×

Legados de nuestros políticos

2018-02-25 07:42:21 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

En este México donde todo está de cabeza, López Obrador es capaz de convertir las mentiras malas en mentiras piadosas.


    

La bandera que se izó ayer en el Campo Marte para conmemorar el Día de la Bandera fue colocada al revés. El águila de cabeza… qué forma tan poética de celebrar el día de ayer el lábaro patrio, una metáfora inigualable de lo que está viviendo el país.

 

Esta sensación de que todo marcha en sentido opuesto se debe agradecer al proceso electoral y a los partidos políticos ¿Cómo no imaginarse que todo está al revés si sólo hay que voltear a ver las campañas?

 

En la campaña del PRI, por ejemplo, el candidato es un no-priista; el vocero, un expanista, y la estratega, la exvocera del presidente blanquiazul Felipe Calderón. Por su parte, si ya de por sí el matrimonio por interés entre el PRD y el PAN resultaba antinatural, ver a Miguel Ángel Mancera en las listas de candidatos plurinominales del PAN o a Xóchitl Gálvez en las del PRD es para volarle la cabeza a cualquiera. Igualmente de alucinante fue la alianza entre Morena y el PES, el supuesto liberalismo de la mano con el conservadurismo más recalcitrante.

 

En este México donde todo está de cabeza, Andrés Manuel López Obrador es capaz de convertir con una palabra suya al colesterol malo en colesterol bueno, las mentiras malas en mentiras piadosas o el karma en dharma. En el momento que entran a Morena, los presuntos delincuentes o personajes con un oscuro pasado se convierten automáticamente en perseguidos políticos. El ejemplo más reciente, que no el único, fue la incorporación del líder minero Napoleón Gómez Urrutia, quien tuvo que salir huyendo del país tras ser investigado por un presunto fraude de 55 millones de dólares. “No se le probó nada” y “Canadá le dio asilo político” son las explicaciones que se han dado para justificar su integración a las listas de Morena.

 

Tampoco se le ha probado nada al líder petrolero Carlos Romero Deschamps y no por eso está libre de culpa. Además, López Obrador olvida que poco después del caso de Napito, Canadá tuvo que reforzar sus controles ante el abuso de solicitudes de asilo e hizo obligatoria la visa para mexicanos.

 

En este país donde ya no se entiende nada, parece que el PRI está buscando desesperadamente ya no ganar, sino ¡no quedar en tercer lugar! Además, su candidato sólo prende en las redes sociales. Debería conocerse como José Antonio Indiana Meade y protagonizar la película El cazador del tuit perdido ya que los mejores momentos de su pre e intercampaña han sido en las redes sociales, troleando a sus oponentes o respondiendo tuits que le ponen en bandeja de plata.

 

Parecería también que Indiana Meade está desesperado buscando causas pérdidas y ahora ha decidido denunciar al INE por no permitir los debates en intercampañas, pero ¿por qué quieren someter al martirio a los pobres ciudadanos tan prematuramente? Van a tener tres meses para debatir lo que quieran, para darse hasta con la cubeta ¿Cuál es la prisa?

 

Y, finalmente, sólo en un país en donde, efectivamente, todo gira en sentido contrario, está el candidato panista que parece medicina naturista al que todos los días le encuentran o le sacan nuevas propiedades. En las últimas semanas ha gastado más tiempo en negar y responder a las acusaciones que en dar alguna propuesta realmente memorable. Es la primera vez que un candidato panista es oposición en su propio partido, es Ricardo Terminator Anaya capaz de acabar con sus enemigos correligionarios.

 

Así pues, que la bandera haya sido izada al revés es el menor de los problemas que actualmente tiene este país.

 

Por Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Queridos Reyes Magos…

2019-01-06 08:15:54 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Cuenta la historia que los Reyes Magos llegan a México como todos los años para repartir miles de juguetes para su sorpresa, en cuanto pisan territorio nacional, son abordados por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.


    

“Bienvenidos, migrantes de la caravana de Oriente, siéntanse seguros que aquí no los deportaremos, aunque hayan entrado sin permiso al país”, señala el canciller. “Estimado señor, nosotros venimos de paso”, contestó cortésmente Melchor. “Ah, muy bien, entendemos, pero mientras Estados Unidos resuelve si les da asilo, les podríamos dar una visa de trabajo. ¿Qué saben hacer?”, añade Ebrard.

“Bueno, nosotros sabemos seguir a la estrella de Belén para llegar hasta donde está el Mesías”, responde Baltasar. “No se preocupe, no será necesario seguir ninguna estrella, pueden poner en su Waze Palacio Nacional y llegan directo; pero veo que traen animales muy domesticados. Aquí en el Congreso requerimos de sus talentos para aprobar la creación de la Guardia Nacional”, añadió el también exjefe de gobierno.

“Lo que sí les vamos a pedir atentamente es transitar en paz, porque las caravanas migratorias ya no son tema, y ¿sabe por qué? Porque en cinco días de este gobierno resolvimos el problema”, añade orgullosa Sánchez Cordero. “Respetada señora, de verdad no pretendemos crear ningún problema, somos Reyes Magos y sólo queremos repartir regalos”, responde Gaspar, cada vez más desesperado.

“De entrada, aquí en la Cuarta Transformación no hay lujos ni monarcas, ni tampoco dádivas, podemos tener pensiones, pero eso es otra cosa. Aquí vamos a acabar con la corrupción y si quieren que les permitamos el paso debe dar a conocer su declaración patrimonial y los bienes que poseen”, comenta la exministra.

“Sólo entregamos regalos y nos vamos”, respondieron casi al unísono los Reyes Magos. “Pues, mire, ya que están tan dadivosos, ¿sería mucho pedir que le trajeran 50 mil soldaditos a Alfonso Durazo para su Guardia Nacional?”, cuestiona Ebrard. “Con mucho gusto, ¿soldaditos de plomo?”. “Por supuesto que no, aquí los soldados servirán para hacer la paz y no la guerra, abrazos y no balazos”, responde.

“Además, la verdad es que quisiéramos pedirle muchas cosas para el señor Presidente. Empecemos por un tren, eso lo haría muy feliz”, “Con mucho gusto, pueden escoger: aquí traemos el tren de Peppa Pig, el tren del señor Cara de Papa, hasta un eléctrico metálico con luz”... “Bueno”, responde Ebrard, “más bien es uno que pueda recorrer más de mil 500 kilómetros. Se la ponemos fácil, ya tenemos el permiso de la madre naturaleza, sólo necesitamos que nos quiten de encima al EZLN”.

“Igual quisiéramos una granja para que vivan los animalitos de mi jefe: el ganso que no se cansa, el tigre que no soltaron y los cochinitos, marranos y puercos de la mafia del poder. También le encantan los yo-yos, porque las decisiones las toma él y nadie más. También queremos unas muñecas Lagrimitas Lilí, a la que le cantaban “llora y llora y mueve sus manitas” y las llevan directo al Congreso para los legisladores del PAN y del PRD”, comentan entusiasmados los dos secretarios de Estado.

“¿Algo más que quieran?”, pregunta un ya fastidiado Melchor. “Pues ya que lo comenta le pedimos un favor muy especial, de cuates, ¿será posible que se llevaran a Gerardo Fernández Noroña?, mire que a él le encantan los viajes internacionales”.

En ese momento, los Reyes Magos de Oriente decidieron marcharse lentamente mientras Ebrard y Sánchez Cordero seguían haciendo su cartita con cientos de peticiones más.

Por Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn