×
  • LOCAL
  • ESTATAL
  • EL GRILLERO
  • EL PAÍS
  • DEPORTES
  • LA OPINIÓN
  • TRIBUNA
  • INSÓLITO
  • ESPECTÁCULOS
  • POLÍTICA
  • MUNDO
  • CLASIFICADO
  • CONTACTO


  • Lo que odio de ti

    2018-02-14 08:19:29 | Willy Gallegos Espinosa

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Odio tu manera de hablar, porque no puedo dejar de escucharte, por eso me odio. Odio entrar a mi cuarto y ver el mugroso peluche que me regalaste el pasado 14 de febrero y odio no poder dormir si no estoy abrazado a él.


        

    Odio saber que me estás mintiendo. Odio que sepas que te estoy creyendo. Es más, niégamelo todo, yo te creo. Odio sentirme Supermán. Odio que seas mi kryptonita. 

     

    Odio preguntarme con quién estás. Odio responderme que con alguien más. Odio ser todo lo que tú no eres. Odio que seas todo aquello que yo no soy. Odio las cartas que te mandé. Odio no haberte escrito más. 

     

    Odio tus desplantes y zafarranchos de puberta. Odio más ya no pelearme contigo. Odio el día de tu cumpleaños. Odio que nunca se me olvida. Odio encontrarme a tus papás. Odio no verte con ellos. Te odio porque lo tienes todo y al mismo tiempo no quieres nada. Odio tus chistes tontos. Odio no oírlos más de tus sexys labios. Odio que mis amigos me pregunten por ti. Odio no saber qué decirles. Odio hacerte mía solo en sueños. Odio más que ya no se hagan realidad.

     

    Odio que pases por mi casa. Odio que nunca te detengas. Odio tener que esconderle al mundo todos mis defectos. Odio que contigo sea tan vulnerable. Odio haberte perdido. Odio no retenerte. Odio tu perfume. Odio más percibirlo en otras. Odio pensar en ti. Odio no saber si aún piensas en mí. Odio que tengas tantas dudas. Me odio por haberlas provocado. Odio todos mis errores. Los odio porque me llevaron a ti.

     

    Odio admitir que necesito de tus besos. Te odio porque contigo aprendí a besar. Odio esperar tu llamada, te odio aún más porque sé que tú estás esperando la mía. Odio a Pablo Neruda. Odio que me fusilara los poemas que hice para ti.

     

    Odio conocer tus acciones. Odio que anticipes mis reacciones. Odio que ni siquiera estés aquí para abrazarme y arreglar nuestras broncas. Odio no mostrar mis emociones. Odio ya no dedicarte canciones. Odio no haber dado todo por ti. Odio querer darlo hoy que ya no sirve de nada. Odio a San Valentín y su mercadotecnia. Odio no pasarlo contigo.

     

    Odio estar haciendo esto para ti, pues no sé si lo leerás.  Odio que Delicias y su alrededores sepan lo mucho que te odio. Y odio esas cosas cursis del corazón que la razón no entiende.

     

    Ni rollo. Ya te dije lo mucho que te odio y me odio por haberlo dicho. Sin embargo, me odiaría más de haberlo callado.

     

    willygaez@hotmail.com

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    Los experimentos saldrán muy caros

    2018-09-25 06:09:14 | Fernando Herrera Martínez

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

    El servicio profesional de carrera en el servicio público está presente sólo en algunas entidades de gobierno, en otras autónomas o en las paraestatales, pero con la decisión de la baja de salarios, teniendo como tope un peso menos que el salario del presidente, se están alejando los verdaderos profesionales de estas organizaciones, con renuncias, pidiendo retiros anticipados o pensiones a medio camino, y en su caso las jubilaciones, nadie quiere quedarse por salarios que estarán por debajo del mercado.


        

    Los técnicos especializados en manejo de la política monetaria a cargo del Banco de México, las operaciones financieras de Pemex, las de exploración, manejo de mercados internacionales, los expertos en el manejo del SAT, que es la caja recaudadora de hacienda, o los de egresos, que son los que administran las salidas de dinero, sólo por mencionar algunos son los que más están abandonando el barco.

    Los nuevos funcionarios tendrán que ser los técnicos de medio pelo que están en el aprendizaje con los actuales expertos o, de lo contrario recurrirán a nuevos empleados que tendrán que obtener la experiencia a base de la heurística, que en el ámbito profesional, no se vale. Nadie que tenga los estudios y la experiencia se quedará a trabajar por menos de cien mil pesos.

    Otro ámbito en donde la situación se pondrá bastante delicada en el servicio exterior mexicano en donde los embajadores deben recibir salarios acordes al país en donde estén representando al país pero como nadie puede ganar arriba del presidente pues tendrán que cargar lonchera. La broma es de mal gusto pero la realidad está por echarse encima si continúan con estas políticas públicas populacheras que demeritarán los servicios que requieren áreas tan delicadas como las que se han mencionado.

    Que los senadores y diputados ganen menos a nadie le molesta, pero de ahí a que con 105 mil pesos puedan ir y venir a México para atender demandas sociales y ciudadanas, además de sus funciones legislativas deja mucho que desear. Haga cuentas de los viajes de algunos senadores y diputados a entidades federativas o ciudades en donde no hay vuelos directos, la estancia en México en hotel o departamento, la manutención de sus hogares, etc.. Las cuentas no dan por más números que le hacen, así que veremos cuánto dura la austeridad no republicana sino populista.

    O como afirmó Pablo Hiriart ayer: Tomar decisiones y operar la administración del gobierno federal exige conocimientos, preparación académica, destreza técnica. A los funcionarios que realizan esas funciones que permiten que el país camine, los van a correr o los van a castigar con una rebaja del 50 por ciento de su salario. López Obrador va a aumentar su popularidad cuando formalice el anuncio de bajar a la mitad el sueldo de los servidores públicos de alto nivel, pero llegarán mediocres o recomendados por Morena. Eso es populismo. Igual que el show de senadores comiendo en tuppers y pepsilindros. Ver ese espectáculo le encanta a mucha gente, pero lo va a pagar el país.

     

    Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn