×

Zzzzzzz Zzzzzz

2018-01-14 07:43:19 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

En las precampañas presidenciales los aspirantes pueden hacer lo que quieran, desde fingir que no están haciendo campaña o que solamente la están dirigiendo para los militantes de sus partidos hasta probar qué es lo que más les funciona, electoralmente hablando.


    

Este “colchón” electoral les permite a los precandidatos hacer prueba y error con sus propuestas, quieren saber cuáles prenden más entre el electorado y cuáles no. El problema es que el tiempo se les acaba y su oferta electoral hasta el momento sólo está causando bostezos y somnolencia.

 

Salvo un par de proposiciones hechas por el morenista Andrés Manuel López Obrador que han levantado ámpula y causado debate intenso, en general las propuestas caen en lugares comunes y en generalidades, son ni frío ni calor, ni caro ni barato. Arrebatados discursos que nadie recuerda y palabras contra sus contrincantes que son las que trascienden, marcan el arranque de las precampañas.

 

En Navidad, por ejemplo, sus mensajes fueron… ¿alguien recuerda qué dijeron en sus mensajes navideños? Flojos o demasiado complejos o alejados de la realidad mexicana.

 

¿Cómo será de pobre la propuesta y la reputación de los políticos, que los suspirantes están basando su precampaña en demostrar que son tan comunes y corrientes como millones de mexicanos?

 

Promueven que Juana, la esposa de José Antonio Meade, fue “captada infraganti” haciendo sus compras de Navidad en un súper o que ella y el priista ¡viajan en clase turista!

 

Que Beatriz, la esposa de Andrés Manuel López Obrador, no canta mal las rancheras y que el tabasqueño también se corta el cabello en una peluquería de pueblo. ¿Y qué decir del panista Ricardo Anaya, quien hizo la asombrosa hazaña de ¡llevar a su hijo a la escuela!?, además, por supuesto, que hablar inglés, francés, tocar los teclados y la jarana veracruzana. Un estuche de monerías que es muy útil si quieres

dedicarte a animar XV años, bodas y bautizos.

 

El priista y el panista son los que tienen que posicionarse rápidamente, ante la ventaja de conocimiento que tiene López Obrador. Sin embargo, pese a todos sus esfuerzos, todavía lucen desangelados y tibios. Por otra parte, los aspirantes a ser candidatos independientes van muy por detrás porque han centrado sus esfuerzos en recolectar firmas y ésa es una tarea de tiempo completo.

 

En todo este periodo hay, sin embargo, un claro ganador. El menos esperado. No se trata de un precandidato y sus propuestas, sino de Yuawi José de Jesús López Carrillo, quien con tan sólo nueve años se ha convertido en una celebridad y ha ocasionado debate entre partidos.

 

Yuawi es el protagonista del spot político más odiado-amado del momento. Canta y baila esa canción que martilla el cerebro y que una vez que se escucha no sale de la mente: “Movimiento naranja, tu futuro está en tus manos, movimiento naranja, Movimiento Ciudadano, na nana nana na na na…”. Ese spot y la conversación que ha generado provocó un remanso ante lo aburrido de las precampañas. 

 

Por todo lo anterior, más vale que se pongan las pilas porque el tiempo se agota y las campañas, ahora sí oficiales (al menos legalmente hablando), están a la vuelta de la esquina. Además de buscar ser relevantes, tendrán que luchar contra un hartazgo prematuro del electorado que ya se cansó de escuchar los cientos de spots que se le recetan diariamente, aunque estén dirigidos para los miembros de la Convención Nacional de Delegados de un partido o los militantes o los tres tipos de afiliados de otro.

 

Vianney Esquinca/La inmaculada percepción

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Las caídas de Morena

2019-04-14 18:26:02 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

El gobierno federal se ha lavado las manos de las huelgas que han ido surgiendo a lo largo del país en empresas y universidades.


    

Inicia la Semana Santa en la que se recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Al que le ha tocado llevar la cruz de sus declaraciones es al subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien después de decir que la refinería Dos Bocas no iba a ser construida o que habría tenencia generalizada en todo el país fue castigado con el látigo de su desprecio por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien le enmendó la plana y lo desmintió.

No ha sido el único, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, casi fue crucificado cuando dijo que no se había encontrado evidencia de corrupción en lo que sería el NAIM, lo cual fue corregido también por el mandatario.

Los empresarios han padecido un verdadero calvario después de la cancelación del NAIM y de los contradictorios mensajes que se envían en las conferencias mañaneras del mandatario, en las que se genera todo menos certeza y el viacrucis continúa para miles de mexicanos que no observan una disminución en los índices de violencia.

Ni hablar de caídas, se han registrado varias y de todo tipo: la cancelación de las estancias infantiles, dejar sin empleo a miles de personas en el gobierno federal, no pagarles a los médicos de los hospitales públicos y la de haberle exigido disculpas al gobierno español y al Vaticano por los agravios de la Conquista. La más reciente caída fue la del subsecretario de Turismo, Simón Levy, quien de plano se bajó de la Cuarta Transformación.

También se ha representado muy bien el papel de Poncio Pilatos, pues el gobierno federal se ha lavado las manos de las huelgas que han ido surgiendo a lo largo del país en empresas y universidades.

Las traiciones también se dan entre los discípulos de López Obrador.

Aunque los morenistas se reúnen para compartir el pan y el vino, bajo la mesa se están dando con todo en el gobierno, Congreso y partidos.

 ¿Quién se venderá por unas monedas?

Eso sí, el gobierno federal ha sido piadoso y ha puesto (varias veces) la otra mejilla ante las bravuconadas del presidente estadunidense Donald Trump. Además, debe reconocerse que el mandatario tabasqueño es experto en resurrecciones. Resucitó a Manuel Bartlett, a Napoleón Gómez Urrutia y hasta a Elba Esther Gordillo. Todo mundo los daba por muertos, y hoy están vivitos y coleando.

Lo que no deberá esperarse es que se celebre este Domingo de Ramos en la Cuarta Transformación, porque después de lo que pasó el viernes pasado en la conferencia de prensa, donde el periodista Jorge Ramos encaró al Ejecutivo, quedaron prohibidos los ramos de todo tipo.

Vianey Esquinca/La inmaculada percepción

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn