×

Zzzzzzz Zzzzzz

2018-01-14 07:43:19 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

En las precampañas presidenciales los aspirantes pueden hacer lo que quieran, desde fingir que no están haciendo campaña o que solamente la están dirigiendo para los militantes de sus partidos hasta probar qué es lo que más les funciona, electoralmente hablando.


    

Este “colchón” electoral les permite a los precandidatos hacer prueba y error con sus propuestas, quieren saber cuáles prenden más entre el electorado y cuáles no. El problema es que el tiempo se les acaba y su oferta electoral hasta el momento sólo está causando bostezos y somnolencia.

 

Salvo un par de proposiciones hechas por el morenista Andrés Manuel López Obrador que han levantado ámpula y causado debate intenso, en general las propuestas caen en lugares comunes y en generalidades, son ni frío ni calor, ni caro ni barato. Arrebatados discursos que nadie recuerda y palabras contra sus contrincantes que son las que trascienden, marcan el arranque de las precampañas.

 

En Navidad, por ejemplo, sus mensajes fueron… ¿alguien recuerda qué dijeron en sus mensajes navideños? Flojos o demasiado complejos o alejados de la realidad mexicana.

 

¿Cómo será de pobre la propuesta y la reputación de los políticos, que los suspirantes están basando su precampaña en demostrar que son tan comunes y corrientes como millones de mexicanos?

 

Promueven que Juana, la esposa de José Antonio Meade, fue “captada infraganti” haciendo sus compras de Navidad en un súper o que ella y el priista ¡viajan en clase turista!

 

Que Beatriz, la esposa de Andrés Manuel López Obrador, no canta mal las rancheras y que el tabasqueño también se corta el cabello en una peluquería de pueblo. ¿Y qué decir del panista Ricardo Anaya, quien hizo la asombrosa hazaña de ¡llevar a su hijo a la escuela!?, además, por supuesto, que hablar inglés, francés, tocar los teclados y la jarana veracruzana. Un estuche de monerías que es muy útil si quieres

dedicarte a animar XV años, bodas y bautizos.

 

El priista y el panista son los que tienen que posicionarse rápidamente, ante la ventaja de conocimiento que tiene López Obrador. Sin embargo, pese a todos sus esfuerzos, todavía lucen desangelados y tibios. Por otra parte, los aspirantes a ser candidatos independientes van muy por detrás porque han centrado sus esfuerzos en recolectar firmas y ésa es una tarea de tiempo completo.

 

En todo este periodo hay, sin embargo, un claro ganador. El menos esperado. No se trata de un precandidato y sus propuestas, sino de Yuawi José de Jesús López Carrillo, quien con tan sólo nueve años se ha convertido en una celebridad y ha ocasionado debate entre partidos.

 

Yuawi es el protagonista del spot político más odiado-amado del momento. Canta y baila esa canción que martilla el cerebro y que una vez que se escucha no sale de la mente: “Movimiento naranja, tu futuro está en tus manos, movimiento naranja, Movimiento Ciudadano, na nana nana na na na…”. Ese spot y la conversación que ha generado provocó un remanso ante lo aburrido de las precampañas. 

 

Por todo lo anterior, más vale que se pongan las pilas porque el tiempo se agota y las campañas, ahora sí oficiales (al menos legalmente hablando), están a la vuelta de la esquina. Además de buscar ser relevantes, tendrán que luchar contra un hartazgo prematuro del electorado que ya se cansó de escuchar los cientos de spots que se le recetan diariamente, aunque estén dirigidos para los miembros de la Convención Nacional de Delegados de un partido o los militantes o los tres tipos de afiliados de otro.

 

Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Las mañaneras

2019-11-10 20:44:31 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Ante todo esto, ¿vale la pena continuar con las conferencias de prensa de la mañana?


    

Una conferencia de prensa es una actividad en la que una institución o persona convoca a los medios para darles información y responder las dudas que lleguen a surgir. Las conferencias de la mañana del presidente Andrés Manuel López Obrador han revolucionado este concepto porque no están hechas para responderle a los medios, sino para hablarle a los seguidores del mandatario.

Estos ejercicios mañaneros por lo regular son de 7 a 9 de la mañana, lo cual sería suficiente para aclarar las dudas de los reporteros, pero el Presidente se ha vuelto especialista en quemar el tiempo utilizando en ocasiones hasta 40 minutos en contestar alguna pregunta. Por eso no extrañan mañaneras como las del jueves pasado, donde en casi dos horas sólo respondió preguntas de cinco reporteros, incluyendo las de sus fanáticos.

Otra especialidad que ha adquirido el Ejecutivo es que cuando no quiere abordar algún tema incómodo le da la palabra a sus incondicionales, quienes le preguntan del beisbol, lo felicitan por algún magnífico programa, o le cuentan la historia de alguna comunidad apartada donde existe algún problema ancestral que no se ha resuelto, lo que le da tiempo al Presidente para hablar largo y tendido de Juárez, Díaz, Huerta, Zapata o cualquier héroe nacional.

De igual manera, las respuestas del tabasqueño se han vuelto monotemáticas. A cualquier pregunta sobre el mal desempeño económico del país, llámese nulo crecimiento económico, caída en el consumo interno, desplome en la industria de la construcción o automotriz, el mandatario invariablemente responderá que lo importante es el desarrollo y no el crecimiento; que él tiene otros datos y que se están dispersando fondos en beneficio de los pobres, como no se hacía antes; que la inflación se mantiene a la baja, las remesas de los paisanos a la alta y que el peso es la moneda que más se ha fortalecido.

Si la pregunta es sobre los altos índices de violencia o inseguridad, la respuesta del Presidente será que su estrategia es garantizar el bienestar de la población, que incluye que no haya corrupción, que se fortalezcan los valores en lo cultural, en lo moral y en lo espiritual; que no se enfrente la violencia con violencia. Dirá que se llegó al extremo porque se abandonó al pueblo, a los jóvenes, por quienes nunca se hizo nada, sólo decirles ninis, y que se desintegró a la familia.

Ante la opinión de cualquier persona que no piense como él o lo desmienta dirá que respeta su opinión, pero no la comparte, que tiene toda la libertad para expresarse y manifestarse, pero que él… y aquí viene la respuesta que será tan belicosa o dócil dependiendo de si es un adversario político o el Presidente estadunidense.

Por supuesto habrá frases que nunca faltarán como las de: “No somos iguales, que no me confundan porque eso sí calienta”, “nos dejaron un cochinero” o “la peor herencia que nos dejaron”, “hay que mover a este elefante cansado traumático”, “como nunca antes se está… (ponga la respuesta que quiera)” y siempre se culpará al pasado neoliberal de que no haya más avances. 

Ante todo esto, ¿vale la pena continuar con las conferencias de prensa de la mañana? De entrada no hay de otra, el Presidente ha centrado la comunicación del gobierno federal en su figura, pero además se ha convertido en la única manera donde, cada vez más, los medios comienzan a detenerlo cuando comienza a declarar imprecisiones, por decir lo menos y lo confrontan. Algunos dirán que deberían respetar la envestidura presidencial, otros que el que se lleva se aguanta. Lo que es un hecho, es que es un ejercicio inédito donde se revelan de manera muy clara las habilidades y carencias de todos los asistentes.

Vianey Esquinca/ La Inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn