya era una opción opositora.

     

    Pero el equívoco mayor del presidenciable del PRI radica en haber respaldado la estrategia que dio paso a esa andanada: Pretender que las acusaciones de corrupción hacia el partido en el poder se diluirían al señalar que los demás también tenían sus expedientes en esa materia.

     

    En vez de encabezar la autocrítica a los gobernantes priistas, Meade aceptó ser parte de la defensiva, diluyendo así sus atributos y talentos, al ponerlos al servicio de una causa perdida: Justificar la impunidad.

     

    Ante la embestida gubernamental, Anaya careció de una respuesta articulada y del cobijo que debía derivarse de una coalición de tres fuerzas políticas importantes: PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

     

    La imposibilidad de armar un cierre de filas contundente y a tiempo fue la factura que el candidato frentista debió pagar por los varios heridos que dejó en el camino de la construcción de su candidatura.

     

    Pero el error más grave de Anaya es no haber invertido energía suficiente para cicatrizar heridas y sumar, en serio, a los gobernadores y liderazgos de su coalición.

     

    Se trata de un déficit estructural del candidato con mayores posibilidades de ser el retador del puntero: Su estilo personal que centraliza decisiones y que termina por desperdiciar apoyos y desgastar a su gente.

     

    En los cuernos de la luna, López Obrador festeja su ventaja, suma a políticos y ciudadanos de todas las filiaciones partidistas e impone la agenda de la contienda con el mejor mensaje antisistema.

     

    Pero justamente esa anticipada celebración del candidato de Morena ha prendido las señales de alarma entre el poder económico y las clases medias que habían comenzado a coquetear con su oferta de conciliación.

     

    Con una campaña divertida, emocional y de alto impacto, AMLO capitalizó el malestar ciudadano, cayendo, sin embargo, en el error de azuzar el resentimiento que igual se traduce en la satanización de un Carlos Slim, que en la soberbia colectiva de sus seguidores. 

     

    Errores. Sí, errores. Como en todo lo humano. Algunos de posible corrección. Otros, acaso imperdonables.

     

    Faltan diez semanas para saberlo.

     

    Vianney Esquinca/Retrovisor

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn