×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO

  • Día de la Mujer no es para celebrar, ‘sino para reflexionar’

    2018-03-08 07:17:16 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    La investigadora de la UAM, Marta Walkyria, asegura que en este día se debe tener conciencia de las problemáticas y la violencia contra las mujeres; mexicanas ganan menos que varones


        

    CIUDAD DE MÉXICO

    El Día Internacional de la Mujer no debe ser una celebración “sino una ocasión para reflexionar” en torno al maltrato y la desigualdad de género que prevalece en el mundo, consideró Marta Walkyria Torres Falcón, investigadora de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

    Dijo que la desigualdad es caldo de cultivo ideal para la violencia contra las mujeres, en tanto que la discriminación y la agresión se traducen siempre en menoscabo de los derechos.

    Ese fenómeno, comentó, siempre es causa de daño físico, psicológico o económico y las motivaciones de quien la ejerce son el sometimiento y el control, aunque “la otra cara del poder” y las formas de agredirlas pueden ser desde sexual, obstétrica, comunitaria y aun la trata de personas y el feminicidio.

    La docente del Departamento de Derecho destacó la notoria exclusión y dotación simbólica de inferioridad de ellas respecto de los varones, si se considera que sólo uno por ciento de la propiedad mundial pertenece a mujeres.

    No existe país con paridad de salarios, en México ellas obtienen en promedio 70 pesos por cada 100 que ellos ganan por el mismo trabajo”, enfatizó en un comunicado de la UNAM.

    En la charla Mujer: discriminación y violencia, Torres Falcón lamentó que el hostigamiento y el acoso en la calle y en el trabajo se consideren problemas cotidianos que están tan arraigados que resultan habituales para ese segmento de la población.

    Destacó que en puestos de decisión existen pocas o nulas plazas ocupadas por mujeres, por ejemplo, en el Colegio Nacional hay 104 personas, de quienes 100 son hombres y apenas cuatro mujeres, tres de ellas admitidas en los últimos 10 años.

    En institutos de investigación de distintas disciplinas se ha logrado la paridad entre los miembros, excepto en las áreas de ingeniería, en tanto que el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), integrado por unos 25 mil científicos, la representación femenina alcanza 36 por ciento.

    La especialista puntualizó que el Premio Nobel en cualquiera de sus categorías –Física, Química, Fisiología o Medicina, Economía y de la Paz– ha sido entregado a 19 mujeres, cifra que representan 18 por ciento.

    En materia política, en México aún no ha habido una fémina que ocupe el Poder Ejecutivo Federal y únicamente se cuenta una decena de gobernadoras, mientras que de 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación hay dos ministras.

    Torres Falcón explicó que los movimientos feministas en el mundo y en México han buscado fortalecer los derechos en favor de la población femenina para disminuir las brechas citadas.

     

    “La violencia, ante todo, nos deja un profundo e intenso dolor”, externó la doctora en Ciencias Sociales, quien convocó a actuar ante el desarrollo y la evolución de este flagelo mediante el trabajo consistente con las víctimas, el desarrollo de campañas de prevención y la creación de políticas públicas contra la discriminación.

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Beber para calmar tus nervios podría empeorar tu ansiedad

    2018-10-19 12:00:26 | El Pionero

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Hay varias razones por las que el alcohol crea un círculo de ansiedad, y no dormir es una de ellas


        

    CIUDAD DE MÉXICO.

    Durante sus sesiones para tratar la ansiedad en el Veteran Affairs Medical Center en Providence, Rhode Island, John McGeary dibuja a menudo un gráfico en el pizarrón. Hace una línea diagonal que se extiende hacia arriba para indicar niveles crecientes de ansiedad. A la mitad, escribe "beber" y la línea se hunde hasta el fondo de la figura, representando el alivio que proporciona el alcohol para los pensamientos ansiosos.

    Después, McGeary traza el patrón: desde la punta, hacia abajo y hacia atrás a lo largo de la base del gráfico, una y otra vez, creando un triángulo desordenado que representa el ciclo de la dependencia que vincula el alcohol con la ansiedad. Dice que es una metáfora que resuena en muchos de sus pacientes. "Dicen: 'Oh, Dios mío, eso es exactamente por lo que bebo'".

    Muchas personas eventualmente descubren que, si bien tomar algunas copas puede retrasar o reducir la ansiedad en el momento, también puede crear una especie de eco, aumentando esos sentimientos al día siguiente y en los días posteriores. Como lo expresa George Koob, director del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo, “El cerebro no perdona. Tienes que pagar por todo eventualmente".

    Vale la pena señalar que este efecto secundario no le ocurre a todos: la ansiedad no es de los principales efectos secundarios asociados con una noche de consumo excesivo de alcohol. En un estudio que analizó los síntomas de la resaca de más de mil estudiantes holandeses, la ansiedad en realidad ocupó de los últimos lugares en la lista. Solo el 7 por ciento de los bebedores informaron que la padecían. El efecto secundario más común fue el cansancio, enumerado casi por todos los estudiantes.

    Sin embargo, para las personas que están predispuestas a la ansiedad, hay varias razones por las que podría ocurrir este tipo de círculo, y el cansancio es una de ellas. Por un lado, el consumo excesivo de alcohol altera los patrones normales de sueño y puede dejarte agotado, y un cerebro privado de sueño es menos hábil para detener la ansiedad y otros pensamientos negativos, dice Koob. Aunque te acuestes temprano, la calidad de tu sueño es mucho peor. El alcohol también afecta una hormona en los riñones, por lo que tu cuerpo es más propenso a eliminar el agua que a absorber los líquidos, lo que significa que es más probable que te despiertes para ir al baño y termines deshidratado.

    Aparte de la interrupción, tu sueño no es tan profundo como cuando estás sobrio. El alcohol altera tus patrones normales de sueño y el tiempo que pasas en cada etapa del sueño, dice Nasir Naqvi, psiquiatra de la Universidad de Columbia y neurocientífico cognitivo. En la primera mitad de la noche, el alcohol suprime el sueño de movimientos oculares rápidos, conocido como REM, que se considera importante para la formación de la memoria. A medida que los efectos del alcohol desaparecen, tu cuerpo pasa menos tiempo en las etapas más profundas del sueño, dejándote inactivo al día siguiente.

    "Tu cerebro generalmente se descompone cuando bebes mucho el día anterior", dice Naqvi.

    La parte de tu cerebro responsable de eliminar los pensamientos preocupantes, la corteza prefrontal, es especialmente sensible a este descanso inadecuado, dice McGeary. Esto significa que beber puede exacerbar la ansiedad para quienes son propensos a los síntomas.

    Además, los cambios en los patrones de sueño pueden durar semanas, dice Naqvi, lo que disminuye la función restauradora del sueño incluso después de haber dejado de beber. Para las personas que luchan con un trastorno por consumo de alcohol, superar el insomnio persistente sin recurrir a la bebida es uno de los mayores desafíos para las personas que intentan dejar de tomar, agrega. Para los bebedores crónicos, la abstinencia de alcohol también puede provocar ansiedad al alterar el sistema de mensajes químicos del cerebro que ayuda a mantener la calma.

    "Si tomas lo suficiente de algo que suprime la actividad cerebral, los sistemas responderán para intentar devolverte a un estado funcional", dice Koob.

    Un cerebro inundado constantemente de alcohol, explica, produce menos receptores de un neurotransmisor llamado ácido gamma-aminobutírico, o GABA, que ralentiza la actividad neuronal.

    Mucho después de que tu cuerpo haya procesado el alcohol, tu sistema nervioso se tardará en funcionar por la falta de receptores GABA.

    "El sistema que se activa para compensar, se tarda más en volver a la normalidad". Un cerebro deficiente en receptores de GABA trabaja demás y eso te hace más propenso a tener pensamientos preocupantes, Koob dice.

    Esa dificultad puede ser la razón por la que tantas personas están de acuerdo con Johnny Cash, que alguna vez cantó que la única cura para la cruda es tomarte otra copa. Ese método podría funcionar en el momento, pero no para solucionar el problema de raíz.

     

     

    Puedes leer la nota original en:  

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn