×

Transfuguismo

2018-01-28 14:38:20 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Cada tres o seis años, una de las disciplinas más socorridas de los políticos mexicanos es el transfuguismo. Esta bonita tendencia de pasar de un partido a otro en busca de “mejores oportunidades de desarrollo” no sorprende a nadie, pero no deja de ser entretenida.


    

En general, los tránsfugas son muy criticados por propios y extraños. De “traicioneros”, “chaqueteros” o “desertores” no los bajan, pero no hay que ser tan injustos. De entrada, la mayoría de los tránsfugas tiene una deficiencia de calcio, por lo que requieren grandes dosis de este mineral. Cuando un partido no puede abastecerle su ración diaria, tienen que cambiar a otro en búsqueda de huesos.

 

Además, un tránsfuga profesional requiere concentración y seguir el “Manual del perfecto tránsfuga”. Por ello, lo primero que tiene que hacer es preparar su discurso de salida, ser convincente. Por supuesto nunca se deberá reconocer que se renunció a un instituto político porque no le garantizó el hueso, eso inmediatamente sería calificado como oportunista.

 

Así que puede escoger entre alguna de las frases más usadas en casos de renuncias: “El partido se ha alejado de la militancia, de las bases, de las estructuras”, “el partido ya no escucha a su gente, a las bases y ha optado por la imposición”, “ha perdido su identidad ideológica y los valores que me hicieron unirme a él”, “el partido ha quedado en manos de una dirigencia manipuladora”. El cielo es el límite de la creatividad, pero siempre hay que achacar la renuncia a la falta de democracia interna.

 

El estilo de la renuncia puede variar dependiendo de la personalidad del renunciante. El tránsfuga aprendiz deberá observar a los maestros e imitar el estilo que más le convenza. Si quiere algo sencillo, elegante o de plano no hay tiempo para escribir algo más profundo, se deberá optar por una línea, como la de Miguel Barbosa cuando renunció al PRD: “Renuncio de manera irrevocable a mi militancia partidaria”. Si es un amante de las redes sociales, nadie mejor que Javier Lozano para renunciar a su partido. El senador anunció a través del video su decisión y se fue rayando carro: “Estamos ante la imposición de un joven dictador que, imitando las peores prácticas que tanto criticamos en otros partidos, se replican en el PAN con absoluta candidez e impunidad”.

 

Un estilo más tradicional fue el de la senadora Gabriela Cuevas, quien renunció a su militancia panista para irse a Morena en conferencia de prensa. Aunque no contaba que el PAN dijo que detrás de esta decisión estaba el hecho de que no se le garantizó una diputación federal plurinominal que presuntamente exigía. Auchhh.

 

Claro, para renunciar a un partido, lo primero que se tendría que hacer es ser miembro de ese instituto político. En la semana, el precandidato presidencial por la coalición Todos por México, José Antonio Meade, anunció que Julio Di-Bella se integró a su equipo de precampaña tras su renuncia a Acción Nacional. Sin embargo, el PAN salió a señalar que Di-Bella no es ni ha sido militante de este instituto político.

La máxima de un tránsfuga es tener una red de protección antes de cualquier salto. Se tiene que ir con un partido que le garantice “la democracia perdida” o “el hueso anhelado”.

 

En este último punto llama la atención que en estas elecciones los saltos mortales han sido para unirse al PRI o a Morena, ¿por qué nadie quiere irse al PAN o al PRD? ¿será porque sienten que no les garantiza nada o porque  con el Frente que realizaron PAN, PRD y Movimiento Ciudadano todos se convirtieron en tránsfugas de facto?

 

Vianey Esquinca/la inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Nota de reflexión

2020-05-27 13:29:44 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Por favor, el día que llegues al hospital con síntomas, no llegues gritando y exigiendo que se te atienda primero, no reclames si tienes ya 20 minutos esperando, solo recuerda el tiempo que esperaste bajo el sol para comprar un cartón o una charola de cerveza, independientemente del precio al que te la dieran...


    

[% orquidea_tag %]Cuando llegues al hospital con síntomas, no llegues sobajando al personal de seguridad o a la asistente médica para que que te de el pase rápido y sobre todo, lleva tu cartilla de citas, asi como cuando fuiste a comprar la cerveza llevabas ya listo el dinero para pagar...

Ojo!, no exijas buen trato, el personal de salud también tienen sus propios problemas y no es posible que tengan que lidiar contigo por tus irresponsabilidades.

Prepara por favor a tus familiares de que tal vez puedas morir, platicales tu hazaña de cómo pasaste horas esperando para comprar alcohol, violando las medidas de seguridad, para cuando te mueras, tu mamá, tu papá o tu esposa no acuse al personal de salud de tu muerte...eso tu te lo buscaste...para que no lleguen gritando que en el hospital se les está matando....

Cuando llegues al hospital grave por que te falta el aire, haz de cuenta que es la cruda de esa fiesta que te pegaste el fin de semana en que te contaminaste...

Explícale por favor a tus hijos, sobrinos, hermanos que tal vez estan enfermos, y que su vida corre peligro...

Carga tu, por favor, con la muerte de tus allegados...ya que tu lo provocaste...

Se responsable una vez en tu vida y si mueres, muere con dignidad, emocionado como cuando estabas en esa fila bajo el sol esperando a que te vendieran una cerveza...algo sí te aseguro, no vas a estar solo, te vas a llevar una gran cantidad de seres queridos a tu lado...

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn