×

Mueren dos niños y un adulto por tomar refresco contaminado

2018-02-13 14:42:52 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Tres indígenas murieron y cuatro más resultaron con problemas de salud, después de haber ingerido un refresco de cola y galletas contaminados con insecticida, en el ejido Puebla del municipio de Chenalhó, informaron autoridades de socorro y municipales.


    

Explicaron que las víctimas son dos niños y Pablo, un hombre de 60 años de edad quien falleció tras ser trasladado a una clínica de la región.

En hospitales de San Cristóbal de las Casas, fueron internados cuatro niños de 12, 11, 8 y 4 años de edad,

Cuando Candelaria llegó a la casa vio a su esposo Pablo y a los niños tirados en el suelo, algunos que se quejaban de dolores en el estómago, pero uno ya no se movía, explicó el hijo del hombre.

El hijo de Pablo comentó que su padre le explicó que cerca de las 6:00 horas del domingo llevó a los niños a trabajar a la milpa y a las 10:00 horas bebieron un refresco Chiva Cola y comieron unas galletas. Sin embargo, al llegar a su casa, al ejido Puebla, empezaron a sentirse mal y cayeron al piso.

Un taxista del ejido Puebla buscó ayuda para que los indígenas tzotziles fueran trasladados a hospitales.

La familia no permitió que los peritos y agentes del Ministerio Público trasladaran al Servicio Médico Forense (Semefo) a las tres víctimas que murieron.

Los cuatro niños que fueron internados en el hospital de Las Culturas ya fueron dados de alta.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

‘Ya fueron juzgados por Dios, con eso basta’: familiares de heridos

2019-01-19 20:34:30 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Personas cercanas a las víctimas de la explosión en Tlahuelilpan piden que los heridos ya no sean juzgados por la leyes mexicanas.


    

HIDALGO.

Familiares y amigos de heridos y desaparecidos por la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, creen que quienes fallecieron ya fueron juzgados por Dios y quienes sobrevivieron ya no deben ser juzgados por la ley del hombre.

El gobierno está agarrando las leyes, pero no está agarrando las leyes que son de Dios. No se está poniendo en nuestro lugar”, declaró Ruth Saucedo Ruiz, quien aceptó que el acto de robo de combustible es una actividad frecuente en la entidad.

Juzgados por la opinión pública y por la estrategia federal contra el huachicoleo, los pobladores afectados viajaron a la capital del país para dar con sus heridos.

Ruth, quien dijo trabajar en una fábrica y profesar el cristianismo, lamentó que sean juzgados cuando muchas personas en el país también han caído en la tentación de “la abundancia”.

A todos nosotros nos están llamando rateros, que somos delincuentes. Hay personas honradas, pero muchas personas viendo la barca abierta pecamos”.

Ellos justifican sus actos en la inconsciencia y en la pobreza que vive su comunidad rural.

Mónica Mejia, que se dedica al campo, busca a su hermano Adán, su cuñada Karina Ugalde y la hermana de esta. Acudió entre lágrimas al Hospital Magdalena de las Salinas y no los halló.

Quizá a lo mejor eso no es justificante, no sé por qué lo hicieron, quizá por inconsciencia. Ahora yo solo sé que quiero saber dónde está, ya lo busqué en los hospitales y no está”, dijo de manera afligida.

La señora Carmen también acudió a buscar a su nieto José Guadalupe Vega, de 17 años.

La mujer de la tercera edad relata que su nieto está por acabar la prepa. Al escuchar en el pueblo que había gasolina para llevarse, nadie lo retuvo en la familia.

Mi nieto es estudiante. Le falta un semestre para acabar la prepa. Ese día toda la gente corría para llevarse la gasolina y él también se quiso ir”, contó.

Sin resignarse a que sus seres queridos formen parte de los cuerpos calcinados, hicieron un llamado a las autoridades y responsabilizaron también a los militares que no pusieron un límite para que no entrara tanta gente a la ordeña ilegal de combustible. 

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn